Hagamos del 2020 un año para emprender

El 2020 puede ser un buen año para emprender si se estudia el mercado, se busca y encuentra un nicho que aun no está siendo explotado, si los emprendedores se preparan conceptual y técnicamente

Por Pedro Roque
Ingeniero

Ene 04, 2020- 22:50

En todos los inicios de un nuevo ciclo de 365 días y cada cuatro 366 en nuestro Calendario Gregoriano, intercambiamos deseos de salud, amor, trabajo, prosperidad y éxito en los emprendimientos…
¿Y puede ser el 2020 un buen año para emprender? Yo creo que sí…

Todos tenemos como plataforma de despegue en la que veníamos y terminamos el 2019, y si a nuestro espíritu de superación le sumamos nuevas ilusiones, creatividad y trabajo, podemos hacer del 2020 un buen año para emprender… Incluso considerando la incertidumbre, ya que nadie nos puede asegurar la vida sin incertidumbre, urgencias y sorpresas, sencillamente porque nadie controla todas las variables que influyen en nosotros, nuestros entornos y nuestras empresas. La incertidumbre es parte de nuestra vida, pero lo que sí podemos hacer es prepararnos lo mejor que podamos.

Yo quiero y prefiero creer que el 2020 será un buen año para emprender y de éxito para los emprendedores, que además de su propio sexto sentido, su sueño, sus motivaciones, sus iniciativas y su fuerza de voluntad, aprendan a planificar y organizar bien sus empresas, aplicando reglas y disciplinas para sustentar sus pilares y crecer desde el principio con paso seguro.

Para emprender, considerando las estadísticas que predicen que la mayoría de las nuevas empresas cierra en los primeros dos o tres años, yo creo porque lo hice, que preparándose conceptual y técnicamente, es posible sobrepasar esta fase, si se aprenden y aplican reglas y disciplinas que ayudan a sobrepasar la etapa complicada de los primeros años y ser del diez por ciento que sobrevive después de cinco años.

En mi desarrollo profesional y habiendo logrado escalar hasta manager de control de calidad en una de las multinacionales del automóvil en España, me pregunté un día si de verdad y a pesar de una buena posición y condiciones laborales, quería seguir siendo empleado o crear mi propia empresa. Si de verdad prefería dirigir mi propia empresa y cambiar todo, frente a continuar siendo parte de un proceso gerencial en una gran organización.

Y después de meditarlo y sin consultar con nadie, porque con buena intención son más los que desaniman que apoyan, decidí terminar mi trayectoria profesional de 15 años en la industria del automóvil en Alemania y España y crear y dedicarme a mi propia empresa. Pero no puedo negar que contaba con la ventaja y experiencia de saber como se planifica, organiza y se trabaja en las plantas de producción de una multinacional…

Para emprender, además de estar claro que es un reto y compromiso muy diferente de ser un buen empleado, que rompe la rutina del mismo horario, el mismo lugar de trabajo y realizar todos los días las mismas funciones, requiere aprender y desarrollar nuevas habilidades que no están relacionadas con la especialidad de cada uno.

El éxito estriba en ampliar la base técnica con otros conocimientos y disciplinas necesarias para ser un buen empresario. Y se sabe, que muchos de los negocios que cierran no es por los asuntos técnicos en los que el emprendedor es especialista, sino por otra serie de temas relacionados con la dirección y gestión de las empresas.
Conozco un caso de un excelente producto que por falta de control de los costos indirectos, en la euforia del crecimiento de las ventas, entre más vendían, más perdían.

El 2020 puede ser un buen año para emprender si se estudia el mercado, se busca y encuentra un nicho que aun no está siendo explotado, si los emprendedores se preparan conceptual y técnicamente y, además, están dispuestos a trabajar mucho para alcanzar sus sueños.

Ingeniero.

p.roque@gccinternacional.net

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad