Los salvadoreños no podemos darnos el lujo de equivocarnos

En tus manos, salvadoreño, está el destino de tu país. Debes votar con responsabilidad, con la cabeza, no con un hígado resentido ni una voluntad mareada con las prédicas de charlatanes.

Ene 21, 2019- 20:30

En estos momentos y ante una elección presidencial que debemos esforzarnos de que sea el inicio del rescate nacional —rescatar al país de la violencia, de la corrupción, del nepotismo, del saqueo en provecho de la camarilla oficialista— la natural pregunta que muchos se hacen es ¿por dónde comenzar? ¿Cuáles son las prioridades?

Hay que partir de lo simple y evidente, como aconsejan las buenas mamás a sus hijos: no gastar más de lo que ingresan, ahorrar siempre un poco, no endeudarse a menos que sea para realizar trabajos, ser cauto al escoger a sus amigos…

Bien podrían decir, en estos inciertos tiempos, que no confíen en charlatanes, que se alejen de los estafadores, que no se internen en zonas peligrosas…

Roma no se hizo en un día, dice un viejo proverbio, recalcando así que de la misma manera como una persona debe ser paciente respecto a sus aspiraciones y los proyectos que se imponga, desde estudiar un oficio o profesión o aprender un nuevo idioma, lo que el colectivo emprenda tiene que evaluarse constantemente, medir esfuerzos contra resultados.

Y si es necesario rectificar, hay que hacerlo, como cuando un caminante va por una vereda y descubre que es la equivocada, que lo mejor es retroceder y ensayar mejores opciones.

Y el más claro ejemplo de lo que no se debe hacer son las actuaciones del actual gobierno, de lo que viene sucediendo desde que asumió la presidencia Saca: en lugar de corregir a tiempo, siguen hasta que se estrellan, y al actuar así, nos estrellan a todos.

Desde un primer momento se vio que el plan efemelenista del “buen vivir” era un fracaso dado que no mejoraba las condiciones de ninguna comunidad aunque sí la de los dirigentes efemelenistas, a diferencia de como otras iniciativas —atraer maquilas e inversores a determinadas zonas del país, a guisa de ejemplo— logró mejorar la calidad de vida de zonas como Colón y Quezaltepeque.

Pero cuando maquilas se han retirado a causa de malas políticas o imposiciones del gobierno, este no rectifica, como es ciego a las advertencias que se le hacen sobre su apoyo a las narcodictaduras de Venezuela y de Nicaragua.

Por el desplante de fotografiarse junto a Maduro, Sánchez Cerén pone en alto riesgo la protección a los salvadoreños en Estados Unidos.

Restablecer la
institucionalidad
es primordial

Lo primordial es restablecer la institucionalidad, que el país cuente con reglas claras, que no dé pasos en falso. Y en esto, como hemos dicho muchas veces, “no hay justicias por inventar” como creen los rojos al hablar de una vaga “sociedad sin clases” que no es más que la versión marxista de los campos de concentración nazis, otro engendro de la misma aberración ideológica.

Para ello el sistema de justicia debe estar alerta ante los jueces prevaricadores, que no fallan dando a cada quien lo suyo sino que inclinan la balanza del lado de sus amigotes o secuaces partidarios. Solo hay que recordar cómo, en contra del debido proceso, exhibieron a Francisco Flores como un criminal cuando no había sido condenado, hasta que lograron aniquilarlo.

En tus manos, salvadoreño, está el destino de tu país. Debes votar con responsabilidad, con la cabeza, no con un hígado resentido ni una voluntad mareada con las prédicas de charlatanes, de los traficantes de ilusiones, de los falseadores y calumniadores que tú ya conoces…

Te recomendamos

Noticias Julia Haydeé Mora, la Miss El Salvador de 1985 que nunca envejeció
Noticias Cinco hermosos lugares que te pagan por vivir y trabajar en ellos
Noticias Las caricaturas del prófugo Mauricio Funes, nacionalizado para evitar extradición y ser juzgado por corrupción

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad