El capitalismo ético

El “capitalismo ético” es, desde mi punto de vista personal, el siguiente paso en su desarrollo o evolución. Este nuevo concepto no significa hacer el capitalismo más socialista, sino hacerlo más humano.

Por Eleonora Escalante
Fundadora de Eleonora Escalant

Oct 05, 2019- 21:45

Desde tiempos pretéritos, el ser humano siempre ha buscado hacer cosas más que ser. La pereza por exceso de ocio nos termina aburriendo, aún cuando nos encante no hacer nada durante los fines de semana. En esa perspectiva, el modelo monárquico, imperial, feudalista o colonialista de nuestros ancestros, llegó a evolucionar a principios de siglo XX, hacia su máxima expresión con dos nuevos modelos económico-político-social para fundamentar el trabajo y la subsistencia humana: el capitalismo, y su opuesto, el socialismo.

El capitalismo se gesta como la evolución natural del feudalismo, a partir del cual se deja atrás el esclavismo o servidumbre señorial; por una estructura de empleo en el cual se paga un salario remunerado (dinero) en intercambio por el trabajo. La noción general de capitalismo nos habla de un sistema económico y social en el cual los medios de producción son y deben pertenecer a la propiedad privada; el mercado (donde se venden productos y servicios) es un mecanismo para asignar los recursos escasos de manera eficiente y el capital sirve como fuente para generar riqueza. Las premisas ideológicas del capitalismo “libre mercado” son: la defensa de la propiedad privada; el enaltecimiento de intereses propios e individuales; los sistemas de precios que se autorregulan libremente y la existencia de competencia. El régimen capitalista ha sido probado por varios siglos, en numerosos países. Y a estas alturas se puede discernir y analizar sus múltiples bemoles y problemas.

El “capitalismo ético” es, desde mi punto de vista personal, el siguiente paso en su desarrollo o evolución. Este nuevo concepto no significa hacer el capitalismo más socialista, sino hacerlo más humano. Se trata de un sistema donde la premisa ideológica de los intereses propios e individuales evoluciona hacia los intereses de la comunidad que habita en nuestro entorno (otras personas, otras especies y el medio ambiente). Se permuta desde la concentración egoísta en la generación de riqueza económica como último fin de la sociedad; hacia una generación de abundancia integral para erradicar con todo aquello que pueda destruir a la sociedad en el futuro. El capitalismo ético significa progresar empresarialmente no solo para mí, sino para ayudar a erradicar la pobreza multi-dimensional existente en la comunidad donde vivo. Significa compensar en educación, salud y cierta calidad de vida a los que viven en un paupérrimo lumpen sin esperanza, para que en un futuro, dejen la pobreza a un lado y sean también empresarios que ayuden a otros, tal cual se les ayudó a salir cuando no tenían nada. También significa proteger al medio ambiente y asegurar su sostenibilidad para las nuevas generaciones.

Finalmente, el capitalismo ético acepta una regulación institucional ética desde un gobierno moral, íntegro y decente. Todo con el propósito de evitar los excesos de codicia, poder, mentira, corrupción y egoísmo que se han evidenciado y han ido carcomiendo los valores éticos más fundamentales de nuestra sociedad, cuales son el respeto, la verdad y la justicia.

La historia nos confirma una y otra vez que un sistema de producción que no dignifica los valores éticos representados en Jesús, está condenado a hundirse y a no evolucionar hacia el futuro. La responsabilidad social empresarial (RSE) no es más que una manera de corregir algunos vacíos del capitalismo. Y de manera responsable, admito que la RSE no es suficiente. Se requiere de un cambio de mentalidad de raíz. ¡Es todo un desafío! Vivir con amor los valores éticos en la empresa y el sector público, para los demás tanto como para nosotros mismos.

MBA-MEng

CEO-Fundadora de Eleonora Escalante Strategy.

www.eleonoraescalantestrategy.wordpress.com

Te recomendamos

Movistar Mujer muere el día de su boda, vestida de novia, cuando se dirigía al altar
Movistar “El amor de mi vida se fue… ¿para qué quiero vivir?”, La Chilindrina rompe el silencio tras la muerte de su esposo con desgarrador mensaje
Movistar Así luce en la actualidad “el niño diva”, el máximo admirador de Lady Gaga

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad