Hasta que la vida, muerte o matrimonio nos separen

Nov 05, 2019- 21:15

En el azaroso y asombroso viaje de la vida el ser humano suele encontrar en una de las vueltas del camino al ser amado. El mismo que nos acompañará, si no todo, parte del camino. Ese ser inesperado —como lo era la Esfinge mitológica que se nos aparecía en una de las vueltas del sendero, entre los desfiladeros entre Tebas y Corinto, de la antigua Grecia— que nos propone un enigma. El mismo que debemos responder o perecer junto a la aparición. Ese acertijo o adivinanza es el prodigio del amor.
Al casarnos, el cura o el pastor dice el acostumbrado designio “…hasta que la muerte los separe”. Ya que durante nuestra unión nos volvemos “una sola carne”. Pero en la vida real no sólo es la muerte quien nos llega a separar sino también la vida y en muchos casos el matrimonio. Suele haber en ello muchas razones y circunstancias ineludibles. Algunas veces es el cotidiano devenir y sus vicisitudes. En los artistas es la fama; en otras es que el amor muere o se desvanece al no haber respondido su enigma. Pero en todo caso debemos luchar porque el amor no muera, renovando nuestra forma de amar o viendo lo divino de su milagro. Ya que, como la Esfinge mitológica, el verdadero amor suele llegar sólo una vez en nuestro largo andar.
<Libros Balaguer en editoriales La Ceiba

Te recomendamos

Movistar FOTOS: Conoce la centenaria mansión de un expresidente que desafía el paso del tiempo en Soyapango
Movistar El caso Milli Vanilli: a 29 años del fraude más grande en la historia de la música pop
Movistar Nerissa y Katherine, las primas ocultas de la reina Isabel que murieron encerradas en un hospital psiquiátrico

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad