SALUD | Viruela del mono TRENDS | Johnny Depp vrs. Amber HeardDEPORTES | Torneo Clausura 2022

Los 4 Grandes Temas de la Cumbre del Clima (COP 26)

200 países buscarán aterrizar un plan para la prevención del calentamiento catastrófico del planeta en una carrera contra el tiempo.

Por Juan Marco Álvarez

La próxima Cumbre del Clima, también conocida como Conferencia de las Partes ó de los Gobiernos número 26 (COP 26), arranca este domingo 31 de octubre en Glasgow Inglaterra. 200 países buscarán aterrizar un plan para la prevención del calentamiento catastrófico del planeta en una carrera contra el tiempo.

Entre los temas principales que se discutirán se tienen los siguientes:

Mercados de carbono. Todos los componentes del llamado “Libro de Reglas” del Acuerdo de París, es decir, los procedimientos y mecanismos esenciales que hacen operativo el Acuerdo, ya han sido acordados excepto el artículo 6. Esa sección trata sobre cómo desarrollar e implementar los mercados internacionales de carbono, que permiten el comercio de créditos por reducción de emisiones. Lo que impulsa ese comercio se le conoce como “cap and trade” o sistema de límites máximos e intercambio, donde, por ejemplo, a una empresa se le asignan derechos de emisión (o los compra en una subasta) para emitir carbono hasta un cierto límite. Cuando ésta alcanza el límite, puede pagar una fuerte multa o comprar asignaciones de otras empresas que aún tienen algunos créditos de carbono disponibles. Si una empresa puede reducir sus emisiones de manera asequible, podría hacer más de lo requerido. Entonces podría beneficiarse financieramente vendiendo los créditos restantes a otra empresa cuyas reducciones fuesen más costosas.

El mercado también se relaciona con la creación de un impuesto global al carbono, el cual se basa en la premisa de que la sociedad debe pagar por el costo total de consumir combustibles fósiles. Establecer un precio para las emisiones de carbono nivela el campo de juego para la energía limpia, puede potencialmente neutralizar los subsidios que hoy recibe la industria de los combustibles fósiles, e incluso puede asignar un valor a la eliminación del carbono en la atmósfera. En 2018, el economista William Nordhaus recibió el Premio Nobel por aplicar el análisis de costo-beneficio para calcular el número que se necesitaría para implementar un impuesto sobre las emisiones de carbono. Ese número equivale al costo social del carbono y está destinado a representar el daño económico de las emisiones de gases que atrapan el calor, en unidades de dólares por tonelada.

EE. UU. ya opera efectivamente con un precio del carbono de $ 17 por tonelada. A nivel mundial, el precio medio es de solo $ 2 dólares por tonelada y este número tiene un largo camino que recorrer si es que se quiere cumplir con los objetivos del Acuerdo de París. El modelo de Nordhaus estimó que un costo apropiado de $ 40 por tonelada sería suficiente para prevenir niveles peligrosos de cambio climático, pero eso fue en 1992. Hoy, ese valor es lamentablemente inadecuado pues no toma en cuenta los riesgos reales y que ya estamos viviendo en carne propia. Muchos economistas recomiendan establecer un precio bajo y hacerlo crecer gradualmente cada año, hasta que llegue efectivamente a cubrir el costo social del carbono.

Carbón. El primer ministro británico Boris Johnson, quien es el anfitrión de la COP26, ha pedido a los países desarrollados que para el 2030 dejen de usar carbón mineral en un 100%. Recordemos que el carbón es una de las fuentes más grandes de emisiones de gases de efecto invernadero y constituye un componente masivo de la matriz energética mundial. También, Johnson ha pedido que otros países lo eliminen gradualmente para el 2040. Sin embargo, las discusiones sobre este tema no dejan de ser polémicas. A principios de este año, el Grupo de los Siete (G7) tuvo una reunión donde no se llegó a un acuerdo sobre la determinación de una fecha para dejar de usar el carbón. China e India, que en las últimas semanas han sufrido crisis energéticas en parte debido a la escasez de carbón, también se han resistido a comprometerse con la eliminación del carbón en su totalidad.
Financiamiento climático. Los expertos dicen que el financiamiento climático probablemente emergerá como uno de los temas más desafiantes de la COP26. Los países en desarrollo, que son los que menos han contribuido con emisiones, exigen que los países desarrollados cumplan su compromiso de movilizar $ 100,000 millones por año para ayudarlos a mitigar emisiones y adaptarse a los efectos cada vez mayores del cambio climático. Otro tema que se espera que surja es cómo ayudar a las naciones que ya están experimentando pérdidas y daños, debido al cambio climático.
Metano. Los líderes de los países desarrollados se comprometerán formalmente a reducir las emisiones de metano en al menos un 30 por ciento para 2030, un objetivo que Estados Unidos y la Unión Europea dieron a conocer en septiembre pasado. No olvidemos que el metano (CH4) es 35 veces más potente que el dióxido de carbono (CO2) en términos de su capacidad de generar calentamiento global. Por hoy, más de una docena de países ya han firmado el pacto. Sin embargo, el principal emisor de metano del mundo, China, aún no se ha unido.

El Lic. Álvarez es experto en sostenibilidad y medio ambiente.

KEYWORDS

Editoriales Opinión

Patrocinado por Taboola

Inicio de sesión

Inicia sesión con tus redes sociales o ingresa tu correo electrónico.

Iniciar sesión

Hola,

Bienvenido a elsalvador.com, nos alegra que estés de nuevo vistándonos

Utilizamos cookies para asegurarte la mejor experiencia
Cookies y política de privacidad