No le favorece a Estados Unidos decir una cosa y hacer otra en Venezuela

Hasta el momento Washington no hace nada y ya muchos creen que no hará nada y dejará a Guaidó, a los venezolanos y a Hispanoamérica “colgados de la brocha”

Por El Diario de Hoy

May 02, 2019- 19:00

Los rusos, dice el Secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, impidieron que Maduro dejara Venezuela, lo que da lugar a nuevas advertencias de “la opción militar”, de no tomar a la ligera las sanciones…

Pero hasta el momento Washington no hace nada y ya muchos creen que no hará nada y dejará a Guaidó, a los venezolanos y a Hispanoamérica “colgados de la brocha” con una narcodictadura muy cerca del centro del Hemisferio que puede ser tomada por rusos y chinos, a los que sería casi imposible desalojar después.

Putín y los chinos aparecen por doquier prestos a ponerse del lado de los que atacan democracias y en apoyo de dictaduras, pues saben que la democracia es siempre una grave amenaza para todo régimen de fuerza, el antídoto al autoritarismo y la servidumbre forzada del ser humano.

En tal contexto sorprende lo declarado por Pompeo de que la oposición entró en contacto “con el chavismo”, como si éste se tratara de un movimiento con alguna credencial moral en su haber. Según ha denunciado Estados Unidos, es precisamente el “chavismo”, el narco-chavismo, la sombrilla bajo la cual operan las mafias de la droga que está afectando a nuestros países, la raíz del problema.

El “chavismo” es causa de la espantosa corrupción en todos los campos que está afectando no sólo al Hemisferio y a Estados Unidos, sino que al mundo desarrollado.

El “chavismo”, al igual que el kirchnerismo y el efemelenismo, han mostrado ser totalitarios, promotor del asalto de grupos de envenenados contra sociedades pacíficas. Sólo hay que ver el apoyo que el oficialismo salvadoreño le da a la dictadura de Maduro, represora de todas las libertades. Y de la misma manera como Putín va de un lado al otro del planeta apoyando la maldad, los países democráticos deben montar una defensa común, denunciando y sancionando en alguna medida a regímenes que saltan barreras aunque hayan llegado al poder a través de elecciones libres, como es el caso de Hitler, de Erdogan de Turquía, de Chávez.

Cuando se dan señales de que un presidente electo se enferma de la cabeza, el resto de naciones deben unirse para poner paro a las tropelías, más en esta era de dictaduras a perpetuidad.

Putín es precisamente uno de esos casos: llegó al poder con el voto de sus ingenuos connacionales, ingenuos porque nada bueno auguraba entregar el poder a un exjefe de la KGB, que desde su ascensión manipula a su favor los procesos electorales rusos.

¡Cómo habría cambiado la historia si en el momento mismo en que Hitler saltó sobre las trancas, toda Europa y Occidente hubieran denunciado y aislado al monstruo.

La dictadura de Maduro embiste con tanquetas a inermes manifestantes

Es una terrible falacia creer que para que alguien esté bien, otros deben estar mal, lo que hasta hace poco parecía ser la política estadounidense hacia el Sur, apoyando “movimientos de liberación”, partidos estalinistas, demagogos enloquecidos.

A Dios gracias el énfasis en estos momentos es fomentar el desarrollo económico, pues sólo el crecimiento disminuirá la presión de personas amenazadas o muy empobrecidas que tomen la ruta hacia el Norte.
La brutalidad del actual régimen venezolano se puso de manifiesto el martes pasado, cuando una tanqueta atropelló a decenas de manifestantes, lesionando a muchos de ellos.

No puede mantenerse una retórica de “sanciones” si no se procede a poner orden en Venezuela, pues amenazar sin golpear no conduce a resultados positivos para el martirizado pueblo venezolano.

Te recomendamos

Noticias Prófugo y corrupto, así retratan a Mauricio Funes en caricaturas
Noticias Pandilleros de la MS afirman que han transformado su vida y están arrepentidos de su pasado violento
Noticias La sala VIP de los García, un espacio relajante y de comodidad antes de volar