Pese al fracaso de sus socialismos, persisten en llevar a los países a la ruina

La “revolución”. ¿Quiere el soñador la estaliniana o la maoísta, la chavista o la castrista, la de Enver Hoxa de Albania o la de Ceacescu de Rumania, que fue fusilado con la mujer al derrumbarse su dictadura?

Por El Diario de Hoy

Jun 19, 2019- 18:12

Como dijo Solzhenitsyn, Nobel de Literatura, es ya tiempo de que la izquierda y más la izquierda radical “sacudan el polvo que cubre sus relojes”, que se incorporen al mundo de la razón, de la convivencia, de la libertad y el desarrollo.

En esta semana y como ocurre en las sectas, un efemelenista dijo que seguía en su partido, donde iba a luchar “por el socialismo” y “la revolución”.

Cada uno es muy libre de escoger sus senderos, pero siempre que no pretenda decidir sobre vidas ajenas ni imponer la barbarie a ningún pueblo.

Sacudir el polvo que cubre sus relojes deben hacerlo también los curas anclados en una “teología de liberación” que justifica la violencia y la persecución de los que arbitrariamente señala como “explotadores”.

El “revolucionario” de marras que citamos aparentemente no conoce una realidad: que los cien años de marxismo causaron cien millones de muertos, además de algunas de las más oprobiosas dictaduras que la humanidad ha sufrido.

La “revolución”. ¿Quiere el soñador la estaliniana o la maoísta, la chavista o la castrista, la de Enver Hoxa de Albania o la de Ceacescu de Rumania, que fue fusilado con la mujer al derrumbarse su dictadura?

Que el buen señor, el indoctrinado señor al que lavaron el coco en las aulas universitarias o en algún odorífico sitio similar, aclare lo que pretende.
Debe comenzar por decir lo que siente respecto a la sangre derramada a personas inocentes por el escuadrón de la muerte de la guerrilla (“comandos urbanos” les decían), entre cuyas víctimas se encuentran Roberto Poma, Mauricio Borgonovo, Antonio Rodríguez Porth y dos de sus acompañantes y tantos más.

En sus reuniones, quien se declara “socialista y revolucionario” podrá estrechar la mano de muchos de los integrantes de los mortíferos escuadrones de la muerte rojos, incluyendo al que disparó en la cabeza al ex canciller Borgonovo, en ese momento vendado, amarrado y a quien además obligaron a arrodillarse.

¿Qué país socialista es el paraíso en el que toda la humanidad ansía vivir?

Si esos autodeclarados “revolucionarios”, al igual que los de la “teología de la liberación”, pueden mencionar un país donde se apliquen sus credos que sea próspero, donde las personas sean libres para viajar sin restricciones, donde exista y se respete la libertad de expresión, donde nadie sea encarcelado por oponer a quienes gobiernen, no tenemos objeción a que prediquen lo que les dé la gana.

Digan de un país “revolucionario” donde no se fusile opositores, no hundan en la cárcel por decenios a los que abiertamente acusen a los que detentan el poder, como sucedió en Cuba al entronizarse la dictadura de los hermanos Castro.

¿Hay elecciones, partidos de oposición, políticos disidentes en las naciones que se declaran “revolucionarias” y donde el marxismo es la doctrina oficial?

En igual manera preguntamos si existe un país regido por las doctrinas de la Teología de Liberación, que sea próspero, libre, feliz.

El problema de todo revolucionario, aclaran siquiatras, es que en sus desvaríos se sitúan a la cabeza de la pirámide, son los estalines, los castro, los maos, ellos individualmente. Son los ungidos por fuerzas celestes para guiar rebaños, para dispensar favores, para fusilar a quienes les caen mal o les opongan, para mandar a la muerte a quienes les hacen sombra, como Fidel con Che Guevara.

Te recomendamos

Movistar La instagramer Amber Luke quedó ciega después de tatuarse los ojos de azul
Movistar En “Al rojo vivo”, María Celeste Arrarás resalta la belleza e inteligencia de Miss El Salvador
Movistar Fallecida actriz Edith González se habría contactado con médium y esto fue lo que le dijo

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad