Efectos positivos de vitamina C ante el covid

Es importante hacer notar que el uso de la Vitamina C no es una cura, ni tampoco el esquema de tratamiento estándar o específico para tratar el COVID-19. Su uso está relacionado principalmente para tratar de evitar la repetición viral y las complicaciones causadas por este virus. Usar la Vitamina C no significa que no nos enfermemos, pero podría ayudarnos a mantener nuestra salud en mejores condiciones para enfrentar una enfermedad.

Por Guillermo Galván
Médico

Jun 27, 2020- 16:48

A medida que el número de casos de coronavirus crece en el mundo con una elevada morbimortalidad y presión sobre los sistemas sanitarios, también crecen todos los esfuerzos científicos para encontrar una cura, un protocolo eficaz o incluso una vacuna que permita reducir la trasmisión y mortalidad del COVID-19. En este contexto cientos de hospitales y miles de proveedores de salud alrededor del planeta siguen enfrentándose a este virus, sin saber con exactitud cuál es el tratamiento ideal para combatirlo y se vuelve urgente usar todos los recursos disponibles para mejorar el pronóstico de los pacientes de forma accesible y segura.

Ante esta realidad, varios centros médicos de salud públicos y privados en Estados Unidos, Europa, Asia y Latinoamérica han incorporado en pacientes enfermos, el uso de diversos tratamientos alternativos bajo investigación, como medicamentos antiparasitarios utilizados en otras enfermedades, medicamentos antivirales usados contra otros virus, plasma de pacientes convalecientes o recuperados del COVID-19, la administración de altas dosis de vitamina C por vía endovenosa, o el uso de células madre entre otros tratamientos.

Específicamente, la idea de administrar dosis muy altas o megadosis de vitamina C para ayudar a tratar a una infección no es nueva; sus múltiples beneficios y participación en más de 200 procesos bioquímicos en nuestro cuerpo la hacen indispensable para la vida.

Los mayores estudios realizados hasta la fecha han encontrado que tratar con dosis altas de esta vitamina por vía endovenosa, junto a otros medicamentos, ayuda a prevenir y disminuir la mortalidad de personas con sepsis o infecciones agregadas, reduciendo los periodos de enfermedad e ingresos a unidades de cuidados intensivos o el uso de ventiladores mecánicos. Adicionalmente, ciertos hallazgos de estudios preclínicos orientan a que esta vitamina podría estar involucrada en regular genes proinflamatorios e inhibir la cascada de citoquinas responsable de activar y secuestrar neutrófilos pulmonares, protegiendo de este modo a los capilares alveolares del daño inflamatorio.

Los efectos de la vitamina C son dosis dependientes. Eso quiere decir que, a mayor cantidad de esta vitamina, obtenemos más efectos y al colocarla por vía endovenosa podemos incrementar sus niveles en sangre hasta más de cien veces que tomándola por vía oral, aumentando su poder antioxidante, antidegenerativo, antihistamínico, antitumoral, y antiinflamatorio dentro del cuerpo humano, sin causar molestias o efectos adversos.

Por otro lado, la captación o absorción de la vitamina C en el cuerpo por vía endovenosa es muy superior a la vía oral, ya que al consumirla en forma de pastillas o capsulas absorbemos solo un treinta por ciento del total ingerido, versus un ochenta por ciento cuando lo administramos por vía endovenosa, con lo cual logramos potenciar todos sus beneficios en contra de la oxidación celular y eliminación de radicales libres.

Este mismo esquema de megadosis de vitamina C ha sido utilizado desde hace muchos años en personas sanas de todas las edades o en pacientes con diversas enfermedades crónico degenerativas, con el objetivo de revitalizar y fortalecer su sistema inmunológico, aumentando muchas células de defensa en el organismo y ayudando a nutrir diferentes órganos vitales como el pulmón, lo cual la convierte en un escudo protector contra múltiples procesos gripales e infecciosos.

Es importante hacer notar que el uso de la Vitamina C no es una cura, ni tampoco el esquema de tratamiento estándar o específico para tratar el COVID-19. Su uso está relacionado principalmente para tratar de evitar la repetición viral y las complicaciones causadas por este virus. Usar la Vitamina C no significa que no nos enfermemos, pero podría ayudarnos a mantener nuestra salud en mejores condiciones para enfrentar una enfermedad.

Recordemos que la mejor “vacuna” para protegernos es seguir las indicaciones de las autoridades de salud, guardar la debida distancia social, utilizar mascarillas y lavarse las manos frecuentemente con agua y jabón.

 

Médico

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad