Cómo entretener a los niños en casa durante la cuarentena

Hay juegos y actividades sencillas que promueven las relaciones entre padres e hijos y fortalecen la unión familiar. En estos días de cuarentena planea algo divertido que puedan hacer en el hogar.

Foto EDH / Shutterstock

Por Diana Orantes / Agencia EFE

Mar 16, 2020- 04:00

La situación que vive el país ha obligado a niños y jóvenes a quedarse en casa por un largo período de 21 días. Para romper con las rutinas y clases en línea, padres e hijos pueden divertirse dentro del hogar con juegos de mesa o convertir una actividad diaria, como cocinar, en la nueva forma de entretenerse.

Te presentamos tres caminos muy interesantes para explorar. No se vale quedarse sin intentarlos.

Juegos de mesa que no pueden faltar

Foto EDH / Shutterstock

1 – Monopoly.
Es uno de los juegos de mesa más populares. Algunos le llaman “el juego de la suerte”. Todos inician con las mismas condiciones, pero solo uno se agencia todo el dinero y las propiedades. Hay que enseñarle a los niños que no siempre van a ganar. Los expertos recomiendan ayudarlos y guiarlos para alcanzar el éxito en las partidas y enseñarles el fracaso para que no acaben frustrados.

2 – UNO.
No es precisamente el juego de cartas más amigable, pero es muy entretenido. La idea es no acumular tarjetas pese a todas las sorpresas que revele la baraja. En todos los juegos los padres deben evitar complacer siempre a sus niños dándoles el gane. Evitarles la tristeza o un desacierto solo afecta su desarrollo integral.

3 – Trivial.
Con este se aprende un centenar de cosas. Se aconseja adecuar la edad de los jugadores al juego, ya que un niño de 12 años no sabrá lo mismo que uno que roza los 40. Sin embargo, cualquiera puede arriesgarse e intentarlo.

4 – Jenga.
Es un juego que pone a prueba la paciencia y las habilidades motoras. No se vale enojarse.

5 grandes beneficios de leerles cuentos a los niños

Foto EDH / Shutterstock

1 – Ayuda a aumentar la creatividad.
Cuando se lee un cuento el niño consigue introducirse en un mundo mágico del cual se siente partícipe y protagonista. Percibe el placer de involucrarse en la historia y este aprendizaje le servirá a la hora de expresarse con mayor fluidez.

2 – Educa en valores.
Los relatos por lo general incluyen enseñanzas y ejemplos que les educan. Por ello, es tan importante que un adulto les lea o les ayude a identificar los valores y los principios.

3 – Aumenta la comprensión.
Cuando se lee un cuento el niño comienza a sumergirse en una historia, pero eso depende de la comprensión que logre el adulto y el mensaje que a través de la narración se quiere transmitir. Para mejorar la comprensión del pequeño es ideal hacerle un par de preguntas sobre la historia que acaba de escuchar y en caso de ser necesario ayudarle a su completa comprensión.

4 – Desarrolla y ejercita la memoria.
Este hábito ejercita su memoria, ya que se ha comprobado que a pesar del paso del tiempo tanto la trama como los personajes de la historia subsisten en sus recuerdos. Eso explica por qué tienen preferencia por determinados relatos y los piden una y otra vez.

5 – Desarrolla y potencia la lectura.
Está comprobado que muchos se inician en la lectura con los cuentos que desde pequeños les leen sus padres, tíos o abuelos. Además es posible corregir los errores que pueda tener en relación a su lectura comprensiva, ayudando así a una mejor riqueza de léxico y a tener en el futuro una lectura más fluida.

6 – Ofrece palabras nuevas.
Su vocabulario se amplía cada vez que escuchan una palabra nueva. Hay que decirles que deben preguntar cada vez que no comprendan algo, luego darles algunos ejemplos de contextos donde se usen dichas palabras y hacer pequeñas pruebas de entendimiento.

Ventajas de cocinar en familia 

Foto EDH / Shutterstock

1 – Aprenden  a planificar.
Cuando los niños se involucran en la preparación de la comida aprenden a hacer un menú, a comprar los ingredientes necesarios y a elegir productos saludables para la creación de platos sabrosos.

2 – Conocen nuevos sabores.
Sabemos que es difícil introducir en la dieta de los niños nuevos alimentos y sabores, de ahí que cocinar en familia puede ser el camino para que aprendan a comer más variado.

3 – Ponen en práctica sus conocimientos.
Para cocinar se guían tanto de las matemáticas como de la química, más algún otro conocimiento impartido en el colegio, por ejemplo sobre la pirámide alimenticia. Tendrán la posibilidad de ver lo aprendido en clase plasmado en una comida en la que se mezclan diferentes ingredientes y que en muchos casos deben ser medidos o pesados.

4 – Estrechan los lazos familiares.
A veces la rutina aleja a todos los miembros, pero estos espacios son la esencia para que los niños se integren a tareas en las que también sus padres se involucran. Lo ideal es elegir al menos un día a la semana para cocinar juntos y crear un espacio para compartir experiencias. Ahora que están en casa pueden hacerlo más días.

5 – Aumenta la autoestima.
Los niños adoran ser reconocidos cuando hacen bien las cosas y por lo tanto involucrarlos en la preparación de una comida puede resultar excelente.

6 – Aprenden a apreciar la comida casera.
Todos los peques son fanáticos de la comida chatarra, por ello es muy importante que ellos se involucren en la preparación de platos caseros. Comprenderán el trabajo que eso conlleva y esto hará que aprecien más a sus padres cuando cocinan para ellos.

7 – Toman gusto a la cocina, comienza con recetas sencillas.
Cocinar debe ser sinónimo de recetas fáciles de preparar, que además no generen ningún tipo de peligro. Para comenzar creen platos saludables coloridos y sabrosos. Hay que instruirles en cuanto a seguridad para que sepan cómo funcionan los aparatos y tendrán una noción básica de cómo solucionar cualquier problema.

 

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad