Vamos a votar de manera consciente e inteligente por el país

Debemos hacer el esfuerzo por ir a votar el 3 de febrero, inspirándonos en el ejemplo que dio el doctor Martínez Moreno al votar en su silla de ruedas en las pasadas elecciones, y muy especialmente doña Mercedes de Altamirano, que votó a los cien años de edad en los comicios de 2006.

Ene 27, 2019- 19:00

“Instamos al voto efectivo, al voto inteligente. No votar es un acto de desinterés peligroso porque otros decidirán el futuro. Votar por una opción equivocada puede comprometer y destruir el futuro de todos, pero votar de manera consciente e inteligente hará que el voto sea útil y efectivo…”.

La advertencia del distinguido jurista tiene plena validez en estos momentos: los ciudadanos deben aprestarse a votar pero votar con su cabeza, después de valorar los programas de cada candidato y especialmente su trayectoria como personas de bien, como gente de trabajo y desempeño en cargos públicos si fuera el caso.

No hay fórmulas mágicas para lograr el desarrollo de una nación ni menos para sacarla del pantano donde nos encontramos después de que han prevalecido la ineficiencia y la corrupción en los últimos gobiernos, como ha ido saliendo a luz con las investigaciones de Probidad y la Fiscalía.

A ello se agrega el gravísimo perjuicio de pactar con dos dictaduras, la venezolana y la nicaragüense, además de los lazos que unen al actual gobierno de Sánchez Cerén con la dictadura castrista, un oprobioso régimen que lleva sesenta años en el poder y que solo desgracias, hambre y mordaza ha impuesto sobre Cuba, en su momento la nación que se contaba entre las dos o tres más prósperas del Hemisferio.

Pero al votar debemos estar muy claros de que no hay fórmulas mágicas para sacar a un pueblo saqueado de la noche a la mañana; nadie tiene en sus manos la pomada mágica que sea distinta al trabajo, al ahorro, a la institucionalidad democrática, a contar con reglas claras que dirijan el quehacer general.

¡Rechacemos a los mesiánicos, a los charlatanes, a viles manipuladores de gente sencilla!

Todos debemos hacer el esfuerzo por ir a votar el venidero 3 de febrero, inspirándonos en el ejemplo que dio el doctor Martínez Moreno al votar en su silla de ruedas en las pasadas elecciones, y muy especialmente doña Mercedes de Altamirano, que votó a los cien años de edad en los comicios de marzo de 2006.

Debemos votar para acabar
con la corrupción y la farsa

Debemos votar para dar fin al nepotismo, que permite a la clase dorada efemelenista llenar puestos públicos con sus parentelas y amigatelas, como al mismo tiempo terminar con el abuso de crear más de cuarenta mil plazas para llenarlas de activistas, sobre la espalda de todos los salvadoreños.

Debemos votar para adelantar la lucha contra la corrupción, pues no es suficiente que Estados Unidos les haya suprimido las visas. Los corruptos deben encausarse en los tribunales y los culpables ser encarcelados.

El voto sensato va a adelantar la traída al país del fugado en Nicaragua y de todos sus cómplices en el salvaje saqueo a la Nación…

No puede haber una efectiva lucha contra el narcotráfico, la violencia pandillera, las extorsiones y el grave deterioro de los servicios públicos mientras se mantengan en el poder los totalitarios y corruptos o caiga la presidencia en manos de un farsante, que únicamente buscaría el chance de superar a Funes en el saqueo del país.

Te recomendamos

Noticias La inspiradora historia del chef salvadoreño que ganó la lotería en EE. UU.
Noticias Las ventajas y desventajas de alquilar una casa
Noticias ¿Sabes quién diseñó los planos del Hospital Rosales?