EE.UU. | Huracán IanNOTICIAS | Régimen de ExcepciónBukele | Reelección inconstitucional NEGOCIOS | Compra de bonos

¿Reaccionarán los colombianos ante la amenaza populista?

“Hay que decirles a los colombianos que por el camino elegido por Petro no hay redención posible, salvo emigrar, como han hecho seis millones de venezolanos, dos millones de cubanos y un millón de nicaragüenses” (Carlos Alberto Montaner, en El Diario de Hoy).

Por El Diario de Hoy |

¿Están los colombianos a punto de suicidarse como país? El ex-guerrillero izquierdista Gustavo Petro se disputará la presidencia con el populista Rodolfo Hernández.

 Al parecer, Colombia no tiene opciones viables.

“Hay que decirles a los colombianos que por el camino elegido por Petro no hay redención posible, salvo emigrar, como han hecho seis millones de venezolanos, dos millones de cubanos y un millón de nicaragüenses”, decía el escritor y periodista Carlos Alberto Montaner en estas páginas.

Petro es un exguerrillero del Movimiento 19 de Abril (M-19), la primera organización guerrillera en desmovilizarse e integrarse a la vida política, pero se dice que él es afín a la ultraizquierda y al chavismo, es decir, a las dictaduras de Venezuela, Cuba y Nicaragua.

Seguramente Maduro hará lo posible para apoyarlo y en tal manera formar una especie de imperio de la miseria y de la locura para ejercer presión sobre las débiles democracias hispanoamericanas, como acaeció en Chile hace muy poco tiempo con las trágicas consecuencias en muertos y destrucción que hemos visto.

El M-19 es el grupo guerrillero que asaltó el Palacio de Justicia en Bogotá en 1985 y tomó como rehenes a jueces y personal y fue enfrentado a sangre y fuego por las fuerzas militares del entonces presidente Belisario Betancur sin importar la masacre que dejó tras de sí.

Hernández, por su parte, un hombre acaudalado, es comparado con el expresidente estadounidense Donald Trump, es decir, un populista de extrema derecha, improvisado, que dice abogar “por los pobres” y por negociaciones con la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN).

De hecho, se dice  que en una entrevista se declaró admirador de Adolfo Hitler, pero después intentó rectificar diciendo que había querido decir Albert Einstein. Ha causado revuelo por referirse despectivamente a las migrantes venezolanas y como alcalde sancionar públicamente a policías corruptos o verse envuelto él mismo en una investigación por supuesta corrupción.

Bien lo dice el joven abogado Darío Cardona, un agudo colaborador de EL DIARIO DE HOY: los nulpensantes están ganando la partida en muchos países.

Sólo hay que ver la victoria electoral en Filipinas del hijo del dictador Ferdinand Marcos, que reinó durante 21 años echando mano de la tortura y el asesinato, una dictadura que se derrumbó al dar muerte en 1983 a su sempiterno opositor, “Ninoy” Aquino, y enfrentar un repudio mundial.

Colombia viene de enfrentar años de violencia desatada por el narcoterrorismo que estallaba bombas y coches bomba en plena ciudad dejando muerte y destrucción y asesinaba precandidatos presidenciales. A esto se agregan las narcoguerrillas que dominan territorios y han masacrado a campesinos en remotos poblados.

Colombia, empero, cuenta en su defensa con una solidad tradición democrática, con un Orden de Derecho cimentado a lo largo de decenios, con el amargo sabor de los tiempos cuando los barones de la droga y entre ellos Pablo Escobar (de infame memoria) dominaban ciudades como Medellín, ahora convertida en el Silicon Valley del país y un ejemplo de innovación para el resto del Hemisferio.

Algunos pueblos se van hundiendo; otros empiezan a salir del estiércol

No van a entregar a Colombia sin lucha los productores, los comerciantes, las comunidades religiosas, la gente de trabajo, incluyendo a muchos de los idiotizados; cuando se den cuenta que los castillos en el cielo con que los han embrujado son quimeras, la usual “venta de futuro” que llevó a Hugo Chávez a arruinar Venezuela aunque convirtiendo a su familia y sus poco agraciadas hijas en multimillonarios.

Una vieja historia señala que si se tira una rana a una cacerola con agua hirviendo, ésta de inmediato salta fuera, pero si se mete la rana en agua fresca y poco a poco se calienta hasta el punto de ebullición, la rana muere dentro, no consigue reaccionar y salvarse.

En algunos países la gente está reaccionando, lenta pero inexorablemente, para escapar de los estercoleros...

KEYWORDS

Colombia Elecciones Opinión

Patrocinado por Taboola

Inicio de sesión

Inicia sesión con tus redes sociales o ingresa tu correo electrónico.

Iniciar sesión

Hola,

Bienvenido a elsalvador.com, nos alegra que estés de nuevo vistándonos

Utilizamos cookies para asegurarte la mejor experiencia
Cookies y política de privacidad