Que siquiatras examinen a los del examen sicológico

Tal ocurrencia, de exigir examen sicológico para obtener licencia de conducir, solo se pide en Nicaragua además de nuestro país; pues, hasta donde sabemos, ni ese requisito se exige en otras naciones ni de exigirse serviría de nada.

Por El Diario de Hoy

Sep 03, 2019- 18:06

Qué clase de gusanera encontró Raúl Juárez Cestoni, nombrado por el ministerio de Obras Públicas para dirigir el Viceministerio de Transporte, que a los pocos días renunció, sin esforzarse por enderezar lo torcido que dentro hay.

Torcido debe haber mucho en esa dependencia, comenzando por exigir un “examen sicológico” previo a la obtención de una licencia, como si tal procedimiento fuera capaz de determinar la peligrosidad o cualquier clase de tendencia antisocial en los que se sometan a tan disparatada obligación.

De hecho, tal ocurrencia solo se pide en Nicaragua además de nuestro país; pues, hasta donde sabemos, ni ese requisito se exige en otras naciones ni de exigirse serviría de nada.

El problema es que en 2017 los efemelenistas se valieron de un artículo de la Ley de Tránsito para imponer el requisito, sin duda para repartirse, en unión con el grupo enquistado en el Viceministerio de Transporte, esos dineros, de los que nadie está obligado a dar cuenta.

Lo que debería exigirse es que ese grupo de individuos sean sometidos a evaluaciones siquiátricas, dados los graves daños causados a calles y avenidas en el Gran San Salvador por sus descabelladas decisiones respecto al tráfico de vehículos de transporte público, lo que entre otras cosas provocó la gran cárcava del Tutunichapa.

El presidente Bukele hará bien en pedir a diversos sectores de trabajo que enumeren los requisitos, exigencias, trancas y medidas arbitrarias que entorpecen, retardan y elevan el costo de hacer cosas.

Tal propuesta, la de facilitar la actividad de productores, de la gente, en su momento llevó a la Asamblea a decretar una ley con tal propósito, pero esta fue vetada con una cantinflesca argumentación de Sánchez Cerén, quien sin duda piensa, con su cohorte de ortodoxos, que todo lo que pueda beneficiar “a ricos o burgueses” debe anularse o al menos estorbarse, lo que condujo al triste estado económico en que se encuentra el país.

Sus abusos causaron la cárcava del Tutunichapa

Muchos en nuestro suelo se maravillan de la inagotable capacidad de los efemelenistas para fabricar ocurrencias dañinas a lo que sea, sin duda creyendo, como Pol Pot, que “la nueva sociedad sin clases” debe levantarse sobre tierra arrasada, con los farabundistas viendo el show en un palco al estilo de Nerón al arder Roma.

La petición pendiente es la “ventanilla única” para trámites relacionados con la creación de nuevos negocios y obras diversas, sin eliminar exigencias sanitarias, de diseño y factibilidades diversas. Simplemente reducir la necesidad de ir de un lado a otro para “firmas” y permisos, lo que siempre se presta a movidas, a corrupción.

Tales disposiciones, de “firmas”, etcétera, eran la forma de justificar los miles de puestos de militantes y activistas creados por el ahora denunciado prófugo como pago a los efemelenistas por haberle dado la llave de los cofres estatales.

Las máquinas necesitan estar bien lubricadas para operar. Se lubrican para reducir fricción, desgaste en sus piezas. La papeleocracia es otro nombre de la estorbocracia, equivalente a echar arena en los engranajes, el origen del termino sabotaje: los “sabots” eran los zapatos de madera que exaltados lanzaban a los grandes equipos productores en los primeros años de la revolución industrial.

Mientras menos obstáculos haya en la ruta de la nave estatal “El Salvador”, más rápido podrá recomponerse el país…

Tags Opinión |

Te recomendamos

Movistar Vive una experiencia llena de elegancia y tecnología
Noticias Yolanda Andrade “reveló” que se casó con Verónica Castro y ésta fue la contundente respuesta de la legendaria actriz
Noticias ¿Es lo mismo hacer el amor y tener sexo? Un psicólogo aporta al debate
Noticias Se destapa “el secreto” tras el último episodio de El Chavo del 8 en el que aparece Quico

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad