Política: Presupuesto 2022 Destitución jueces: Golpe al órgano judicial SALUD: Covid en El Salvador NEGOCIOS: Bitcoin en El Salvador

El carcelero

Unos dos millones de palestinos residentes de Gaza son prisioneros de Hamás, organización radical islamista que se hizo violentamente al control de la franja en 2007. Hamás quedó expuesto y su respuesta ha sido el lanzamiento de unos tres mil cohetes a ciudades de Israel con la única intención de asesinar civiles

Por Marcos Peckel
Dir. Comunidad Judía Colombia

Israel es el Estado agredido, sin provocación alguna y como tal tiene todo el derecho a la legítima defensa, como lo manifestaron en comunicados varias cancillerías del mundo y la OEA.
Unos dos millones de palestinos residentes de Gaza son prisioneros de Hamás, organización radical islamista que se hizo violentamente al control de la franja en 2007, expulsando al gobernante legítimo de la Autoridad Palestina. Desde entonces la vida en Gaza se ha tornado en un calvario. Los señores de Hamás utilizan a la población bajo su dominio para avanzar en sus designios de confrontación y guerra.
Si había aún —que no debería haber— duda de esa situación, esta se hizo clara con la confrontación actual entre Hamás e Israel. Unos choques en Jerusalén Oriental entre radicales judíos y árabes o entre la policía de Israel y manifestantes en la Explanada de las Mezquitas, deplorables desde todo punto de vista, que ocurren con cierta frecuencia, fueron aprovechados por Hamás para lanzar un ataque con misiles a Jerusalén y así sacar puntos en su enfrentamiento con el presidente palestino Mahmud Abbas.
Israel es el Estado agredido, sin provocación alguna y como tal tiene todo el derecho a la legítima defensa, como lo manifestaron en comunicados varias cancillerías del mundo y la OEA. Abbas fue elegido en 2005 por un período de cuatro años; sin embargo, sigue en el poder 16 años después y hace pocos días canceló las elecciones que debían llevarse a cabo en junio de este año, lo que explica en buena parte el ataque de Hamás a Jerusalén.
Hamás quedó expuesto y su respuesta ha sido el lanzamiento de unos tres mil cohetes a ciudades de Israel con la única intención de asesinar civiles, cohetes fabricados o comprados con los dineros de ayuda que recibe de Estados y organismos internacionales para la atribulada población bajo su yugo. Los ataques de Israel, enmarcados dentro del derecho a la legítima defensa, han causado víctimas civiles, todas lamentables, por el simple hecho de que Hamás se mimetiza entre la gente, sus cuarteles están en barrios residenciales, edificios de apartamentos, escuelas y hospitales.
Los enfrentamientos que han estallado en algunas ciudades de Israel entre ciudadanos árabes y judíos no difieren de los que ocurren en países con multiplicidad de razas, religiones y etnias.
Pocas causas han despertado tanta simpatía en el mundo como la palestina; sin embargo, ha sido el liderazgo palestino el que por décadas se ha constituido en el principal enemigo de su pueblo, dilapidando así la posibilidad de llegar a un acuerdo, cuyo resultado debe ser un Estado palestino independiente al lado de Israel.
Fue Yasser Arafat, quien en la cumbre de Camp David 2000 rechazó los parámetros de Clinton, aceptados por Israel, para solucionar definitivamente el conflicto. Acto seguido, entre 2000 y 2004 lanzó Hamás a sus terroristas suicidas, varios de ellos adolescentes indoctrinados, a inmolarse en Israel para asesinar civiles inocentes, dando al traste con los acuerdos de Oslo. Es de esperar que esa oportunidad perdida vuelva más pronto que tarde, difícil pero no imposible. (Con autorización del autor; publicado originalmente en Diario El Espectador, mayo 18, 2021).

Director Comunidad Judía de Colombia. Profesor RRII

@Uexternado@URosario, Acad. Diplomática. Executive Committee

@WorldJewishCong y @CongresoJudio

KEYWORDS

Israel Opinión Terrorismo Terrorismo Islámico

Patrocinado por Taboola

Inicio de sesión

Inicia sesión con tus redes sociales o ingresa tu correo electrónico.

Iniciar sesión

Hola,

Bienvenido a elsalvador.com, nos alegra que estés de nuevo vistándonos

Utilizamos cookies para asegurarte la mejor experiencia
Cookies y política de privacidad