Dichosos los que escuchan la Palabra de Dios y la practican

Tú vas a salir de aquí no a transmitir muchos textos, no te van a recordar por todos los argumentos que hagas sino por cómo hiciste sentir en ese momento a esa persona. No te van a recordar por lo que les enseñaste, sino por como lo hicisteis sentir cuando estabas con ellos.

Feb 08, 2020- 23:56

En el evangelio de Marcos 12, 28-31 el Señor nos dice que hay dos Mandamientos:
1. ESCUCHA, ISRAEL: El Señor tu Dios es un único Señor. Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu inteligencia y con todas Tus fuerzas.
2. AMA AL PRÓJIMO COMO A TI MISMO: Y que no hay ningún mandamiento más importante que estos. Dios nos dio dos oídos y una lengua para oír el doble y hablar la mitad. La Fe viene por el oído.
EN LUCAS 10, 28 Jesús nos dice con respecto a estos dos mandamientos: “Lo que has escuchado ponlo en práctica y vivirás”. Si lo practicas, no morirás.
LUCAS 8, 20-21. “Tu madre y tus hermanos están fuera y quieren verte”. Jesús respondió: “Mi madre y mis hermanos son los que escuchan la palabra De Dios y la cumplen”. Es decir. los que quieren ser de los míos tienen que ser como mi Madre, que escuchó la palabra y la cumplió.
MATEO 7, 21-27. “No todo el que me diga ¡Señor!. ¡Señor! entrará en el reino de los cielos sino el que cumpla la voluntad de mi padre”.
El verdadero discípulo no se conoce por lo que ora ni por lo que predica ni por los milagros que realiza; se conoce porque cuando vienen 1as tormentas, no se derrumba. Un milagro no solo es cuando los problemas se desaparecen. El verdadero milagro es cuando la tormenta no desaparece nuestra fe. Es que a pesar de la enfermedad tú estés aquí alabando a Dios. No es solo que desaparezcan tus problemas. Un milagro es que todos tus problemas no te hayan desaparecido a ti. ¡Un milagro es que estés aquí!
El verdadero discípulo se conoce cuando hay tormenta. Aquellos que escuchan y ponen en práctica la palabra se parecen al hombre que edificó su casa sobre la roca y vienen las tempestades. pero la casa no se cae.
¿Cuántos quieren ser felices? Entonces cumplan la Palabra de Dios.
JUAN 13, 12-17: “Cuando terminó de lavarle los pies, se puso de nuevo el manto, volvió a la mesa y les dijo: ¿Comprenden lo que he hecho con ustedes? Ustedes me llaman Maestro y Señor, y dicen bien, porque lo soy. Pues yo. siendo el Señor y el Maestro, les he lavado los pies, también ustedes deben lavarse los pies unos a otros. Yo les he dado ejemplo, y ustedes deben hacer como yo he hecho. En verdad les digo: El servidor no es más que su patrón y el enviado no es más que el que lo envía. Pues bien. ustedes ya saben estas cosas: felices si las ponen en práctica”.
Dios nos enseñó a servir. ¿Quieres hacer feliz a tu esposo, a tu esposa, a tus hijos? Entonces sírvele.
SANTIAGO 1, 22-25: “Pongan por obra lo que dice la Palabra y no se conformen con oírla, pues se engañarían a sí mismos. El que escucha la palabra y no la práctica es como aquel hombre que se miraba en el espejo. pero apenas se miraba, se iba y se olvidaba de cómo era. Todo lo contrario, el que fija su atención en mi ley perfecta de la libertad y persevera en ella, no como oyente olvidadizo, sino como activo cumplidor; este será dichoso al practicarla”.
De este texto es que voy a predicar. Ahora comienza la prédica. (Así dijo Salvador) No te puedes quedar solo oyéndome. No puedes ser un oyente olvidadizo que escucha la palabra, que escucha la prédica y lo olvida todo y no lo pone en práctica.
Cuando haya un problema, la palabra De Dios nos dice:
l. No temas …
2. Somos más que vencedores …
Los que escuchan y practican la Palabra son personas felices. El mejor argumento de lo que nosotros creemos, de nuestros valores, es la felicidad con la que nosotros vivimos.
Nuestros hijos no se quieren casar. Las parejas. hoy en día, son especie en extinción. Los hijos piensan: ¿para que se van a casar si ven a su papá haciendo infeliz a una mujer? Que vean a tu pareja feliz. Que vean que se puede vivir y estar alegres para que los hijos crean en el matrimonio. Es un deber como cristiano tanto del hombre como de la mujer.
El regalo más grande que te puedas dar es saber que estás cumpliendo la Palabra de Dios en tu vida. La vida cristiana no es una vida triste. Si estás cumpliendo la Palabra de Dios siéntete dichoso. Cambia esa cara. Que los demás quieran de lo que tú tienes. No llegues a tu casa con cara de martirio. Vamos logrando poner en práctica la palabra con la ayuda de Dios. ¡Ten fe!
El papa Francisco, en EVANGELII GAUDIUM NO. 150-151, nos dice que Jesús se enojaba con aquellos maestros que enseñaban la palabra pero no se dejaban iluminar por ella. Nos dice que quien quiera predicar la Palabra primero debe estar dispuesta a dejarse conmover por la Palabra y hacerla carne … de esta manera la predicación consistirá en comunicar a los otros lo que hemos contemplado. No se nos pide que seamos inmaculados. pero sí que estemos siempre en crecimiento, que vivamos el deseo profundo de crecer en el camino del Evangelio y no bajemos los brazos.
No se puede perseverar en una evangelización si no se hace de corazón. Si no estás convencido de lo que vas a predicar, no se lo puedes trasmitir.
Tú vas a salir de aquí no a transmitir muchos textos, no te van a recordar por todos los argumentos que hagas sino por cómo hiciste sentir en ese momento a esa persona. No te van a recordar por lo que les enseñaste, sino por como lo hicisteis sentir cuando estabas con ellos.
Jesucristo te ama. Dio su vida por ti para salvarte. Resucitó y está vivo a tu lado cada día para acompañarte, para bendecirte, para sanarte, para protegerte, para liberarte y hoy me envió a ti para abrazarte.
¿Quienes quieren seguir escuchando la Palabra De Dios? Pues vaya a misa todos los domingos y póngala en práctica.

Predicador católico.

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad

Suscríbete a elsalvador.com  

Bienvenido a elsalvador.com Estás por completar la cantidad de artículos gratis semanales. Te quedan 4 notas disponibles.

Al suscribirte obtienes:

  • Acceso ilimitado a ELSALVADOR.COM en web, móvil y app.
  • Contenido exclusivo de Focus Data
  • Acceso a E-paper de El Diario de Hoy.
  • 2 membresías del Club EDH con beneficios y descuentos exclusivos
Suscribirme ahora
Suscríbete a elsalvador.com  

Has llegado al límite de artículos gratis semanales, suscríbete y accede a:

  • Acceso ilimitado a ELSALVADOR.COM en web, móvil y app.
  • Contenido exclusivo de Focus Data
  • Acceso a E-paper de El Diario de Hoy.
  • 2 membresías del Club EDH con beneficios y descuentos exclusivos
Suscribirme ahora
DESDE

$1.99 mensual

Ya eres suscriptor? Ingresa aquí.

Términos y condiciones