Cuarentenas generalizadas: ¿Por qué no funcionan en Latinoamérica?

En el manejo de epidemias, la historia y la ciencia nos indican que el mecanismo o método más efectivo es encontrar a los enfermos, tratarlos y aislarlos; así se combatió HIV-SIDA o ébola, tarea que tampoco es fácil. Pero los virus SARS poseen un dinamismo de contagio más versátil que HIV-SIDA y ébola. El concepto de “dinamismo” de contagio es clave, y no lo estudiamos ni lo solucionamos.

Jul 31, 2020- 21:40

La enfermedad del coronavirus, ocasionada por el virus SARS-Cov2, posee tres periodos: latencia, incubación e infección; y debido a las investigaciones se conoce que aproximadamente un 60% de los contagiados son asintomáticos y estos sujetos son los que ocasionan el mayor contagio comunitario. (Viral dynamics in mild and severe cases of COVID-19; Liu, Yan, et al. 2020; The Lancet). Acabar con la epidemia sólo bastaría con 15 días de aislamiento. Parece fácil, 15 días de cuarentena y ya, pero no lo es…

Un aislamiento efectivo en COVID19, para que realmente tenga un impacto tiene que ser radical, las “EXCEPCIONES” rompen la lógica; y la quiebran por los “asintomáticos” y por OTRA RAZÓN de mayor peso cultural y socio-económica:

1.- En países desarrollados las familias tienen la capacidad financiera para abastecerse 15 días de alimentos y otros insumos que necesiten (medicinas, etc.); tienen ahorros y pueden soportar sin problemas estas dos semanas de aislamiento; también, poseen viviendas más espaciosas y hasta tienen recursos de ocio doméstico que les facilita este periodo de cuarentena. En estos países, se cuenta con un sistema de salud más robusto. El personal de primera línea está bien equipado, lo cual genera un sistema de protección más sólido; además, tienen la capacidad de sustituir o remplazar a los infectados de primera línea. Por último, suele haber niveles de escolaridad más altos y mayor disciplina social.

2.- En países en vías de desarrollo, los niveles de pobreza son altos y las familias son más numerosas (entre 3.5 y 5 miembros por familia); la gente NO tiene ahorros, necesita salir a trabajar cada día para comer; hay más hacinamiento, espacios reducidos —factor que genera violencia o agresividad—; y no tienen mayores recursos de ocio. En Latinoamérica, los sistemas de salud son muy limitados; el personal no tiene el equipo de bioseguridad requerido se contagian y hay más decesos; luego, se contagian más y hay menos capacidad de remplazos del personal requerido. Los niveles de escolaridad son más bajos, hay mayor desdén e irrespeto a las normas.

En las cuarentenas latinoamericanas hay muchas excepciones y, por lógica ,mucho contagio comunitario de asintomáticos; policías, soldados, agentes del CAM, enfermeras, médicos amplifican el contagio; por ende, en supermercados, farmacias, tiendas y cajeros se crean nodos de infección. La epidemia no se detiene tan fácil. No sé si será fácil o complejo entender esta hipótesis…

¿Qué se debe o puede hacer entonces? Dos recomendaciones sencillas: a) Identificar y geolocalizar a los contagiados con mapas; educar e informar sobre los riesgos; y si fuera necesario,  crear cercos de aislamiento locales; y b) Las Unidades de Salud Municipales deben tener un rol epidemiológico más activo, en la búsqueda y asilamiento de casos; esta pandemia, es un tema eminentemente local.

En el manejo de epidemias, la historia y la ciencia nos indican que el mecanismo o método más efectivo es encontrar a los enfermos, tratarlos y aislarlos; así se combatió HIV-SIDA o ébola, tarea que tampoco es fácil. Pero los virus SARS poseen un dinamismo de contagio más versátil que HIV-SIDA y ébola. El concepto de “dinamismo” de contagio es clave, y no lo estudiamos ni lo solucionamos.

Esta semana viajé a Jocaitique, Morazán; al pasar por Sensuntepeque vi un hervidero comercial —seguramente seguirá el contagio— (60 casos), pero al llegar a Jocoaitique observé todo cerrado, viviendas aisladas y nadie en la calle (4 casos). Son dos lugares muy distintos de un mismo país, que demandan tratamientos diferentes: felicitar y estimular este comportamiento en Jocoaitique y educar, cercar y aislar Sensuntepeque (cosa que no será fácil).

El debate no es de paralizar o no la economía para bajar la curva —lo cual también es complejo—; es un asunto demográfico, cultural y socio-económico, pero sobre todo algo que se debe resolver desde la epidemiología y con un enfoque técnico y no político. Ojalá los tomadores de decisión lo entiendan…

 

Investigador Educativo.

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad