Cómo sobrellevar periodos prolongados de trabajo

En promedio, una persona que pasa ocho horas o más en la oficina y está propenso a desarrollar diversas enfermedades crónicas. Con pequeños cambios que hagas en tus rutinas, trabajarás sin que tu salud se vea afectada.

Los tiempos actuales obligan a trabajar jornadas extenuantes, sino puedes evitarlas, aprende a cuidarte. Foto EDH/Archivo.

Por Marcela Juárez

Nov 03, 2018- 10:39

Casi todos los trabajos tienen un grado de riesgo, dependiendo de las funciones. A esto hay que sumar el elevado nivel de estrés, el sedentarismo, el encierro con muchas personas alrededor, los malos hábitos alimenticios y el dormir poco.

Además, el no descansar durante el día, la falta de ejercicio, la preocupación por terminar a tiempo las cosas, entre otros, que afectan tarde o temprano la salud.

Aunque suene exagerado, estos elementos pueden acabar con el rendimiento físico y mental de una persona.

Incluso si laboras desde la comodidad de una oficina, estás en riesgo, ya que el uso de computadores y el permanecer sentado por horas, genera sedentarismo, entre otros problemas.

Si eres de los que se quedan horas extras, es importante que sepas que trabajar tanto no es bueno, ya que a la larga tu cuerpo pasará la
factura. Evita sobrecargarte de actividades para no perder la productividad y además afectar tu salud.

¡ Prácticas para cada día !

 Camina
Pasar mucho tiempo sentado no es adecuado. Sal a despejarte un rato. Si cuentas con escaleras trata de subirlas y bajarlas, ejercítate y desconéctate cada cierto tiempo del día, los expertos recomiendan cada dos o tres horas.

 Cuida tu postura
La comodidad no siempre es lo mejor. Lo ideal es sentarse con los pies apoyados al suelo y mantener la espalda y cuello recto con los brazos apoyados en la misma línea.

 Lleva bocadillos saludables
Cambia las golosinas por frutas, cereales, frutos secos, semillas o barritas saludables. Estos te mantendrán despierto y con energía.

Lee además:

Comunicación y buenos resultados: una relación proporcional

La falta de comunicación efectiva, la sobre carga laboral, los cambios generacionales o las acciones conservadoras en un mundo tan cambiante son deficiencias que deben superar las empresas. Pero muchas no se han dado cuenta de ello.

Sabías qué

• Mantener una buena postura, una adecuada alimentación y hacer ejercicio durante la jornada laboral, te mantendrán sano.

• Para evitar lesiones y problemas, evita el sedentarismo.

• Manténte en constante movimiento, así previenes el estrés y dolores musculares.

• Toma descansos frecuentes, esto beneficia a tu cuerpo y a tu mente.

.Hidrátate, bebe al menos dos litros de agua al día, te ayudarán en la concentración.

Riesgos laborales que quizá desconocías

1. Estar sentado durante muchas horas

El sedentarismo puede provocar efectos en el cuerpo, tales como, cansancio, obesidad, trastornos del esqueleto muscular, cáncer, diabetes y enfermedades del corazón. Estudios realizados por la American Cancer Society revelan que una persona que pasa más de seis horas sentado registra una tasa del 20 % de mortalidad.

2. Adoptar una mala postura

La mayoría desconoce la forma correcta de sentarse, por tanto se adopta una mala postura que lleva al desarrollo de enfermedades musculares crónicas a largo plazo, entre ellas la artritis, bursitis, tensión en brazos y muñecas, entumecimiento del cuello y fuertes dolores de espalda. Si pasas la mayor parte del tiempo sentado, trata de mantener una buena postura.

3. Estar mucho tiempo en la computadora

Permanecer horas frente a la pantalla, provoca constantes dolores de cabeza, de cuello, migrañas, fatiga visual, entre otros síntomas. En caso de utilizar la portátil sobre el regazo, se generan problemas en la piel debido al calor que provoca el dispositivo.

4. Escribir demasiado en teclados

Se desarrolla el síndrome de túnel carpiano, que produce hormigueo, entumecimiento, debilidad y dolor en manos y dedos. Esto provoca daños permanentes en los músculos y nervios.

5. Tener teclado y mouse sucio

Según estudios realizados por expertos en microbiología, estos aparatos contienen miles de bacterias, 400 veces más que un baño.

6. Trabajar 10 horas o más

Estudios científicos británicos, concluyeron que puede aumentar en un 60 % el riesgo de padecer problemas cardiovasculares si se trabajan demasiadas horas al día.

7. Contaminación en el aire

El aire acondicionado dentro de una oficina es cien veces más contaminado que el exterior, ya que se expone a gran cantidades de gases o sustancias nocivas, partículas tóxicas, cantidades de moho y bacterias.

8. Repetir el mismo movimiento

Hacer siempre las mismas cosas genera lesiones por esfuerzos repetitivos como dolores musculares o entumecimientos en las manos, cuello, brazos, espalda, dedos, codos y muñecas.

9. Demasiada comida rápida

En ocasiones suele ser la opción más fácil de comer y comprar, pero esto trae efectos desfavorables en el organismo. Sus propiedades tienen el doble de daño, por lo que incrementa el padecimiento de enfermedades en el corazón.

10. Saltarse comidas

El ritmo agitado en el trabajo ocasiona que comer se olvide o se vuelva un atraso. Saltarse una comida, genera estrés en el cuerpo, sufrir hipertensión arterial, padecimientos cardíacos y sobrepeso.

Quizá te interese

Los efectos nocivos de la tensión laboral

Un mal clima y una inadecuada cultura organizacional pueden propiciar efectos negativos en la salud de los colaboradores.

 

Tips para ordenar tareas

Cambiar algunos hábitos y seguir buenas prácticas será de gran beneficio para crear un ambiente de trabajo adecuado y lograr un buen rendimiento y desempeño laboral. Sigue estos consejos y aprovecharás mejor el tiempo.

1. Planifica

Realizar una programación de todas las actividades debe ser la primera tarea del día. Revisa la fecha límite para cada asignación y que todo esté en orden de prioridades. Visualiza la jornada paso a paso, así comenzarás de la mejor manera cada semana y evitarás problemas a futuro.

2. Sigue una rutina

Crea una y comunícala a los demás. Deberás usar los mismos tiempos para cada tarea y así organizar el tiempo para las actividades imprevistas.

3. Llamadas

Evita responder continuamente a cada llamada, estas interrumpen la concentración del trabajo. Pide que tomen nota de los mensajes que te quieran dar y cuando finalices, devuelve la llamada.

4. Reuniones

Aquellas que suelen ser largas quitan buena parte del trabajo. Si vas a realizar una, procura que todo esté previamente preparado y calculado de acuerdo con el horario de cada empleado.

5. Silencio y concentración

Aunque el ambiente en las oficinas sea ruidoso, planea con tus compañeros fijar periodos de silencio y tranquilidad, evita conversaciones largas. Esto fomentará un ambiente adecuado a la concentración.

6. Música

Si te resulta imposible concentrarte de todas las maneras, ponte a escuchar música relajante o de tu gusto, con el fin de obtener mejor desempeño.

7. Tareas secundarias

Si ya conoces tu ritmo de trabajo, sabrás el momento en el que rindes mejor, por la mañana o por la tarde, lo cual podrás aprovechar el día haciendo lo más importante en el momento de mejor rendimiento.

8. Descansa

Durante el transcurso del día debes tomar pequeños descansos. Levántate, estírate y vuelve a la oficina para recargar los ánimos.

9. Aliméntate bien

Invierte el tiempo necesario en cada comida y selecciona productos saludables que te den la energía suficiente para enfrentar las presiones del día. Toma suficiente agua y se prudente con el café.

10. La última tarea del día

Deja lista la programación de mañana. Antes de irte, recoge tu escritorio y déjalo limpio para comenzar de manera ordenada el siguiente día.

Comentar Comentar

Te recomendamos

Noticias Las escuelas deben comenzar a enseñar las materias del futuro
Noticias Conoce la historia de algunos de los colegios más antiguos de El Salvador
Noticias Chef crea marca de café para ayudar a jóvenes y familias
Aqui estamos: salud