×

Síguenos en

Grandes fríos en el mundo, temperatura veraniega en el polo

Lo más probable es que nos encaminemos a una nueva mini edad glacial, como la que se sufrió en Europa en el siglo XVI y que fue precedida del calentamiento general durante el apogeo del Imperio Romano.

Mar 06, 2018- 19:46

Como consecuencia del calentamiento global, en los últimos días Roma y Florencia han tenido nieve que cubre todo, la primera nevada en la Ciudad Eterna en muchos años. Tanto el Coliseo como el Vaticano, la Plaza del Capitolio con la estatua ecuestre de Marco Aurelio, San Pablo Extramuros, han lucido esplendorosos con su manto blanco “como la nieve”.

Que Roma está nevada sorprende mucho, pero que caiga nieve en Nápoles, más al sur, es todavía más sorprendente, dado el clima benigno que caracteriza sus inviernos y que llevó a Aníbal, el legendario general y estratega cartaginés, a acampar en Capua, el Nápoles de entonces, después de derrotar a los romanos en una de las batallas más cruentas de la historia, Cannas ( 216 A.C.), que estuvo a punto de acabar con el Imperio.

Y es sin duda debido a ese “calentamiento” que en los Estados Unidos se han registrado las más bajas temperaturas en muchos años, además de sufrirse tormentas de nieve sin precedentes.

En Europa una ola de frío siberiano está causando muy bajas temperaturas en muchos países.

Lo más probable es que nos encaminemos a una nueva mini edad glacial, como la que se sufrió en Europa en el siglo XVI y que fue precedida del calentamiento general durante el apogeo del Imperio Romano, un calentamiento que en ningún caso fue provocado “por las industrias ni los automóviles de entonces”, porque obviamente no los había.

El clima está errático; simultáneamente que un frío siberiano está afectando a los países europeos y tiene mucho que ver con las nevadas en Italia y el resto de Europa, las temperaturas en el Ártico, el Polo Norte, son casi “veraniegas”, las más bajas registradas en años y pese a que el Polo está sumido en una noche de veinte y cuatro horas.

Debemos cuidar y rescatar
nuestro medio ambiente

En la mitología china los hombres son como piojos en el cuerpo de la madre tierra, lo que es un símil muy válido para lo que sucede geológicamente en nuestro planeta: lo que hacemos no afecta fundamentalmente ni el clima ni remotamente la actividad solar, la que sienta la pauta de lo que sucede en nuestro sistema planetario y puede desde activar los anillos de fuego, la actividad volcánica, hasta sequías que duren millones de años o periodos glaciales.

Que el Sol es el factor determinante lo comprueba el que en el planeta Marte, sin fábricas ni los piojos de la mitología china, se dan casi iguales ciclos de temperatura que en la Tierra.

Pero una cosa es lo del “cambio climático” y otra muy distinta el cuidado del medio ambiente, de nuestros ríos, bosques, playas, manglares, costas, de la vida marítima y las especies animales y vegetales. Mientras se bote basura en los tragantes, se descuajen las pocas áreas boscosas que quedan, sigan en la bancarrota las tierras del “sector reformado”, en su mayoría pedregales, no puede vaticinarse nada bueno para el medio ambiente en nuestro país.

Y lo más triste es lo que pasó con los manglares: un ministro permitió que “el pueblo” entrara a descuajarlos, causando daños irreversibles a ese ecosistema que era el almácigo de nuestro mar.