De política nacional a desarrollo local

La mejor manera de que los ciudadanos desarrollen el interés social es que experimenten sus beneficios, que incluyen la satisfacción de haber realizado algo por la comunidad.

Por Manuel Hinds
Máster Economía Northwestern

May 09, 2019- 18:47

En los últimos días el nuevo gobierno hizo dos anuncios relacionados con el desarrollo local: la conversión del FISDL en un Ministerio de Desarrollo Local y el nombramiento de una líder comunal para manejarlo. Si el gobierno está en serio en términos de invertir en capital humano este Ministerio debe convertirse en uno de los más importantes en el quinquenio y más allá porque el desarrollo humano consiste no sólo en educación y seguridad, suplidos en un ambiente de seguridad, sino también en la formación de un tejido social que dé vida y fortaleza a la sociedad. Y esto depende en gran manera de las medidas que el gobierno adopte para lograr el desarrollo local.

Como escribía en un artículo publicado ayer, es el interés social, que da vida al tejido social, el que mantiene las instituciones puras. Sin ese interés social las instituciones se deterioran y se corrompen, como sucede tan frecuentemente en nuestra realidad latinoamericana. Ese interés social debe desarrollarse en el nivel local, ya que es a ese nivel que la gente puede sentir en carne propia y de una manera muy humana como es que todos dependemos de todos. Este sentimiento puede después desarrollarse para incluir a todo el país en el interés social, pero para que nazca es necesario que surja entre gente que puede verse el blanco de los ojos. Es bien sabido, por ejemplo, que en el fragor de la lucha, el sentimiento que más une a los soldados es la lealtad que tienen con sus compañeros de pelotón, mientras que su lealtad a su país en esos momentos es más abstracta.

La mejor manera de que los ciudadanos desarrollen el interés social es que experimenten sus beneficios, que incluyen la satisfacción de haber realizado algo por la comunidad. Para que los experimenten son necesarias cuatro cosas. Primero, que el gobierno central mejore la provisión de los servicios escolares, de salud y seguridad a nivel nacional. Es decir, el desarrollo local debe coincidir con un aumento en la calidad y el volumen del esfuerzo nacional para proveer los servicios públicos.

Segundo, es esencial que el pueblo participe en el manejo de esos servicios, con un papel importante en el manejo de los recursos. Papeles similares pueden adoptarse para las escuelas, unidades de salud y los necesarios centros culturales. En vez de manejar estas instituciones centralizadamente, el gobierno central debe darle el dinero para mantenerlas a las comunidades, y éstas manejarlo. Esto ya se hizo exitosamente con Educo. Esto acerca las instituciones a la comunidad, las vuelve más eficientes y desarrolla el espíritu de cooperación y el tejido social.
Tercero, es esencial darle un carácter comunitario al desarrollo local. No se ganaría nada con darle los fondos a las alcaldías. Eso solo substituiría una burocracia con otra y dejaría el manejo de instituciones clave para las localidades al vaivén de las campañas políticas, sus compadrazgos y sus rigideces. Los usuarios deben manejar los servicios que reciben.

Cuarto, para lograr esto, la perspectiva en la provisión de los servicios públicos locales debe cambiarse de lo nacional a lo local, de tal forma que los planes de desarrollo de estas actividades no respondan a planes hechos centralmente sino a diseños locales que incluyan el mejoramiento de educación, salud y seguridad al mismo tiempo. Para que una comunidad realmente entre al mundo de la cooperación para su propio desarrollo es necesario que se coordine la entrada de esos servicios esenciales, especialmente porque la presencia de ellos crea una presencia del Estado que ayuda a reducir la impunidad del crimen.

De esta manera, los ministerios de Salud, de Educación y de Seguridad deben convertirse en supermercados de donde las comunidades se van a servir de escuelas y planes de educación, unidades de salud y coordinación con la red de hospitales, y de seguridad local inserta en los planes de seguridad nacional. La coordinación de todo esto debe hacerse a partir del trabajo de equipos de desarrollo local, que vuelvan una realidad las comunidades que funcionan bien, con buena salud, buena educación y buena seguridad, oasis de desarrollo crecientes en número con el tiempo.Si el nuevo gobierno logra hacer esto, habrá comenzado a crear una base fundamental del capital humano que es necesario para el desarrollo del país.

Máster en Economía Northwestern University

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad

Suscríbete a elsalvador.com  

Bienvenido a elsalvador.com Estás por completar la cantidad de artículos gratis semanales. Te quedan 4 notas disponibles.

Al suscribirte obtienes:

  • Acceso ilimitado a ELSALVADOR.COM en web, móvil y app.
  • Contenido exclusivo de Focus Data
  • Acceso a E-paper de El Diario de Hoy.
  • 2 membresías del Club EDH con beneficios y descuentos exclusivos
Suscribirme ahora
Suscríbete a elsalvador.com  

Has llegado al límite de artículos gratis semanales, suscríbete y accede a:

  • Acceso ilimitado a ELSALVADOR.COM en web, móvil y app.
  • Contenido exclusivo de Focus Data
  • Acceso a E-paper de El Diario de Hoy.
  • 2 membresías del Club EDH con beneficios y descuentos exclusivos
Suscribirme ahora
DESDE

$1.99 mensual

Ya eres suscriptor? Ingresa aquí.

Términos y condiciones