Depredadores sexuales se esconden en algunas iglesias y sectas

Se llegó a pensar que esta era lacra solo de la Iglesia Católica, pero abarca otras denominaciones y sectores. En los últimos decenios hemos visto las tragedias de hipnotizados que caen en manos de demonios en distintos lugares.

Por El Diario de Hoy

Jun 24, 2019- 15:51

Voltaire, poeta, pensador y satírico francés entre muchas otras cosas, se le acercó un coetáneo para sugerirle que fundaran una nueva religión.
Su idea, respondió el filósofo, es excelente; “haga que lo crucifiquen, resucite tres días después y estamos listos”…

Pese a su clarividencia, el pensador no anticipó lo que sucede hoy en día: se desocupa el garage de la casa, se inventa un nombre-anzuelo (Iglesia de las sandalias santas de Jerusalem, o algo por el estilo) y pronto se tiene una feligresía de ingenuos, a los que sermonean cada día, como la que tiene un espectáculo cotidiano, se llena de incautos y con eso agrandan su negocio de bienes raíces.

El próximo atraque lo viene montando un mexicano que están enjuiciando en Texas por 26 cargos de abuso sexual de menores y pornografía infantil, que se presenta como “apóstol” y al que le han fijado una fianza de cincuenta millones de dólares, pues la pederastia es un muy grave delito en cualquier parte del mundo.

Los pederastas tienen sus cómplices y redes de degenerados y es del caso que la Fiscalía salvadoreña investigue si no estaban cometiendo abusos también en la filial local.
El proceso en Texas se basó en parte sobre el testimonio de adolescentes mexicanos que contaron que el cabecilla (o “apóstol”, perdón) los ponía a bailar de forma indecente.
Se llegó a pensar que esta era lacra solo de la Iglesia Católica, pero abarca otras denominaciones y sectores.

En los últimos decenios hemos visto las tragedias de hipnotizados que caen en manos de demonios en distintos lugares.
-el reverendo Jim Jones embruteció a varios centenares de pobres almas, adultos y niños, para terminar todos envenenándose en Guyana en 1978;
-un tal David Koresh estableció su “templo” en Waco, Texas, para terminar en un suicidio colectivo en 1993, tragedia que ha ensombrecido toda la región;
– esto se agrega a curas involucrados en violaciones de niños y niñas, una sombra que mancha la Iglesia Católica, entre ellas el caso del número en jerarquía del Vaticano al que unos jóvenes australianos denunciaron por horribles abusos contra ellos. El ex cardenal purga una condena de por vida en cárceles australianas.

Hay otros casos en nuestro suelo que no implican abusos sexuales pero son una estafa a la fe, como el de un “predicador” que mostraba gran autoridad pero rehusó someterse a una prueba de alcotest cuando la policía lo detuvo y detectó que estaba borracho, aunque después lo confesó. Un juez le condenó a no tomar licor durante un año, pero lo propio habría sido abrir una investigación completa sobre la secta.

El país está expuesto a los mercaderes de ilusiones

Suficiente tuvo San Salvador con la transformación de una parte del centro de la ciudad en un puterío por obra de la ex alcaldesa, la de los camioncitos chatarra chinos y ahora ex Ministra de Salud, parte del grupo que dejó saqueado el sistema hospitalario.

Sobran en demasía las lacras, amenazas diversas, violencia desenfrenada, corrupción y amoralidad en este El Salvador, como para autorizar el montaje de un esquema de estafa, perversión y lavados de cerebro a un pueblo que más y más cae presa de falsas ilusiones, de traficantes de promesas irrealizables.

Una función esencial del Estado es proteger a la nación de invasores externos, pero estos también son narcotraficantes y estafadores “religiosos”.

Te recomendamos

Movistar La instagramer Amber Luke quedó ciega después de tatuarse los ojos de azul
Movistar En “Al rojo vivo”, María Celeste Arrarás resalta la belleza e inteligencia de Miss El Salvador
Movistar Fallecida actriz Edith González se habría contactado con médium y esto fue lo que le dijo

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad