NOTICIAS | Cierre del zoológico nacional NOTICIAS | Amplían régimen de excepciónDEPORTES | Final Alianza-Águila

El químico y sacerdote que se convirtió en pastor de El Salvador

.

Por Richard Antall
Sacerdote

La muerte del arzobispo emérito de San Salvador, Fernando Sáenz Lacalle, a la edad de 89 años, me ha llenado de muchos recuerdos del mejor obispo que he conocido, y el obispo que he conocido mejor.

Para comprender la sorprendente complejidad del hombre que la Providencia eligió para pastorear la diócesis de la capital de El Salvador tras una devastadora guerra civil, pienso en una anécdota que solía contar sobre su época de niño en un internado en España. Cada semana lo enviaban al estadio con sus compañeros de estudios para ver los partidos de fútbol.

“Entré y luego caminé hasta la salida más lejana y salí del estadio para ir al cine”, recordaría. Luego estaría de regreso en el estadio a tiempo para tomar el autobús de regreso a la escuela.

Sí, su imaginación era más fuerte que un interés por los deportes (más tarde en la vida, leería traducciones al español de contrabando del último libro de Harry Potter con lo que me impresionó como un regocijo infantil). Pero esa historia también traicionó una contradicción fascinante sobre él: obediente hasta el extremo, pero también prudencialmente independiente.

Trabajé con el arzobispo Sáenz Lacalle durante casi una década como una especie de amanuense para la correspondencia en inglés, y luego como factotum en una variedad de funciones. Vivió en un retiro tranquilo desde 2008 hasta su muerte el 28 de abril.

Después del internado, estudió ingeniería química y, aunque nunca la ejerció, lo vi despistar a un representante de una empresa minera canadiense que quería extraer los restos de oro en unas antiguas minas de El Salvador. Los ecologistas estaban preocupados por contaminar el precario suministro de agua del país y le preguntó al hombre, que parecía más un portero de hombros anchos en un club exclusivo: “Usted dice que el cianato es un subproducto del proceso de extracción”.

El hombre asintió, obviamente preguntándose a dónde iba esto. “¿Cuál es la fórmula del cianato en oposición al cianuro? ¿Y cómo sabes que no se filtrará de estos tanques de los que hablas? A pesar de algunas garantías de pánico, el representante nunca se puso en contacto con él al respecto.

El estudiante de ingeniería química, sin embargo, fue a Roma a estudiar teología después de graduarse de la universidad. Su disertación doctoral fue sobre la línea de San Pablo a los Colosenses sobre cómo su sufrimiento (y por implicación el nuestro) puede “completar lo que falta en los sufrimientos de Cristo” (Colosenses 1:24-26). Aunque consultó con el gran teólogo tomista Padre Réginald Garrigou-Lagrange, OP, para escribirlo, no lo publicó por falta de fondos. Pero la intuición de nuestra participación en la redención al llevar la propia cruz fue algo que él vivió.

El joven numerario del Opus Dei fue posteriormente ordenado y enviado lejos de su país natal. En El Salvador estuvo involucrado en la pastoral juvenil, así como en la formación cristiana, retiros y dirección espiritual. Más tarde, fue llamado a ayudar a fundar una universidad católica en El Salvador, de la cual se desempeñó como vicerrector.

Gracias a una extraordinaria serie de acontecimientos, se convirtió en obispo auxiliar, luego en obispo del ordinariato militar y, en 1995, en el primer ordinario nacido en el extranjero de San Salvador. Sucedió al leal arzobispo Arturo Rivera y Damas, quien había sucedido al hombre cuyo director y confesor había sido el arzobispo Sáenz Lacalle, san Óscar Romero.

Recuerdo que me sorprendía que cuando el arzobispo respondía a las llamadas se identificaba simplemente como “Fernando Saenz Lacalle”. Era un hombre santo, orante y piadoso en el espíritu metódico del fundador del Opus Dei, san Josemaría Escrivá de Balaguer, a quien conocía desde su época en Roma. No puedo olvidar lo puntilloso que era el arzobispo con su paso por la capilla y la forma en que visitaba al Santísimo Sacramento cada vez que salía y volvía a su residencia.

En un momento durante nuestro tiempo juntos, me pidió que leyera una enorme biografía del Beato Juan de Palafox, Obispo de Puebla, México, a mediados del siglo XVII y fundador de la famosa Biblioteca Palafoxiana.

Nacido en la oscuridad en Fitero, el pueblo vecino a donde nació el arzobispo Sáenz Lacalle, el obispo Palafox ascendió en las filas de la jerarquía de la Iglesia en México. Una disputa sobre la autoridad episcopal, un tema del Concilio de Trento en ese momento, llevó a los jesuitas a trabajar en su contra y diseñar su remoción y retiro a una diócesis pobre en España. Su causa de beatificación fue retomada posteriormente por el trono español y finalmente, el Papa Juan Pablo II la reactivó y fue proclamado Beato en 2011.

Supongo que el arzobispo Sáenz Lacalle se identificó con Palafox por muchas razones además de la proximidad de los respectivos lugares de nacimiento.
Desde el principio, el arzobispo Sáenz Lacalle fue una elección controvertida para San Salvador, enfrentando críticas constantes y lo que yo llamaría un comportamiento pasivo-agresivo por parte del clero. Una vez me mostró una carta anónima en la que lo criticaba personalmente. Sabía quién era el sacerdote que lo había escrito, dijo, porque el sacerdote constantemente escribía mal las mismas palabras cuando escribía sobre otros temas y firmaba con su nombre.

Pero a pesar del veneno de sus oponentes, el arzobispo siempre estuvo alegre. Podía reírse de los ataques de sus críticos, que venían de izquierda, derecha y en el medio. Recuerdo que vio gran humor en la extraña historia de Herman Melville de Bartleby the Scrivener, cuya obstinación del personaje del título se resumía en su frase repetida: “Preferiría no hacerlo”.

Fue escrupulosamente orientado a la tarea, terminó la reconstrucción de la catedral de San Salvador, una iglesia muy hermosa pero que costó una gran cantidad de recursos y energía. Con un trabajo cuidadoso respondió a la destrucción provocada por dos terribles terremotos en el año 2000. Con paciencia organizó el trabajo pastoral de la arquidiócesis después de la guerra civil de El Salvador, visitando parroquias, confirmando a decenas de miles de jóvenes y bendiciendo innumerables nuevos proyectos de construcción mientras se mantiene en equilibrio sobre la cuerda floja de la política salvadoreña. Acosado por un reportero por su opinión sobre la administración de un presidente saliente, dijo que el asunto estaba “muy abierto a opiniones”.

Dudo que él mismo haya recibido un juicio justo en el ambiente polarizado de un país aún en crisis de conflicto e identidad. Sin embargo, fue un verdadero líder, guiado por su propia conciencia cuando otros se movían por las opiniones de quienes lo rodeaban.

“Si la posteridad lo descuida, pronunciará juicio no sobre él sino sobre sí misma”, dijo Mons. Ronald Knox sobre su amigo, el gran escritor católico GK Chesterton. Las mismas palabras son apropiadas para el arzobispo Sáenz Lacalle, un hombre que nunca trató a sus enemigos con la injusticia que él mismo fue tratado. Ni siquiera tengo que escribir “puede” en la fórmula que usamos para orar por los difuntos. Sé que descansa en paz. ecuerdo que me sorprendía que cuando el arzobispo respondía a las llamadas se identificaba simplemente como “Fernando Saenz Lacalle”. Era un hombre santo, orante y piadoso en el espíritu metódico del fundador del Opus Dei, san Josemaría Escrivá de Balaguer, a quien conocía desde su época en Roma. No puedo olvidar lo puntilloso que era el arzobispo con su paso por la capilla y la forma en que visitaba al Santísimo Sacramento cada vez que salía y volvía a su residencia.

En un momento durante nuestro tiempo juntos, me pidió que leyera una enorme biografía del Beato Juan de Palafox, Obispo de Puebla, México, a mediados del siglo XVII y fundador de la famosa Biblioteca Palafoxiana.

Nacido en la oscuridad en Fitero, el pueblo vecino a donde nació el arzobispo Sáenz Lacalle, el obispo Palafox ascendió en las filas de la jerarquía de la Iglesia en México. Una disputa sobre la autoridad episcopal, un tema del Concilio de Trento en ese momento, llevó a los jesuitas a trabajar en su contra y diseñar su remoción y retiro a una diócesis pobre en España. Su causa de beatificación fue retomada posteriormente por el trono español y finalmente, el Papa Juan Pablo II la reactivó y fue proclamado Beato en 2011.
Supongo que el arzobispo Sáenz Lacalle se identificó con Palafox por muchas razones además de la proximidad de los respectivos lugares de nacimiento.
Desde el principio, el arzobispo Sáenz Lacalle fue una elección controvertida para San Salvador, enfrentando críticas constantes y lo que yo llamaría un comportamiento pasivo-agresivo por parte del clero. Una vez me mostró una carta anónima en la que lo criticaba personalmente. Sabía quién era el sacerdote que lo había escrito, dijo, porque el sacerdote constantemente escribía mal las mismas palabras cuando escribía sobre otros temas y firmaba con su nombre.
Pero a pesar del veneno de sus oponentes, el arzobispo siempre estuvo alegre.

Podía reírse de los ataques de sus críticos, que venían de izquierda, derecha y en el medio. Recuerdo que vio gran humor en la extraña historia de Herman Melville de Bartleby the Scrivener, cuya obstinación del personaje del título se resumía en su frase repetida: “Preferiría no hacerlo”.

Fue escrupulosamente orientado a la tarea, terminó la reconstrucción de la catedral de San Salvador, una iglesia muy hermosa pero que costó una gran cantidad de recursos y energía. Con un trabajo cuidadoso respondió a la destrucción provocada por dos terribles terremotos en el año 2000. Con paciencia organizó el trabajo pastoral de la arquidiócesis después de la guerra civil de El Salvador, visitando parroquias, confirmando a decenas de miles de jóvenes y bendiciendo innumerables nuevos proyectos de construcción mientras se mantiene en equilibrio sobre la cuerda floja de la política salvadoreña. Acosado por un reportero por su opinión sobre la administración de un presidente saliente, dijo que el asunto estaba “muy abierto a opiniones”.

Dudo que él mismo haya recibido un juicio justo en el ambiente polarizado de un país aún en crisis de conflicto e identidad. Sin embargo, fue un verdadero líder, guiado por su propia conciencia cuando otros se movían por las opiniones de quienes lo rodeaban.

“Si la posteridad lo descuida, pronunciará juicio no sobre él sino sobre sí misma”, dijo Mons. Ronald Knox sobre su amigo, el gran escritor católico GK Chesterton. Las mismas palabras son apropiadas para el arzobispo Sáenz Lacalle, un hombre que nunca trató a sus enemigos con la injusticia que él mismo fue tratado. Ni siquiera tengo que escribir “puede” en la fórmula que usamos para orar por los difuntos. Sé que descansa en paz.

KEYWORDS

Monseñor Opinión

Patrocinado por Taboola

Inicio de sesión

Inicia sesión con tus redes sociales o ingresa tu correo electrónico.

Iniciar sesión

Hola,

Bienvenido a elsalvador.com, nos alegra que estés de nuevo vistándonos

Utilizamos cookies para asegurarte la mejor experiencia
Cookies y política de privacidad