Derrumbe advertido de Alba Petróleos

Lo que en la realidad hizo el FMLN fue meter una maquinaria electoral financiada con deuda creciente de la transnacional venezolana PDVSA. Pretendieron, con regalías y prebendas, corromper militancia y conciencias, en lugar de ganar con persuasión el corazón de la gente a su proyecto político del socialismo disfrazado de “buen vivir”. Vincularon gestión de gobierno con el esfuerzo electoral del partido.

Jul 29, 2019- 21:48

Alba Petróleos se ha definido como una “Empresa Criminal Conjunta Bolivariana” según un informe de la Universidad de la Defensa Nacional de Estados Unidos. Se ha denunciado la red de lavado de dinero que opera desde la petrolera estatal de Venezuela y que ha recibido sanciones económicas del gobierno norteamericano.
Alba Alimentos simplemente regaló fondos provenientes de la quinta petrolera más grande del mundo, fondos que a los señores del FMLN no les costaron absolutamente nada de lo que anduvieron regalando. Ese dinero a quien le costó fue al pueblo venezolano.

Lo que en la realidad hizo el FMLN fue meter una maquinaria electoral financiada con deuda creciente de la transnacional venezolana PDVSA. Pretendieron, con regalías y prebendas, corromper militancia y conciencias, en lugar de ganar con persuasión el corazón de la gente a su proyecto político del socialismo disfrazado de “buen vivir”. Vincularon gestión de gobierno con el esfuerzo electoral del partido.

Es importante destacar que los voceros de Alba Alimentos denuncian que en los 20 años de ARENA lo que pasó fue que se ocultaron las prácticas agrícolas para sacarle provecho y riqueza a la tierra y no se transmitió ese conocimiento productivo al pueblo. Manifestaron que iban a ser ellos los que iban a enseñar cómo producir más y reactivar las tierras abandonadas, ya que sin Alba Alimentos era imposible. Nunca dijeron la verdad de lo que sucedió con la Reforma Agraria, solo hablaron cosas bonitas.

Declararon que con ellos los productores ganarían y vivirían bien y que los consumidores podrían comprar a “precio justo” lo producido en la tierra de la mano con el financiamiento otorgado y condonado por ALBA.

Es de recordar que este despilfarro venezolano entró campante al país el 2008, como el legendario Caballo de Troya, recibido por los encantos de la oferta fastuosa de que vendería combustibles baratos, imponiendo competencia a las petroleras que operaban en este mercado. Y fascinó a muchos la gran oferta de “precio justo”, vendiendo el diesel a precios inferiores a su costo de importación con pérdidas de operación.

Empresarios, transportistas, buseros y varias instituciones de gobierno recibieron el regalo del gobierno de Hugo Chávez, administrado por la cúpula de un partido político que comprometió recursos de alcaldías para constituir la sociedad ENEPASA.

Empresarios, transportistas y buseros se dieron cuenta y quedaron claros de que Alba Petróleos no sostuvo su pomposa oferta. Los productores agropecuarios aprendieron pronto la lección y más temprano que tarde se dieron cuenta de que tanta bondad y regalos ofrecidos por Alba Alimentos escondía intensiones políticas que estamos viendo derrumbarse ante nuestros ojos.

El objetivo fue más que claro, lo que el FMLN pretendió fue crear un nuevo tejido empresarial vía Alba Petróleos. Con proyectos diversos como Alba Energía, Alba Medicamentos, Alba aerolínea, Alba alimentos, Tu Financiera, Alba transporte, Alba Educación; Alba Telefónica, Radio y Televisión; Alba Turismo, Alba vivienda, entre otros… Ver toda esa manifestación de bondad y de regalo de dineros al montón era cuestión de tiempo entender y realizar que no tenían sostenibilidad.

El gran engaño funcionó por medio de el socio mayoritario de Alba Petróleos, la petrolera del gobierno de Venezuela, que otorgó a sus socios minoritarios la disponibilidad para orientar un 60% de las ventas a proyectos locales que tenían un claro trasfondo político. El pago de esta factura a 25 años.

Con esta disponibilidad multimillonaria de fondos frescos se fondeó el proyecto político denominado Alba Petróleos/Alimentos. El proyecto repartió millones de dólares regalando insumos, otorgando créditos, condonando deudas, participando en actividades agrícolas con la misma cantaleta de “precios justos”, altos para el productor y bajos para el consumidor. Sin explicar quién absorbía las pérdidas.

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad

Suscríbete a elsalvador.com  

Bienvenido a elsalvador.com Estás por completar la cantidad de artículos gratis semanales. Te quedan 1 notas disponibles.

Al suscribirte obtienes:

  • Acceso ilimitado a ELSALVADOR.COM en web, móvil y app.
  • Contenido exclusivo de Focus Data
  • Acceso a E-paper de El Diario de Hoy.
  • 2 membresías del Club EDH con beneficios y descuentos exclusivos
Suscribirme ahora
Suscríbete a elsalvador.com  

Has llegado al límite de artículos gratis semanales, suscríbete y accede a:

  • Acceso ilimitado a ELSALVADOR.COM en web, móvil y app.
  • Contenido exclusivo de Focus Data
  • Acceso a E-paper de El Diario de Hoy.
  • 2 membresías del Club EDH con beneficios y descuentos exclusivos
Suscribirme ahora
DESDE

$1.99 mensual

Ya eres suscriptor? Ingresa aquí.

Términos y condiciones