Hablando de la locura y del Poder

El caldo propicio para la tiranía es aquel en donde el presidente de un país cualquiera se ha trastornado por el Poder y ahora, al no tener límites, endiosado por las turbas que lo siguen y sin nadie que se atreva a advertirle de su locura, empieza a cometer excesos y destruye el equilibrio en la República.

Por José Miguel Fortín Magaña
Médico psiquiatra

Feb 13, 2020- 10:08

Hablar de la locura resulta interesante, porque desafortunadamente es más común de lo que quisiéramos. Hoy ya no podemos referirnos a una sola patología como la causante de la pérdida de la razón. Por ejemplo, alguien que consume drogas podría también estar afectado por una enfermedad relativa al estado de ánimo, como la bipolaridad y además tener un trastorno de personalidad, en lo que el manual diagnóstico y estadístico de las enfermedades mentales en su 4ª edición llamó el eje 2.
Alguna vez, por ejemplo, hablamos del trastorno narcisista de la personalidad, definiendo en él a los seres humanos que creen ser el centro del universo. Otra vez hablamos de la mitomanía, es decir, esa enfermedad que se caracteriza por mentir innecesariamente, llegando quien la padece a creer sus propias falsedades, frecuentemente relacionado con un “complejo de Edipo” mal resuelto, en donde la figura del padre es inalcanzable para el débil muchachito.
Advertimos entonces que más grave resulta cuando quien padece de estas dolencias llega también a tener poder, porque entonces cree con facilidad que su propia voluntad es la voluntad del Pueblo y que el Pueblo se encarna en él, llegando al final a convencerse que Pueblo y ese gobernante son uno, como tantas veces lo hemos visto en la historia.
¿Recuerdan a Nerón gritando a su muerte que el mundo había perdido al mayor de los poetas? ¿A Luis XIV, diciendo “El Estado soy yo”? O a Hitler o Stalin suponiéndose imprescindibles?
El problema de los seres humanos normales, sin contrapesos en el ejercicio del poder, es que fácilmente pueden agrandarse y llegar a creer inclusive que son elegidos de Dios, pero cuando se adolece de una patología y no se tiene una institucionalidad fuerte que ponga límites a lo que el funcionario desquiciado está haciendo, entonces la cosa es peor porque nos podríamos estar enfrentando al probable inicio de una dictadura. Ahí el gran líder llegará a oír la voz de dios (en minúsculas a propósito) en forma de un pajarito o con las manos juntas en posición reverente ante Alá, quien le dictará las órdenes que invariablemente tendrán que ver con la destrucción de sus enemigos que según su propia locura, si lo son de él, también lo son del Pueblo, al que él cree encarnar por mandato supremo.
El caldo propicio para la tiranía es aquel en donde el presidente de un país cualquiera se ha trastornado por el Poder y ahora, al no tener límites, endiosado por las turbas que lo siguen y sin nadie que se atreva a advertirle de su locura, empieza a cometer excesos y destruye el equilibrio en la República.
Eso pasa cuando el uso de drogas, el desvelo o los trastornos de personalidad combinados y los excesos se juntan. Eso probablemente traerá un empeoramiento en la salud mental del hipotético personaje y la manía de una bipolaridad hasta entonces oculta, hará su entrada triunfal.
Menudo problema tendrá entonces la nación, pero más grave será no hacer nada, porque la locura, sin tratamiento y sujeta a las mismas causas que la produjeron, no irá disminuyendo, sino aumentando. Si llega, por populismo, a adquirir el poder absoluto en el parlamento, nadie lo detendrá, como pasó en la Alemania de la segunda guerra o en la Unión Soviética de Stalin.
Eso fue lo que hizo decidir a los ecuatorianos a retirar del Ejecutivo a Abdalah Bucaram o antes, en España, retirar la corona de doña Juana la loca.
Pero estas consideraciones son en un país hipotético, con un hipotético presidente, que enfermo por el poder y las drogas, ha desarrollado una manía que pudiera costarle carísimo a la democracia de esa hipotética nación.

Médico Psiquiatra

Te recomendamos

El festival “Foodsion Suprema 2020” llega cargado de sorpresas y esto es lo que debes saber
7 preguntas y respuestas frecuentes sobre el coronavirus
Frijoles, el beneficioso y tradicional alimento que favorece tu salud
5 maneras infalibles para ahuyentar los zancudos por las noches

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad