El atraso en la difusión de la tecnología

.

Por Manuel Hinds
Máster Economía Northwestern

Feb 20, 2020- 18:21

Aunque el problema de la falta de innovación, entendida como la habilidad de encontrar y desarrollar actividades y productos no tradicionales que puedan ser producidos localmente de una manera más rentable es especialmente notorio en El Salvador, no es exclusivo de él. Edward C. Prescott, Premio Nobel en Economía, escribió un libro con Stephen L. Parente llamado Barreras a las Riquezas, en el que demuestran que la riqueza de las naciones depende directamente de su productividad, y ésta del uso de tecnologías superiores que, sorprendentemente, están al alcance de todos.

Es decir, el problema de la difusión de las tecnologías más avanzadas no está en la disponibilidad de ellas en el mercado sino en la demanda por ellas, la que debería venir de parte de los que deberían estar interesados-las empresas que se han quedado atrasadas y los gobiernos que supuestamente deberían de facilitarles el acceso a ellas.

Sorprendentemente, este problema se ha ido volviendo peor con el tiempo de acuerdo a un estudio publicado por la OECD, la asociación de los países más desarrollados del mundo. El estudio (Frontier Firms, Technology Diffusion and Public Policy: Micro Evidence From OECD Countries, OECD2005, http://www.oecd.org/economy/growth/Frontier-Firms-Technology-Diffusion-and-Public-Policy-Micro-Evidence-from-OECD-Countries.pdf) encontró que la distancia entre las empresas más avanzadas globalmente en cada sector (agricultura, minería, construcción,manufactura, etc.) y el resto de empresas se ha ido aumentando en el Siglo XXI. Pero este alejamiento no es uniforme.

De hecho, la difusión de las tecnologías mejores se ha acelerado entre las empresas innovadoras en cada país. Es de allí a las otras en el mismo país que el proceso se está volviendo más lento. Es decir, en cada país hay empresas que siguen de cerca a las líderes globales, pero la mayoría de ellas se está quedando cada vez más atrás.

El estudio se pregunta, ¿Por qué?

La distancia entre las empresas más productivas en el mundo y las más productivas localmente tiende a ser menor en los países en los que la educación es de mejor calidad; en donde las regulaciones de los mercados son menos complicadas; en donde la colaboración entre las empresas y las universidades es más intensa; y en donde se han desarrollado más los mercadosde capital de riesgo-es decir, los capitales que invierten en acciones, no préstamos a las empresas.

Pero las líderes nacionales se quedan atrás de las globales en los países que no tienen estas características. Por supuesto, igual pasa con las que se quedan atrás localmente, pero más acentuadamente. La diferencia entre las que localmente van adelante y las que van atrás es tal que el estudio estima que la productividad total de Italia sería 20% más alta si todas las empresas estuvieran a la altura de las empresas más productivas en su sector localmente en Italia.

En Estados Unidos, como contraste, se lograría solo un aumento del 10% porque una proporción mayor de las empresas están en la frontera tecnológica. Estas cifras muestran la importancia de las diferencias en la difusión tecnológica. No hay mediciones para nuestro país pero es obvio que las oportunidades de aumento de la productividad a través de mejorar la calidad de la educación y la difusión de las mejores prácticas tienen que ser mucho mayores que en Italia. Nuestra integración al desarrollo tiene que pasar por mejorar esta difusión.

Todas las tareas necesarias para la difusión de las mejores prácticas-en diseño, en producción, en mercadeo-se pueden resumir en la palabra educación aunque no necesariamente todas tengan que ver con el Ministerio de Educación. Es necesario acercar a los empresarios, los profesionales, los obreros, los ciudadanos en general (los agentes de cambio) a las fuentes de mejores prácticas productivas.

Como el estudio de la OECD también nota, las empresas que más rápidamente se ajustan a las nuevas prácticas son las pertenecientes o asociadas a empresas multinacionales que son parte de las cadenas globales de producción y conocimiento. La mayor parte de la gente cree que hay que asociarse con estas empresas por que traen dinero. Esa no es la razón principal. Es porque traen tecnología de punta.

Te recomendamos
Consulta por teléfono sobre el subsidio de $300 ofrecido por el Gobierno ante emergencia
Marta, la vendedora que no recibió el bono de $300: “Grité por la angustia y decepción de no tener dinero”
Cómo identificar las diferencias entre el coronavirus, la gripe y las alergias
¿Cómo cortarte el cabello durante la cuarentena? Los mejores consejos para lograrlo
VIDEO: Alberto Laresca, el imitador salvadoreño de Selena Quintanilla

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad