5 personajes de la vida real que horrorizan a los niños

Muchas veces los padres se valen de personajes que atemorizan a sus hijos para llamarles la atención, un método que puede ser efectivo en el momento pero que a la larga puede provocar consecuencias desagradables.

Foto Por Pixabay / Alexas_Fotos

Por Xiomara Alfaro

Dic 05, 2018- 07:07

“Si no te duermes viene el gato y te va llevar”, “Quédate quieto o te voy a llevar al doctor para que te ponga una vacuna”, son solo algunas de las frases que comúnmente utilizan los padres para tener la atención de sus hijos o controlar una situación de indisciplina.

Muchas veces los padres se valen de personajes fantásticos o personajes de la vida real que atemorizan a los chicos para llamarles la atención o controlar una situación determinada, método que puede resultar muy efectivo en el momento, pero que a la larga es capaz de provocar consecuencias desagradables.

Foto: Pixabay / Alexas_Fotos

Los expertos señalan que el temor es algo inherente a los niños y es normal que sientan mido cuando se ven amenazados o ante personajes desconocidos.

El psicólogo Francisco Martínez, de Mental Health Center, hace referencia a dos grandes teorías: Lavelli y Fogel (2005), señalan que todos los seres humanos traemos desarrolladas dos emociones básicas relacionas a la satisfacción o el placer y el disgusto. Con el paso de los años, conforme el individuó se relaciona con el ambiente se desarrollan otras emociones como la curiosidad, el interés y el miedo, (Martínez, F. comunicación personal 29 de noviembre).

TE PUEDE INTERESAR

¿Por qué a algunas personas no les gusta que las abracen?

Ese comportamiento refleja la manera de cómo les criaron de niños. A veces puede cambiar y otras no...

“Venimos dotados de un instinto natural que nos permite sobrevivir, luego hay reflejos que nos ayudan a reaccionar a situaciones que son desconocidas o amenazantes como a los ruidos fuertes o algo que representa alguna amenaza para la vida, estás son emociones de supervivencia que conforme a la crianza de los niños van desapareciendo con el tiempo”, explica el profesional.

Cada vez que los padres utilizan personajes ficticios o personajes de la vida real a los que generalmente los peques tienen miedo como los payasos, el borracho o el doctor buscan disciplinar o controlar el comportamiento del niño. Para el experto esta es “una forma completamente incorrecta de controlar las conductas indeseadas” pues solo es una manera fácil de enseñar.


Personajes reales que los padres suelen usar para asustar a sus hijos  

Los payasos
El temor a este personaje puede estar relacionado a la capacidad de fantasear. Hasta los tres años este puede representar una verdadera pesadilla para tu hijo. Incluye en la lista a Santa Claus o cualquier otro personaje representado con un disfraz. Entre los dos y tres años llega la etapa de la fantasía y estos personajes pueden despertar en ellos una amenaza pues creen que “el payaso se lo va a llevar”.

El doctor
El temor de los niños a ir al doctor es algo más habitual de lo que crees. El temor a ese personaje desconocido, a ese ser con bata blanca que no sabe qué le va hacer o, peor aún, que siempre termina poniéndole una dolorosa inyección. Son muchas las razones que los pequeños pueden encontrar para no querer estar cerca del pediatra. Este miedo aparece en etapas preescolares, sobre todo entre los seis y los diez años.

Los extraños
Es uno de los primeros miedos a los que se enfrentan. Entre los seis meses y los dos años los niños enfrentan una etapa en la que no quieren que personas desconocidas se les acerquen. Es considerada un estado natural que favorece la adaptación a su entorno y le ayuda a evolucionar. En torno al año y el año y medio este temor va desapareciendo.

El director de la escuela
Los niños más grandes tiene miedo a situaciones que se puedan dar en la vida real. A los 7 años pueden sentirse ansiosos por el trabajo en la escuela, las calificaciones o por ser aceptados en su grupo de amigos. En algunos casos, el temor hacia el director tiene que ver con la relación que los niños tengan con sus padres y las figuras de autoridad cotidiana. Entre más afectuoso y compresivo sea el padre mejor será la relación con el director del colegio.

Foto: PublicDomainPictures

Los animales

Es un miedo completamente normal que aparece a los dos años y desaparece cerca de los 5. Dependiendo de la experiencia que cada niño haya tenido en su entorno temerá a los perros, a los gatos, a las arañas, a los gusanos, etc. Evita incidir en este temor y ayúdale a superarlo, no le amenaces.


Efectos desagradables de los miedos infundados

El efecto que estas amenazas puedan tener en tus hijos va a depender de las cualidades de cada niño y el entorno en el que se desarrolle. Durante los primeros dos años estos se relacionan con el mundo e interpretan la realidad a través de las sensaciones, es decir a través de lo que ven, siente y oyen, y si captaron de manera distorsionada un estimulo este puede generarle dificultades en su vida adulta, explica Martínez.

Este tipo de miedos infundados es más frecuente en los primeros cinco años y en cada etapa los niños temen a cosas distintas:

Entre los 8 y 22 meses tiene miedo a los extraños, a los ruidos fuertes, a las alturas y a los animales. 
De 2 a 4 años a la separación de los padres y a los desconocidos
De 4 a 11 años  miedo a la oscuridad, fantasmas, criaturas imaginarias, a la sangre, al doctor, al fracaso escolar, a las tormentas, entre otros. 

Martínez señala que los miedos infundados pueden provocar daños en los niños más pequeños pues se trata de experiencias que pueden quedar reprimidas o gravadas en el inconsciente y después generar algún impacto en la vida adulta, no obstante tendrán que ser experiencias muy fuertes y repetitivas para generar condiciones como el estrés postraumático, fobias o ataques de ansiedad.

LEE TAMBIÉN

¿Por qué los niños deben dormir solos?

Luego de cierta edad, es necesario que los menores cuenten con un dormitorio propio a fin de aprender a ser independientes, pero también para conseguir el descanso óptimo que les permita un adecuado desarrollo.

Conforme el menor vaya creciendo y adquiriendo significados, los temores al doctor, al borracho, al coco, al director de la escuela, a la oscuridad, a los fantasmas, a los animales, al desapego irán desapareciendo. Respeta siempre sus temores y ayúdale a superarlos.

Foto: Pixabay / PublicDomainPictures

Disciplina con amor

Es importante que como padre no participes en infundir el miedo a tus hijos, por el contrario utiliza métodos adecuados para disciplinar como el amor, corrige a tus hijos con amor y sé constante, deja que ellos vayan aprendiendo con la experiencia.

Aprende a conocer a tus hijos, los niños reaccionan o responden cuando se les habla con gestos afectuosos no con gritos, ni amenazas, que el amor y la constancia sean una regla para enseñar a los hijos a obedecer, hay que enseñarles a sentirse seguros en vez de generarles miedo, evita transmitirles ansiedad, por el contrario demuéstrales cariño y háblales claro.

Procura además elogiarlos por los éxitos y los logros que tienen y fomenta siempre la independencia.

Martínez reitera que  las diferencias individuales influyen en el comportamiento de tus hijos ante situaciones como estas, “no en todos los niños sucede lo mismo y las experiencias difieren”, señala.

Comentar Comentar

Te recomendamos

Noticias Las cinco multas de tránsito más extrañas en El Salvador
Noticias Niña salvadoreña padece una de las siete enfermedades más raras del mundo
Noticias Así será la nueva Plaza Marinera en el Puerto de La Libertad