Incendio: Mercado San Miguelito SELECTA: 100 años de una pasión POLÍTICA: Reformas a la Constitución NEGOCIOS: Bitcoin en El Salvador

Patria y Vida, un himno contra los zombis

El castrismo es un erial que manejan unos zombis. Parece que están vivos, pero hace mucho que perecieron bajo sus propios escombros.

Por Gina Montaner
Periodista

El artista y líder del Movimiento San Isidro, Luis Manuel Otero Alcántara, explica muy bien lo que el régimen cubano pretende con la oposición: convertirlos en “fantasmas cívicos”. Inexistentes en la grisura de un paisaje mortecino. Sus palabras, sencillas pero contundentes desde su empobrecido barrio habanero, una vez más desmontan las falsedades sobre las que se sostiene la dictadura cubana desde hace 63 años.
Parece mentira que al cabo de más de seis décadas los cubanos dentro y fuera de la Isla continúen devanándose los sesos para encontrar el camino que los saque del laberinto que Fidel y Raúl Castro construyeron. Un largo periodo en el que a veces ha habido coincidencias y en muchas ocasiones han sobrado discrepancias a la hora de abordar la difícil tarea de debilitar un sistema totalitario con la maquinaria represiva a todo vapor.
Por eso, a estas alturas de tan fatigosa batalla en la que nuevamente la oposición en la Isla y en el exterior se debate entre la línea dura o una política de acercamiento con una nueva administración en Washington, el mensaje de Alcántara y los jóvenes del Movimiento San Isidro, cuyas únicas armas son las expresiones artísticas y la resistencia pacífica, es bocanada fresca en una habitación llena de aire estancado.
Desde que el gobierno castrista se enquistó en el poder en 1959 ha habido en Cuba diversas oleadas de disidentes haciendo lo indecible por impulsar un cambio a la democracia. El presidio político se llenó de opositores y la represión nunca ha dejado de arreciar. Desde hombres y mujeres que pasaron su juventud en cárceles inhumanas, a manifestaciones en las calles que siempre han sido reprimidas por la policía política o las infames turbas de repudio. Es lo único en que el fallido modelo castrista ha sacado un sobresaliente en medio de un mar de suspensos por ser una perfecta máquina de generar pobreza, parafraseando al Che Guevara, otro de los artífices del experimento comunista en la Isla.
Ahora es el turno de la generación de Alcántara, formada en el esquema de adoctrinamiento ideológico del cual ha logrado liberarse mentalmente. Son ellos los que conocen bien los anhelos de una juventud que ha crecido en una jaula desvencijada y apuestan por romper de una vez el herrumbroso cerrojo que los continuistas del vetusto régimen se niegan a tirar al mar.
A la vez que el grupo de San Isidro desconcierta a unos dirigentes que sólo saben de órdenes y obediencia ciega, artistas famosos internacionalmente como Yotuel Romero, Descemer Bueno, Maikel Osorbo, El Funky y Gente de Zona lanzaron un tema musical, Patria y Vida, que pone al borde de un ataque de nervios a la plana mayor de un régimen que hiede a muerto. De hecho, en la letra de la canción, cuyo título es la antítesis del tenebroso lema revolucionario “Patria o muerte”, se da por sentado que “Se acabó. Ya se venció tu tiempo”. Qué gran verdad. El castrismo es un erial que manejan unos zombis. Parece que están vivos, pero hace mucho que perecieron bajo sus propios escombros.
Merece la pena escuchar con atención esta rompedora canción, que ya es viral a pesar de los vanos esfuerzos por silenciar y calumniar a los músicos desafectos, porque precisamente posee todo el ímpetu del que carecen los celadores de ultratumba que mantienen encerrados a los seres palpitantes. Más que un himno, Patria y Vida es un certificado de defunción. Es hora de que se desbarate el hechizo de los muertos vivientes. [©FIRMAS PRESS]

Escritora y Periodista/Twitter: ginamontaner

KEYWORDS

Dictadura Opinión ProtestasCuba

Patrocinado por Taboola

Inicio de sesión

Inicia sesión con tus redes sociales o ingresa tu correo electrónico.

Iniciar sesión

Hola,

Bienvenido a elsalvador.com, nos alegra que estés de nuevo vistándonos

Utilizamos cookies para asegurarte la mejor experiencia
Cookies y política de privacidad