Embajadora Manes llama a combatir con energía la corrupción

Es muy difícil que por sí solos puedan los ciudadanos erradicar la corrupción, pues mucha de la información sobre lavado, tráfico de drogas y movimientos de capitales, como un ejemplo, está en manos de gobiernos que en una u otra forma participan en ese juego.

Ago 22, 2018- 19:45

Se debe combatir la corrupción en El Salvador, declaró la embajadora de Estados Unidos, Jean Manes, al hablar de una lacra que sufre la región pero que en ninguna parte, fuera de Nicaragua, ha alcanzado los niveles que reviste en El Salvador.

El llamado se produce cuando precisamente las investigaciones por corrupción se han paralizado en la Corte Suprema de Justicia, se dice que han intentado seducir a funcionarios clave ofreciéndoles magistraturas y cada día se confirma que las fechorías en el gobierno de Saca fueron toleradas y encubiertas por la Corte de Cuentas.

Solo hay que ver cómo aprovechando el estancamiento en la Corte y la falta de Sala de lo Constitucional que controle los abusos de poder, los efemelenistas se han apresurado a volver a tomarse el carril del Sitramss, en contra de un fallo judicial y para favorecer un negocio privado.

Es muy difícil que por sí solos puedan los ciudadanos erradicar la corrupción, pues mucha de la información sobre lavado, tráfico de drogas y movimientos de capitales, como un ejemplo, esta en manos de gobiernos que en una u otra forma participan en ese juego.

En una reunión pública se le dijo al entonces presidente Saca que se hablaba de corrupción entre sus allegados, a lo que él respondió “que le llevaran las pruebas”. —Pero es usted, presidente —le dijo el representante de EL DIARIO DE HOY— es quien tiene que fiscalizar a sus funcionarios…

Actualmente, denunciar es muy arriesgado para medios o personas, pues las instituciones encargadas no actúan diligentemente y los señalados responden con contrademandas y amenazas de cárcel, además de que es el supuesto agraviado quien determina si hay calumnia o ultraje.

Pero mucha de la información sobre malos manejos la tienen los Estados Unidos, que saben desde los alcances y delitos perpetrados, como se demostró con el informe del Departamento de Justicia sobre los troles que perpetraron los ataques cibernéticos contra los periódicos.

¿Por qué no extraditan a
Estados Unidos a los
lavadores de este país?

Por lavado los Estados Unidos buscan extraditar a los hijos de Martinelli, acusado de robar más de un billón de dólares, pero iguales delitos se han atribuido a Saca y Funes sin que hasta el momento se hable de juzgarlos en Estados Unidos, lo que le infunde tranquilidad a los corruptos de esta tierra y de Nicaragua.

Hay grandes corruptos y lavadores y pequeños corruptos, como los que reciben dinero para que se aprueben préstamos que los sucesivos regímenes desvían para sus despilfarros. Pero mientras crean o tengan la seguridad de que “todo queda en casa”, el problema de la corrupción aquí y la región continuará.

Aquí, en este suelo, pueden suceder cosas muy feas, pero, como lo dijo una efemelenista, “no vengan estadounidenses a meter sus narices en lo que no les importa, o si les importa, es asunto nuestro y nuestra la facultad de vetar cualquier intromisión en asuntos internos”.

Los efemelenistas rechazan la creación de una comisión especial investigadora (CICIES), pues saben muy bien lo que encontrarán.

La corrupción opera como un alto impuesto sobre todas las transacciones económicas que se realizan en un país; es un impuesto económico y un envilecimiento social, por así decirlo, ya que la mayoría de pobladores actúa y vive su vida sin recurrir a coimas o sobornos, pero paga las consecuencias de los actos de los corruptos, lo que se refleja en la creciente pobreza y falta de empleo.

Piénsese en el escándalo del chantaje que la República de China en Taiwán denunció que recibió de personeros del oficialismo salvadoreño.

Te recomendamos

Noticias Mandala Eco Villas, el lugar perfecto para relajarse
Noticias Familia salvadoreña recorre el país en su combi llamada Kike
Noticias Maestro por la mañana y vendedor de dulces por la tarde, así se gana la vida Vicente Vásquez