×

Síguenos en

Siguen en sus costosos viajes, pero van como las valijas

¿Alguno entre nuestros lectores ha oído a uno de esos diputados hacer un informe de lo que vio o hizo en uno de los viajes que fuera de valor para los salvadoreños en general?

Feb 27, 2018- 22:04

Cuando vayas a votar el 4 de marzo, piensa en los abusos que muchos políticos, sobre todo del oficialismo y sus aliados, cometen con el dinero de los contribuyentes.

La panza-cracia que hace fiesta con los dineros de la gente no tiene ninguna sensibilidad para las necesidades críticas de la población, nada les importa que tanta gente apenas tenga para comer: mientras ellos estén bien forrados, lo demás les vale un pepino.

El mayor descaro son los viajes inútiles que hacen: sesenta y seis viajes a Europa y al Caribe han efectuado diputados a la Asamblea en los últimos meses, viajes que no reportan beneficio alguno al país, dado que la mayoría de esos políticos van como las valijas: el equipaje estuvo en Roma pero Roma no le cambió nada al equipaje, pues antes siquiera les ponían una pegatina, lo que dejó de hacerse hace tiempo.

Obviamente nadie objeta que una persona, aun los que también tienen mentalidad de valija, haga los viajes que le venga en gana siempre que los pague de su propio peculio, pero los viajeros legislativos usan dinero de los contribuyentes, un uso que nada deja y que resta recursos valiosos para otros fines.

¿Alguno entre nuestros lectores ha oído a uno de esos diputados hacer un informe de lo que vio o hizo en uno de los viajes que fuera de valor para los salvadoreños en general?

En esto se trata de prioridades, de sentido de nación, de pudor elemental, de ser sensible a las necesidades y pobrezas de tantos salvadoreños que no logran conseguir un empleo estable y que a través de las alzas de los precios de los productos que consumen pagan los impuestos con que esa viajadera inútil se lleva a cabo.

Para terminar con los abusos vota contra los saqueadores

Los diputados ni siquiera intentan conocer lo que romanos o madrileños hacen para controlar tal o cual problema que agobie a la población aquí, pues piensan aparentemente que esas iniciativas deben salir de los organismos correspondientes aquí, pero eso no sucede porque también esas carteras están en manos de gente sin iniciativas ni saberes.

Lo que rige es un esquema similar a los “puntos de asalto” que montaron desmovilizados después de firmados los acuerdos de paz: a los viajantes les robaban pertenencias, en ocasiones hasta sus vehículos, pero sin matarlos, a diferencia de hoy en día con los mareros, que además de asaltar asesinan a sus indefensas víctimas.

La mentalidad del “punto de asalto” se incorporó a la política hacendaria: “exprimir sin piedad”, hasta el hueso e inventar nuevas maneras de explotar a los contribuyentes, sin importarles las consecuencias que tales despojos tengan sobre la economía e inclusive sobre las mismas recaudaciones.

El remedio está en manos de la gente laboriosa del país, que debe esforzarse para acudir a las urnas el 4 de marzo y hacerse acompañar de familiares y amigos con el propósito de sacar del poder a los sinvergüenzas que gastan a raudales dinero que a todos les cuesta mucho sudor hacer, literalmente beberse la sangre de la población, el tuétano del país, el futuro de nuestros hijos, el precario bienestar que aún nos queda a los salvadoreños.
¡Todos a votar contra los abusos, el despilfarro y la corrupción!