NOTICIAS | Ley de compras públicasINTERNACIONAL | Terremoto TurquíaNACIONAL | Desalojo vendedoresNACIONAL | Multas de tránsitoDEPORTES | Primera División

Fijar salarios por ley afecta a los menos capacitados

El salario mínimo es el equivalente a las barras en el deporte del salto de garrochas: si se sube la barra (equivalente a elevar el salario) son menos los deportistas que logran superarla.

Por El Diario de Hoy |

Que fijar por ley los salarios que devenga cualquier trabajador en sus niveles inferiores contribuye a mejorar su condición es muy debatible, más espejismo que realidad, pues pone en desventaja a jóvenes sin experiencia, a mujeres, a personas con limitaciones físicas, a los mayores.

De hecho, la mayoría de negocios y empresas de alguna importancia pagan a su personal salarios por encima del mínimo para retenerlo, evitar que emigren a otros negocios, que “se vayan con la competencia” acarreando consigo información confidencial.

El salario mínimo es el equivalente a las barras en el deporte del salto de garrochas: si se sube la barra (equivalente a elevar el salario) son menos los deportistas que logran superarla.

En igual forma, al elevar el salario los menos preparados o discapacitados, personas mayores, mujeres, jóvenes sin experiencia quedan fuera y la razón es que el salario, TODO SALARIO, PRESTACIÓN, EXIGENCIAS LEGALES, son un costo de producción, costo que no se cubre con dinero que crece en los árboles, sino con la venta de servicios y bienes al público, lo que a su vez tiene que competir con otros negocios, ya que es muy difícil mantener posiciones monopolistas, como ser la única farmacia del pueblo o la única tienda en el barrio.

Si los precios de esa “única farmacia” están muy por encima del precio de mercado de los medicamentos, buena parte de la gente va a traer de fuera esos productos, o habrá quienes llegarán con carritos a venderlos, yendo de pueblo en pueblo.

Esa curiosa situación se dio cuando ir de un lugar a otro del país era muy difícil, por lo que los finqueros pagaban a sus trabajadores con fichas que sólo valían en la tienda del lugar. Llegar hasta allí con mercancías para ofrecerles bienes no tenía sentido, pues a menos que se dieran trueques (unas gallinas a cambio de telas y jabón, digamos) nadie iba a aceptar fichas.

El trueque fue la forma como al agruparse tribus en los albores de la civilización, cuando el hombre dejó de ser “cazador y recolector”, cada grupo humano inició intercambios con otros, pues siempre hay diferencias que deben nivelarse. Si un grupo estaba en la proximidad de minas mientras otro tenía acceso a cuerpos de agua con peces, era natural que iniciaran intercambios pacíficos versus recurrir a la violencia.

Hay vestigios de intercambios entre pueblos sumerios, egipcios e hindúes. Los comerciantes que se mueven de una a otra parte no solo llevan bienes, sino además noticias, modos culturales, vestimentas y colores que eventualmente influyen en la forma de vestir y en el deseo de la mujer de adornarse, sea con conchas extrañas o joyería, que existe casi desde que el hombre es hombre.

En sus orígenes los griegos medían la riqueza de una persona por el número de vacas y toros de su propiedad, lo que dio origen al término “pecunia” y “pecuniario”, de “pecus”, res, que se conserva al día de hoy.


El salario es costo de producción que pagan clientes, no empresas

Al llegar a la presidencia John Kennedy gente en su entorno, con su conocimiento o sin él, ideó un plan de “Alianza para el Progreso” que primordialmente se aplicó en El Salvador: ¡nosotros fuimos el conejillo de Indias!

Una de las imposiciones fue precisamente decretar salarios mínimos al trabajo, lo que dio al traste con el aprendizaje y, como mencionamos, puso en desventaja a mujeres, personas mayores, jóvenes sin experiencia…

De entonces es que data lo del “salario mínimo” y espejismos asociados….

KEYWORDS

Opinión Salario Mínimo

Patrocinado por Taboola

Inicio de sesión

Inicia sesión con tus redes sociales o ingresa tu correo electrónico.

Iniciar sesión

Hola,

Bienvenido a elsalvador.com, nos alegra que estés de nuevo vistándonos

Utilizamos cookies para asegurarte la mejor experiencia
Cookies y política de privacidad