Masha y su bebé no deberían estar solos

Oct 04, 2018- 20:23

Hace unos días se publicó un artículo, en otro rotativo, sobre la tragedia de una joven salvadoreña, con el nombre ficticio de Masha, que está siendo procesada por homicidio contra su bebé, quien gracias a Dios sobrevivió. Según la información transmitida, Masha fue violada desde los 12 años por su padrastro, quien es el papá del bebé.

En un juicio de este tipo, el juez deberá analizar no solo la evidencia presentada, sino también el estado de salud mental de Masha después de años de abuso. Para algunos delitos pueden haber atenuantes que disminuyen la pena por justicia, examinando bien la situación antes de dictar sentencia.

Este no es un caso aislado. Lamentablemente hay muchísimos menores siendo violados por personas cercanas, y las leyes no los están protegiendo. El Estado está en deuda con ellos, y cuando hay embarazos, también lo está con los bebés. Hay tantas formas que se podría combatir este crimen que destruye vidas inocentes. Se debe trabajar para brindar protección a niños y adolescentes creando lugares en escuelas, policía, alcaldías, teléfono amigo, donde víctimas tengan acceso fácil para poner denuncias, pedir y recibir apoyo, para capturar a los depredadores y sus cómplices si los hay.

¿Por qué no se invierte en desarrollar campañas para que los niños sepan decir NO; que no deben permitir que nadie los toque o abuse, que no deben tener miedo de hablar y que no crean las amenazas de sus abusadores? ¿Por qué los violadores salen libres tan fácilmente? ¿Por qué se propone como solución legalizar el negocio aborto, que además de matar al inocente, explota a las madres poniendo es riego su salud física y mental que ya han sufrido lo indecible y que serviría para que los violadores las lleven a abortar y sigan abusándolas? ¿Por qué no hay más hogares para recibir mujeres con embarazos en dificultades, víctimas de abuso, abandono o violación como el de Fundación Sí a la Vida donde se les brinda apoyo integral? ¿Por qué no hay apoyo del Estado para la mujer?

En cambio, este gobierno está desarrollando programas –sin consultar a los padres– de una supuesta “educación integral de la sexualidad” que más bien incita a una actividad sexual “placentera” desde pequeños, como “derecho”. En reciente conferencia de prensa, el viceministro de Educación propuso enseñar a niños en las escuelas que es normal de ser “gay, lesbiana, travesti, bisexual, intersexual…” como materia de “¿moral-cívica-urbanidad?” – Incoherencia. Esto ha sido criticado y rechazado por instituciones y padres de familia alarmados por ser un abuso del gobierno. En otros países ya se está incluyendo la pederastia como normal por ser una orientación sexual más. No hay límites.

La escuela debe educar académicamente (matemáticas, ciencia, gramática, geografía, historia, arte, deporte, etc.) pero no le competen temas íntimos de la familia. La ley protege el derecho de los padres como primeros, principales e insustituibles educadores de sus hijos para salvaguardar su inocencia, lo cual ha sido violentado por el Mined actual.

Si hay interés en ayudar a reducir los abusos de niños, se puede dar charlas en escuelas para padres sobre cómo proteger a los hijos de depredadores sexuales, sobre la importancia de que los padres hablen con los hijos sobre la sexualidad, educando su voluntad, responsabilidad en libertad.

Legalizar el aborto muestra el fracaso del Estado y la sociedad a proveer el apoyo que la mujer necesita. La violencia y la muerte nunca pueden ser solución.

Máster en Desarrollo Humano
Máster en Asesoramiento Familiar

Te recomendamos

Noticias El calvario que sufrió Clara, quien fue violada por un policía en San Salvador
Noticias Así es el plan de Yamil Bukele para que la Selecta clasifique al Mundial 2022
Noticias Milton, el migrante que vio morir a Óscar y a Valeria en el río Bravo, narra la tragedia salvadoreña que conmovió al mundo