Vuelo hacia el mar de la verdad

Sep 09, 2019- 18:59

El cuarto de Josemaría, en el segundo piso, tenía una ventana que daba al tejado. Desde días atrás, una silueta aparecía proyectada sobre el nevado vidrio. Se sintió intrigado por aquella rara presencia, pero luego le vio indicios de vida y mansedumbre. Cierta noche de intenso frío la confusa criatura llegó a guarecerse bajo el alero, por lo que sintió piedad por ella. No había querido hasta entonces indagar de quién se trataba. Le imaginó un ave cansada por lejanas travesías.
Al día siguiente abrió la ventana, descubriendo a un manso alcatraz con las alas golpeadas. “¿Quién eres?”, le preguntó. “He perdido mi rumbo”, dijo el ave. Entonces Josemaría le dio de comer un par de peces. “¿Y hacia dónde diriges tu vuelo?”, preguntó al alcatraz. “Busco el mar de la verdad”, respondió el ave. “Allá existe la paz, el amor y un sol de eterna libertad”, agregó. “Es curioso —repuso Josemaría—. Yo también, como muchos más en este mundo, he buscado lo mismo sin poder encontrarlo”
El ave sanó de sus alas y, cuenta la historia, que un día de tantos el alcatraz, junto a su protector, desaparecieron en busca de aquel lejano mar.

<Libros Balaguer en editoriales La Ceiba>

Tags Opinión |

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad