¿Namasté, Donald Trump?

.

Por Pascal Drouhaud
Politólogo, presidente LATFRAN

Feb 29, 2020- 22:13

El Presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, acaba de efectuar una visita de dos días a India. Este viaje se inscribe en el reforzamiento de la posición de India al nivel regional y mundial. Dwight Eisenhiwer fue el primer Presidente estadounidense en efectuar una visita a India en 1959, luego Jimmy Carter haría el viaje a New Delhi en 1978. En estos 20 últimos años, todos los mandatarios fueron : Bill Clinton, George W. Bush, Barack Obama (2 veces), haciendo la demostración de la posición siempre importante de India.

Las imágenes de Trump con el Primer Ministro Narendra Modi revelaron una amabilidad y comprensión mutua, dejando entrever la posibilidad de crear un eje estratégico entre los dos países. Este eje, que podría ser histórico pero todavía en construcción, lleva la idea de una forma de “contención” de una China sobrepotente pero, de manera momentánea, debilitada por la epidemia del coronavirus.

La relación EE.UU.-India no fue siempre fácil. Independiente desde 1947, India tenía como prioridad la de mantener una unidad nacional, en la diversidad de sus regiones, y lograr un esquema de desarrollo a pesar de un crecimiento poblacional fuerte y trazas de subdesarrollo. Hoy en día, una potencia emergente fuerte, con pilares que le hacen entrar en el club de las 10 primeras potencias del mundo. Potencia del espacio, nuclear, digital, construyó un esquema especifico.

Hoy, India apuesta volverse un interlocutor privilegiado de los Estados Unidos, ofreciendo una forma de opción asiática nueva, que rompe con la sola propuesta china.

Las actuales relaciones comerciales tensas entre China y EE.UU., reforzaron para la Casa Blanca la credibilidad de una forma de “plan B” asiático. El tono de la relación EE.UU.-India sería ganar-ganar . India gana estatus de potencia de primer rango, mientras los Estados Unidos intentan balancear la influencia de China.

Es justo en este momento que China está enfocada en combatir el coronavirus cuando los EE.UU. e India manifiestan públicamente su acercamiento.

A pesar de las tensiones comerciales que ha habido entre los Estados Unidos e India, el diálogo al más alto nivel se concretizó.

Más allá de la pompa de su viaje, el cual concluyó con una cena grandiosa en el Rashtrapati Bhavan de New Delhi, el fondo de esta visita consistía en buscar los medios para establecer un acuerdo comercial global.
Las dificultades están presentes pero Donald Trump y Narendra Modi se juntan sobre la desconfianza que tienen hacia China.

Llevar al presidente de los Estados Unidos al Ashram de Sabarmati, fundado por Mohandas Karamchand Gandhi, que todos conocemos como Mahatma Gandhi , fue un acto político fuerte y emotivo tal como lo fue, en otro sentido, la reunión pública en el Motera Stadium, el estadio de cricket donde 100,000 personas aplaudieron a Trump.

Mas allá de este ambiente de confianza bilateral, se trata de construir una alianza estratégica y fiable en Asia y en el Atlántico que pueda contrapuntear a la potencia china. New Delhi no cree en la ruta de la seda que impulsa China. Sabe que el momento es adecuado en términos de intereses estatales.

Ahora bien, India también está tomando riesgos. Desde semanas y en lo particular estos últimos días, las protestas contra la Ley de la Ciudadanía que impulsa el gobierno de Narendra Modi amenazan la estabilidad interna. Los indios musulmanes creen que serán considerados ciudadanos de segunda clase si las medidas previstas por el proyecto son aplicadas. Nunca desde 1984, año durante el cual hubo disturbios con la comunidad Sikh después del asesinato de la Primera ministra Indira Gandhi, India había vivido enfrentamientos tan violentos.

Este clima de tensiones internas puede poner en tela de juicio la estabilidad necesaria para establecer una relación a largo plazo con los Estados Unidos. Tiempo. Es lo que se necesita para crear un escudo bilateral que pueda contestar a la fuerza comercial de China y desarrollar una dinámica balanceando dicha influencia mundial.

La visión existe. La visita de Trump lo demostró. De las próximas elecciones en los Estados Unidos y de la respuesta de New Delhi a la crisis interna actual, dependerá el porvenir del objetivo geopolítico en cuestión.

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad

Suscríbete a elsalvador.com  

Bienvenido a elsalvador.com Estás por completar la cantidad de artículos gratis semanales. Te quedan 3 notas disponibles.

Al suscribirte obtienes:

  • Acceso ilimitado a ELSALVADOR.COM en web, móvil y app.
  • Contenido exclusivo de Focus Data
  • Acceso a E-paper de El Diario de Hoy.
  • 2 membresías del Club EDH con beneficios y descuentos exclusivos
Suscribirme ahora
Suscríbete a elsalvador.com  

Has llegado al límite de artículos gratis semanales, suscríbete y accede a:

  • Acceso ilimitado a ELSALVADOR.COM en web, móvil y app.
  • Contenido exclusivo de Focus Data
  • Acceso a E-paper de El Diario de Hoy.
  • 2 membresías del Club EDH con beneficios y descuentos exclusivos
Suscribirme ahora
DESDE

$1.99 mensual

Ya eres suscriptor? Ingresa aquí.

Términos y condiciones