La Pasión de Cristo nos devolvió la libertad

La Semana Santa, piadosamente observada en una época y pretexto para vacacionar en otras, permite al buen cristiano reflexionar sobre los misterios de la Pasión de Nuestro Señor y hacer un examen de la propia vida.

Por El Diario de Hoy

Abr 17, 2019- 16:56

Cristo murió en la Cruz por nosotros, para lavarnos del pecado original. Antes de la Pasión de Jesús, el hombre cargaba con la culpa del género y sufría el mismo castigo en su inocencia o en su perversidad.

El inmenso sacrificio del Gólgota nos convirtió en los responsables de nuestra propia salvación o condena. La prédica de Jesús —sobre todo en la parábola del Buen Samaritano— encierra un inequívoco mensaje: no hay una culpa, o ninguna virtud, que comparta la totalidad de los miembros de un grupo o una nación, por el hecho de pertenecer a esa comunidad. Hay crímenes colectivos, pero no en el sentido de abarcar al que inocentemente estaba allí, sin involucrarse. Cada quien debe responder por sus acciones.

La Semana Santa, piadosamente observada en una época y pretexto para vacacionar en otras, permite al buen cristiano reflexionar sobre los misterios de la Pasión de Nuestro Señor y hacer un examen de la propia vida.
La conmemoración es una interpretación cristiana de los ritos de primavera del paganismo, las ceremonias con las que se despedía al crudo invierno y se propiciaban las siembras y las labores de la agricultura.

Todos los pueblos primitivos han admirado y adorado la resurrección de la naturaleza después de la aparente muerte de las plantas y los campos, debido al clima o a causa de las vivificadoras inundaciones de los grandes ríos. En Judea, la primavera anunciaba el reverdecer de la campiña, corroborando la existencia de un ciclo que se muestra en el nacer, el florecer, dar fruto, envejecer y morir, para comenzar de nuevo.

Pero también en Egipto y en Mesopotamia sucedía lo mismo: las inundaciones regulares del Nilo, el Tigris y el Éufrates, producto del deshielo de las montañas que alimentan sus caudales, presentaban a los hombres el milagro del revivir, de revitalizar lo que se había extinguido.

La Semana Santa y el inicio de la primavera

“Easter”, el término sajón para denominar la Pascua, se deriva del nombre de la diosa de primavera Eostre, pero también tiene sus raíces en la fiesta judía de la Redención, cuando Yahvéh liberó a los judíos de la servidumbre.
En el libro del Éxodo, el Señor dice a los judíos: “Pasaré encima de vosotros y ninguna plaga os destruirá, cuando yo destruya la tierra del Egipto”. Desde entonces, los judíos celebran su festividad el decimocuarto día del mes de Nisán, fecha que fue escogida por cristianos gentiles, o sea no judíos, para conmemorar la Pasión del Señor Jesucristo. Pero más tarde, en el siglo IV, Constantino el Grande, el que permitió el cristianismo en el Imperio Romano, fijó el domingo siguiente al 14 de Nisán como el día del año en que Cristo resucitó. La fiesta es ahora móvil, cayendo el domingo que sigue a la primera luna llena después del equinoccio de primavera.

Pero hay un sentido más profundo de la Pasión del Señor que va más allá de lo estrictamente litúrgico.
Los grandes horrores y genocidios de este siglo se derivaron del escarnio hecho a la Buena Doctrina: los nacionalsocialistas bajo Hitler buscaban exterminar a todos los miembros de la nación judía, indistintamente de sus bondades o de sus faltas; los comunistas persiguen e inmolan al burgués, al “kulak”, al capitalista, sin que valga la conducta personal. La barbarie clasista crucificó al Mesías y condujo, veinte siglos más tarde, a Auschwitz, al gulag soviético y las cárceles cubanas.

Te recomendamos

Noticias Julia Haydeé Mora, la Miss El Salvador de 1985 que nunca envejeció
Noticias Cinco hermosos lugares que te pagan por vivir y trabajar en ellos
Noticias Las caricaturas del prófugo Mauricio Funes, nacionalizado para evitar extradición y ser juzgado por corrupción

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad