Montan un circo para desviar la atención de la viga en sus ojos

El último anuncio del régimen es que sumará CUARENTA MIL soldados al Ejército, una masa que hay que alojar, uniformar, equipar, entrenar, pagarles lo suficiente para que sostengan a sus familias, las doten de casas, etcétera, a lo que se agrega sus salarios y las prebendas a los oficiales

Jul 21, 2021- 19:27

El circo montado por el régimen para desviar la atención de la lista Engel y el Bitcoin tuvo su primer acto el viernes con el interrogatorio a la exdiputada Lorena Peña, un episodio vulgar, descarado, donde el diputado Caleb Navarro lanzó una patanada a la señora por televisión nacional, algo por lo que siempre será recordado por la población.
Esa rotunda vulgaridad del principal inquisidor causó asombro por su condición de diputado pero más de pastor que se dice que dirige sermones por la radio “en el nombre de Dios”. Hasta ahora no se sabe que le haya pedido perdón, como lo haría un buen cristiano.
La exdiputada calificó la experiencia como lindante con la tortura, con lo que fue norma durante los años de la inquisición eclesiástica en Europa, tanto de los que se calificaban como buenos católicos como movimientos protestantes de asfixia, uno de los cuales lo describe el gran pensador danés Soren Kierkegaard, que narra la angustia que sobrecoge a los perseguidos por pastores absolutistas.
Por más de ocho horas, los diputados oficialistas quisieron llevar hasta el agotamiento a Peña, presionándola, buscándola obligarla a auto-incriminarse y cerrándole el micrófono cuando ella mencionaba a figurones del régimen de Bukele acusados de corrupción. Era evidente que los enervaba cuando ella mencionó, por ejemplo, los apellidos Anliker y Gallegos o la palabra “golpistas” o cuando les recordó que “un día el fuero se les va a acabar”.
Los interrogatorios continúan esta semana a personas que dejaron la política hace veinte o más años y cuyos errores o faltas prescribieron de acuerdo con la ley o ya fueron juzgados.
Todo es enfocar las pajas en ojos ajenos para disimular ante el público las vigas en sus propios ojos, la corrupción de sus funcionarios, sus actos contra el Orden de Derecho, las normas constitucionales, el sentido común, la elemental decencia que hasta mediocres gobernantes tienen al manejar la Cosa Pública, la Res-publica.
Los actos descritos, las confiscaciones, los burdos interrogatorios, llamar a personas que desde hace años están retiradas de la política para insultarlas, cortarles los micrófonos cuando se defienden y que en todo caso en su paso por el poder se comportaron con decencia y honestidad a diferencia de lo que sucede actualmente, solo muestra la clase de estercolero en que está hundida nuestra República.

¿Quién pagará el enorme ejército que el régimen piensa formar?

El último anuncio del régimen es que sumará CUARENTA MIL soldados al Ejército, una masa que hay que alojar, uniformar, equipar, entrenar, pagarles lo suficiente para que ellos sostengan a sus familias, las doten de viviendas, pongan a estudiar a sus hijos, etcétera, a lo que se agrega sus salarios y las prebendas a los oficiales, las que con frecuencia se elevan, como el aumento a su salario que se recetó a sí mismo el actual jefe policial.
¿Por qué cuarenta mil soldados y no cuarenta mil maestros, o trabajadores de la salud o artesanos bien preparados? ¿De dónde saldrá el dinero para sostener una soldadesca que por definición consume pero no produce? ¿No hubo una guerra con 70,000 muertos y acuerdos de paz precisamente para desmilitarizar a la sociedad?
Como no es probable que los obispos holandeses, la comunidad internacional o la narcodictadura venezolana (que ya recurrió a nuestro país para llevar a cabo operaciones de lavado) estén para sostener tan enorme ejército ¿quién va a pagar esa masa militar, guardia pretoriana del que se da aires y boato de emperador bizantino?
Será la pobre gente de esta tierra, los que ya sufren penurias para comer, que tendrá la carga encima, incluyendo si los jefes del enorme ejército le dan volantín al régimen actual y toman para si las riendas en su provecho directo como le paso a Ben Bella en Argelia hace muchos años…

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad

Suscríbete a elsalvador.com  

Bienvenido a elsalvador.com Estás por completar la cantidad de artículos gratis semanales. Te quedan 1 notas disponibles.

Al suscribirte obtienes:

  • Acceso ilimitado a ELSALVADOR.COM en web, móvil y app.
  • Acceso a E-paper de El Diario de Hoy.
  • 2 membresías del Club EDH con beneficios y descuentos exclusivos
Suscribirme ahora
Suscríbete a elsalvador.com  

Has llegado al límite de artículos gratis semanales, suscríbete y accede a:

  • Acceso ilimitado a ELSALVADOR.COM en web, móvil y app.
  • Acceso a E-paper de El Diario de Hoy.
  • 2 membresías del Club EDH con beneficios y descuentos exclusivos
Suscribirme ahora
DESDE

$1.99 mensual

Ya eres suscriptor? Ingresa aquí.

Términos y condiciones