La libre empresa es la locomotora que impulsa el desarrollo del país

Las grandes empresas son las que pueden pagar tecnología punta, las que pueden contratar asesorías, las que tienen los recursos para que sus dueños o sus ejecutivos viajen a conocer prácticas innovadoras y que su personal se profesionalice y se desarrolle en todo sentido.

Por El Diario de Hoy

Jun 03, 2020- 21:14

Un buen hombre que desde siempre había oído que los capitalistas explotaban a sus trabajadores, se las rebuscaba para encontrar a alguien que lo explotara dándole un empleo, idealmente gozar de prestaciones, poder cuidar a su familia…
La señora Sabina Velásquez le dijo a Bukele que dejara de propagar el odio de clases, de acusar a los empresarios de interesarse sólo por obtener ganancias, como si tal cosa fuera ilícito, contrario al interés de la colectividad, cuando más bien de esa manera pueden generar empleo para cientos de miles y pagar millones de dólares en impuestos.
Es claro que si la distribuidora de motocicletas del excelentísimo señor presidente de la República arrojara pérdidas, el negocio habría cerrado y sus empleados estarían cesanteados. Pero aparentemente no ha sucedido así, aun considerando la espantosa coyuntura que atraviesa el país. Dios mediante la mayoría de negocios sobreviva a la pandemia, las inundaciones y las imposiciones y despropósitos de Bukele.
Doña Sabina se ha forjado como empresaria siguiendo los pasos de su padre, que nació campesino, aprendió a leer, se mudó a la capital, comenzó a comerciar, formó su propia empresa y antes de morir aprendió, escribe doña Sabina, tres idiomas.
Ella, como lo han hecho muchos en nuestro país, heredó un negocio y lo ha ido engrandeciendo hasta ser un referente importante en la producción de libros educativos. Y como es lo usual, como dueña y responsable de su editorial, es la que llega primero y la que sale por último, la que no se toma largas vacaciones, la que cuida a su personal y se esmera por servir bien a sus clientes y mantener constructivas relaciones con sus proveedores.
En su diatriba contra los grandes y medianos empresarios, Bukele dice que solo les interesan las ganancias, lo que es una verdad a medias, pues solo cuando hay ganancias es que puede una empresa reinvertir, expandirse y tener reservas para sobreponerse a bajas en la demanda, crisis como las que ahora enfrentamos todos.
Si las empresas no tienen ganancias tampoco podrán pagar impuestos sin descapitalizarse, sin encaminarse a una bancarrota, sin generar miles de empleos que tanto demanda la gente.

Las empresas sólo prosperan cuando rinden buenos servicios a la gente

En Haití, la segunda nación más pobre del Hemisferio después de Cuba, la más pobre de todas, se da el caso de una “reforma agraria” casi perfecta en el sentido de que hay miles y miles de pequeños propietarios pero muy pocos grandes, si es que existen, para lograr economías de escala y un crecimiento general, que es precisamente uno de los papeles que juegan las grandes y medianas empresas en todos los países: ser las locomotoras que van a la cabeza de todo el sistema productivo, las que posibilitan que seamos exportadores, que tengamos presencia en mercados regionales, que podamos competir con otros productores afuera.
Las grandes empresas son las que pueden pagar tecnología punta, las que pueden contratar asesorías, las que tienen los recursos para que sus dueños o sus ejecutivos viajen a conocer prácticas innovadoras y que su personal se profesionalice y se desarrolle en todo sentido.
Las estructuras más complejas de esas empresas brindan a su personal la posibilidad de crecer, especializarse y, en algunos casos, hasta de independizarse y formar nuevas, como de la primera ferretería de nuestro país surgieron otras.
Los populismos siempre buscan generar conflictos, echar a unos contra otros, destruir la natural convivencia de las personas en una nación civilizada, que es precisamente el grave problema que sufre el país con el actual desgobierno…

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad