Las verduras asadas son la base de una cocina simple y saludable

Ya sea en parrilla clásica o al horno, aquí te compartimos algunos secretos de cocción y sazón para los diferentes vegetales. Anímate y saborea estos alimentos a la altura de un restaurante en tu hogar.

Foto Por EDH / Shutterstock

Por Elizabeth Karmel / AP

Abr 04, 2020- 05:30

En estos días de cocinar más en casa te damos una introducción a la técnica básica para crear comidas simples y saludables: asar verduras.

Si te encantan las coles de Bruselas, las zanahorias o la coliflor crujientes y profundamente caramelizadas pero nunca las has hecho tú mismo, ahora tienes la oportunidad de experimentar lo fácil que es.

El secreto del sabor adictivo de los alimentos asados o a la parrilla es que los azúcares naturales se doran y caramelizan, lo que resulta en una mezcla de gran textura y sabor.

Una de las ventajas es que necesitas muy poco equipo para asar verduras en interiores.

Si tienes una bandeja para platos y una rejilla que cabe en la bandeja —podría ser una rejilla para enfriar galletas o una de refrigerador— puedes asar verduras. Coloca una hoja de pergamino en el fondo de la sartén para facilitar la limpieza, pero puedes usar papel de aluminio en todo caso.

Una vez tengas el equipo en su lugar, decide qué verduras cocinarás. Con una fina capa de aceite de oliva y un poco de sal kosher, casi todos los tubérculos se convierten en dulces delicias. Lo mismo ocurre con las verduras densas como la coliflor, el brócoli y las coles de Bruselas. Para asegurarte de que todos los alimentos estén hechos al mismo tiempo, asa verduras de tamaño y peso similares.

Foto de referencia/ Pixabay

Para tener trozos oscuros y profundamente caramelizados, déjalos asar hasta que tengan bordes tostados, oscuros y crujientes y estén suaves y cremosos por dentro.

La clave es dejar que las verduras se tuesten lentamente a una temperatura de tostado clásica de 325 grados Fahrenheit. Una temperatura más alta dorará el exterior mucho antes de que el interior se haya cocinado, y serán crujientes, no suaves y cremosos.

Las zanahorias pequeñas con la parte superior puesta son los tubérculos favoritos para asar enteros; así añadirás color y drama al plato y la dulzura natural de las zanahorias se intensifica y profundiza. Son dulces, salados y adictivos.

Las coles de Bruselas cortadas por la mitad y asadas con el corte hacia abajo hasta que los bordes se enrollen son otra opción exquisita.

Cualquier tipo de calabaza o papa se asa fácilmente cuando se corta en trozos o cubos y se cubre ligeramente con aceite de oliva, sal y hierbas frescas o secas como el romero y el tomillo.

Si las verduras son pequeñas, como las papas baby, es mejor dejarlas enteras para que el exterior se hinche y se ponga crujiente, mientras que el interior se humea y se vuelve sedoso.

Mantén la comida elevada en el horno para que el aire caliente pueda rotar a su alrededor, y asegúrate de que cada superficie expuesta esté cubierta con aceite de oliva para que no pueda escapar la humedad.

El tiempo de cocción generalmente será de 45 a 60 minutos, pero dependerá del tamaño y peso de los alimentos.

Un pequeño cuchillo de cocina insertado en el centro te dirá si la verdura está lista. Si el cuchillo entra tan fácilmente como la mantequilla blanda y el exterior está bien dorado, la comida está lista.

Es aconsejable que las verduras descansen unos minutos sobre la rejilla para servir caliente o a temperatura ambiente.
Tan buenas como simples, las verduras asadas son aún mejores con un toque final de sabor. Espolvorea un poco de especias o aceite de oliva fragante, o aplica una vinagreta para agregar un toque de ácido y aceite.

Cualquier resto de verduras asadas son deliciosas al día siguiente, solo pícalas y agrégalas a una ensalada, servidas como un plato de antipasto a temperatura ambiente o convertidas en un sándwich.

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad