Mirar desde las ventanas del vagón

Ago 14, 2019- 18:49

Culpable del pasado, el abogado Endson intenta redimir su error, pidiendo perdón a Dios e —inútilmente— a la triste y adorable visión que aparece en su apartamento en sus momentos solos. Cuando la vuelve a encontrar, leyendo eternamente libros sobre Derecho Penal, le habla con voz desesperada, pidiéndole que le vea a los ojos, rogando su perdón por haber condenado a su padre inocente. Entonces le confiesa el amor y la piedad que ella –desde años atrás— cree que no existen en el mundo. Pero al parecer es tarde ya para redimir su antigua culpa.

Así sus intentos son vanos pues la joven —desde su otro tiempo— no puede escuchar la sinceridad de sus palabras e irrumpe en llanto, convirtiéndose en un promontorio de rosas deshojadas. Endson queda sin aliento ante aquello, sin saber qué hacer y, sintiendo aún más su patética soledad, la pierde una vez más, en medio de su tardía obsesión de perdonarse a sí mismo.

Regresa a su despacho. Por la ventana que da a la calle mira desde allá a la joven fantasma que aborda un tranvía que pasa. Desde la ventanilla del vagón ella vuelve los ojos hacia el desmoralizado jurista, diciéndole con la mirada nuevamente adiós, como todos los días de su eterno e imposible viaje.

<Libros Balaguer en editoriales La Ceiba>

Te recomendamos

El festival “Foodsion Suprema 2020” llega cargado de sorpresas y esto es lo que debes saber
7 preguntas y respuestas frecuentes sobre el coronavirus
Frijoles, el beneficioso y tradicional alimento que favorece tu salud
5 maneras infalibles para ahuyentar los zancudos por las noches

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad