La indiferencia está matando el medio ambiente

El plástico está por doquier: en utensilios, automotores, en las cubiertas y partes de computadoras, en los botones de vestimentas... reducir su uso es un desafío enorme para el mundo actual, pero o se logra o las nefastas consecuencias las sufrirán las venideras generaciones.

Por El Diario de Hoy

May 19, 2019- 15:34

Dándole fuego a una réplica del globo terráqueo con un soplete se mostró en un programa televisivo el “cambio climático”, como consecuencia de las emanaciones de gases, de la actividad fabril, de la misma civilización, según dicen muchos de los que sostienen esa teoría.

Pero otros tantos dicen que no hay calentamiento global a causa de la actividad humana, sino que todo es consecuencia de gigantescas tormentas solares, como las que tienen lugar en estos momentos; las llamaradas de gases a enormes temperaturas pueden tragarse la Tierra, pero nos salva la distancia.

Lo que es muy grave y se ve con indiferencia es el deterioro del medio ambiente a causa de muchísimos factores, desde prácticas agrícolas que destruyen insectos y han ido acorralando a muchas especies animales en gran riesgo de extinción, hasta la plaga del plástico no degradable, que en enormes cantidades va a dar al mar.

En algunas ciudades se ha prohibido la venta de agua en botellas plásticas, el uso de bolsas plásticas para comprados (las que se reemplazan por bolsas de papel o de tela) pero todo ello equivale a reducir el flujo de un río que desemboca en un enorme lago.

El plástico está por doquier: en utensilios, automotores, en las cubiertas y partes de computadoras, en los botones de vestimentas… reducir su uso es un desafío enorme para el mundo actual, pero o se logra o las nefastas consecuencias las sufrirán las venideras generaciones.

Fabricar plásticos biodegradables, digamos que en un cuarto de siglo se desvanezcan por sí mismos, es perfectamente factible pues inclusive en algunos comercios a sus clientes les entregan comprados en bolsas biodegradables, aunque queda por determinarse si verdaderamente lo son o se trata de un ardid de imagen.

Los gobiernos ven la paja en el ojo ajeno y no se dan cuenta de la viga enfrente

En Alemania, como en otros países, lo que ha activado las alarmas es el daño que la agricultura a gran escala está causando a la biósfera y particularmente a los insectos, que juegan un papel decisivo en la polinización y en la vida de los bosques, los esplendorosos bosques de la Europa Central y nórdica.

Toda persona interesada en informarse de la intensa vida de un bosque, cómo se enlazan desde los microorganismos hasta hongos, líquenes, musgos y árboles con sus espléndidos follajes en un conjunto de enorme vitalidad, puede acceder a esos videos.

Y entre otras revelaciones es el papel que juegan los hongos sirviendo como una red de comunicación entre árboles y arbustos.

Con sus variantes eso mismo sucede en la campiña salvadoreña, arrasada por las reformas que se impusieron durante los años 80 por presión foránea.

La mayoría de gobernados y gobernantes no consigue ver más allá de sus narices, lo que les hace desestimar, ignorar o vilipendiar las advertencias que entonces, como todo el tiempo, se les hacen, papel que viene desempeñando este Diario como algunas entidades, desde siempre.

Cosa muy grave es la depredación del medio ambiente, el emporcamiento de los ríos, el uso indiscriminado de insecticidas, no reciclar la basura, las quemas en el campo… Esa es la viga que tienen frente a sus ojos y no aprecian por ver la paja en el ojo ajeno.

Te recomendamos

Noticias Padre e hija salvadoreños mueren ahogados en el río Bravo, México, al intentar cruzar hacia EE. UU.
Noticias Mitos y verdades sobre el orgasmo
Noticias La propuesta de otorgar 40 % de espacio en radios para música nacional aviva el debate en redes sociales