¿Estudiar y trabajar al mismo tiempo? ¡Claro que puedes!

Estudiar y trabajar al mismo tiempo no es una actividad fácil, requiere de disposición y de organización. Si decides hacerlo, al final cuando alcances la meta, sabrás que valió la pena el esfuerzo.

Muchos estudiantes tienen la idea que para conseguir un trabajo es necesario contar con su título universitario, pero trabajar y estudiar puede hacerse dentro del mismo período, de esa manera obtienes experiencia, una competencia clave al momento de ser seleccionado para laborar en alguna empresa.

Lo más importante de combinar ambas actividades es que ganarás dinero ya sea para tus gastos personales o pagar los costos universitarios.

Si tus horarios de clases son por bloques, es decir solo la mañana o la tarde, tienes la posibilidad de obtener un empleo a medio tiempo, solo es cuestión de organizar tu currículo, indicar tus horarios y enviarlo a diferentes empresas de tu interés.

Otra de las alternativas puede ser encontrar uno por Internet, hay sitios especializados en la búsqueda de trabajo, incluso la red social Facebook tiene habilitada la sección “Empleos” o bien crea un perfil en Linkedin, un sitio exclusivo para contactarte con profesionales de diferentes ramas.

Si tienes un trabajo con un horario establecido y a la vez estudias, sigue las siguientes recomendaciones para facilitarte este proceso.

Organiza tu tiempo. Uno de los aspectos más complicados al trabajar y estudiar es cumplir con las responsabilidades de ambos roles. Puedes aprovechar un espacio en tu hora de almuerzo para repasar una clase o avanzar en un trabajo grupal. Descarga una aplicación que te recuerde las fechas importantes de parciales y exposiciones.

Habla con tu jefe. Tus superiores deben estar al tanto de tu situación, explícales que tus estudios no interferirán con las responsabilidades asignadas. Si tienes una actividad extra pide permiso y repone las horas otro día.

Compañeros y profesores al tanto. De igual manera, conversa con tus compañeros de la universidad y docentes sobre tu trabajo para que la entrega de informes o exposiciones no te agarren desprevenido, en caso de que faltes a una clase.

Metas a corto plazo. Durante todo este proceso, es importante que te plantees metas reales, como cursar cuatro materias cada ciclo académico o no bajar de siete en las calificaciones. De lo contrario, pronto te sentirás desmotivado y frustrado.

Cuida tu salud. Con tantas actividades pareciera que no tendrás tiempo para salir con tu familia o amigos, recuerda que la salud está primero, relájate de vez en cuando, escucha tu música favorita, toca un instrumento, mira una película. No olvides dormir en la medida de lo posible ocho horas diarias y practicar ejercicio con frecuencia.

Feria de Universidades

¡Llegó el momento de pensar en grande y elegir el mejor lugar para estudiar!