Deseamos éxito a la administración del presidente Bukele

Nosotros desempeñaremos, con honestidad y apego a nuestros principios, la misión de informar con objetividad, sin malicia para nadie, respaldando las buenas iniciativas, señalando lo que no está o parece no estar bien, trasladando al tinglado nacional la voz y el pensar de los más diversos grupos en nuestro país.

Por El Diario de Hoy

Jun 02, 2019- 17:48

El presidente Bukele llamó a los salvadoreños, los que viven en este suelo y los de la diáspora, para conjugar esfuerzos y superar las deficiencias, problemas y amenazas que se sufren, tarea y desafío que compartimos la gran mayoría.

Recomponer nuestro país después de quince años de cleptocracias y regímenes totalitaristas —los peores de la historia de esta tierra— requiere, como señaló Bukele, el esfuerzo de todas las personas de bien, de sus productores, de sus profesionales, de los que día a día ganan su pan con honestidad y con la fe puesta en Dios.

Anhelamos todos contar con buenos servicios asistenciales y especialmente en salud, con escuelas que eduquen y no indoctrinen, con oportunidades de empleo. Y especialmente con seguridad en nuestras calles, sin sufrir los sobresaltos y las angustias que aquejan a gran parte de la población desde el surgimiento de las pandillas, uno de los engendros de la guerra.

Bukele ofrece lograr un “cambio” en posturas individuales y realidades de la calle. Ese cambio inicia en cada persona, en nuestros corazones y los caminos que recorremos, pero como seguramente piensa, conservando las conquistas realizadas pese a las adversidades y comenzando por contar con una buena institucionalidad, con tradiciones democráticas, con el legado de principios morales de nuestros Próceres.

Las democracias evolucionan, se adaptan a las realidades de un pueblo y una época, pero lo que es su esencia se mantiene con el correr de decenios. Toda democracia se sustenta sobre libertades esenciales de la persona, por el permanente debate, por el derecho a ser y pensar diferente dentro de las normas de la convivencia civilizada.

El discurso de toma de posesión del presidente fue esencialmente tranquilo, sin confrontar sectores ni ir tras imaginarios demonios. Es la tónica que muchos esperan de él y lo que debe ser el fundamento de un quinquenio pacífico y constructivo.

Los salvadoreños ya no soportan más amarguras

En cuanto al símil de la medicina amarga para curar al muchachito enfermo, esta Nación ya sufrió demasiadas amarguras; lo que anhela es paz y concordia.

La prosperidad general se alcanza en menos tiempo, potenciando lo que cada uno lleva de positivo en su persona.
En toda sociedad libre de nuestro tiempo, la diversidad de pensamiento, de objetivos, de instituciones, de finalidades es muy grande y además en permanente evolución. Los partidos políticos llenan funciones vitales, más en una democracia representativa como la nuestra, al igual que los tanques de pensamiento, los medios de información, las asociaciones de toda naturaleza que representan grupos y modos de ser locales pero también universales.

Nosotros desempeñaremos, con honestidad y apego a nuestros principios, la misión de informar con objetividad, sin malicia para nadie, respaldando las buenas iniciativas, señalando lo que no está o parece no estar bien, trasladando al tinglado nacional la voz y el pensar de los más diversos grupos en nuestro país.

Este Diario cree en el orden racional que fundamenta la Civilización Occidental, en la economía de mercado, en la libre competencia, en el debate fundamentado en la lógica, la verdad y el respeto a las posturas de otros.

Todos deseamos, presidente Bukele, que tenga éxito en su gestión.

Te recomendamos

Noticias Padre e hija salvadoreños mueren ahogados en el río Bravo, México, al intentar cruzar hacia EE. UU.
Noticias Mitos y verdades sobre el orgasmo
Noticias La propuesta de otorgar 40 % de espacio en radios para música nacional aviva el debate en redes sociales