NOTICIAS | Disolución de DigestycDEPORTES | Dinastía del AlianzaNOTICIAS | Régimen de Excepción NEGOCIOS | Canasta básica FESFUT | Crisis en el fútbol

La Tierra, el inmenso tesoro que Dios nos entregó

Francisco Petrarca, el autor del “Cancionero”, redescubrió la naturaleza, pues sus viajes en misiones diplomáticas le hicieron atravesar cadenas de montañas, los Alpes, no en pie de guerra como Aníbal para atacar a los romanos por la espalda, sino como poeta, como espíritu abierto a la belleza de grandes ríos, altas montañas, maravillosos bosques.

Por El Diario de Hoy |

El esplendor de nuestro planeta Tierra, que desde el espacio asemeja una esmeralda engarzada en terciopelo negro, se celebra todos los años el 22 de abril, la fecha que nos recuerda a todos abrir los ojos y ver las maravillas que nos rodean, desde hermosos árboles, volcanes y montañas, lagos y tardes de tormenta, al lado de los mares.

El hombre, a juzgar por las crónicas que han llegado hasta nosotros, no es siempre sensible a la belleza de la naturaleza, pues a muchos les cuesta despegar la vista del suelo y regodearse con lo que un solo atardecer trae consigo.

Una composición de Los Beatles habla del idiota en la cima de una montaña (The fool on the hill) incapaz de apreciar las puestas de sol, la hermosura de los valles y las montañas que están a sus pies, la vegetación que le rodea, la maravilla que encierra el césped y los árboles que le cobijan.

Son ciegos del alma, seres sin espíritu...

¿Hubo apreciación entre los antiguos sobre las maravillas que tenían ante ellos? Los egipcios y dada la inmensidad de los desiertos a ambos lados del Nilo, lo comprendían, como lo comprueba su arquitectura, las grandes esculturas de sus reyes y concretamente la de Ramsés II, la ubicación del palacio de la Reina Hatchesup con sus columnatas frente al Nilo.

Los helenos situaron la mansión de los dioses sobre el Monte Olimpo y no podían ser ajenos a las imponentes formaciones rocosas de Meteora ni al bravío Helesponto...

Pero en los tiempos posteriores al colapso del Imperio Romano no está claro si esa sensibilidad por la naturaleza se dio en las comunidades aisladas entre sí, aunque la ubicación de castillos y fortalezas indica que muchos de sus constructores daban valor al paisaje...

Francisco Petrarca, el autor del “Cancionero”, redescubrió la naturaleza, pues sus viajes en misiones diplomáticas le hicieron atravesar cadenas de montañas, los Alpes, no en pie de guerra como Aníbal para atacar a los romanos por la espalda, sino como poeta, como espíritu abierto a la belleza de grandes ríos, altas montañas, maravillosos bosques.

Mucho de ello hemos contemplado a lo largo de nuestro andar, desde los Alpes y las montañas tirolesas hasta los bosques en la Europa Central, la belleza de la Costa Amalfitana, Ravelo, la rada que dejo la explosión de un enorme volcán que destruyo la civilización de Creta y que es ahora Santorini, un imán para turistas de todo el mundo.

Hemos contemplado el Gran Cañón de Colorado, la costa bravía de Biarritz, todo el paraje al pie del Vesubio que destruyó Pompeya y Herculano, el Etna activo al día de hoy…

Cada día debemos cuidar nuestra casa común

El expresidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha producido una serie sobre los parques naturales en distintos lugares del mundo, que van desde el estrecho de Magallanes hasta acantilados en los mares del norte, un viaje por los lugares más espectaculares de nuestra santa tierra, la esmeralda del espacio, la que debemos cuidar y proteger en la medida de nuestras posibilidades.

Supremamente hermoso es el perfil de Manhattan, la Bahía frente a Río de Janeiro con sus decenas de islas engarzadas en un mar azul, las montañas al sur de Italia, el Misisipí, el Rin, el Danubio, el Ródano, los lagos que se concadenan desde Bariloche hasta formar majestuosos torrentes que desembocan al lado de Puerto Montt al sur de Chile...

KEYWORDS

Ejército De Tierra Medio Ambiente Opinión Planeta Tierra

Patrocinado por Taboola

Inicio de sesión

Inicia sesión con tus redes sociales o ingresa tu correo electrónico.

Iniciar sesión

Hola,

Bienvenido a elsalvador.com, nos alegra que estés de nuevo vistándonos

Utilizamos cookies para asegurarte la mejor experiencia
Cookies y política de privacidad