En diez días

Esa hazaña refleja el “Milagro Chino”, que pone en evidencia la infinita diferencia entre la antigua China Comunista y la actual que saborea las mieles del capitalismo. La pregunta es si ese “milagro” se puede reproducir en El Salvador, ¿podríamos construir un hospital en 10 días?

Por Maximiliano Mojica
Abogado, máster en leyes

Feb 17, 2020- 05:20

Los chinos dejaron con la boca abierta al mundo al construir el Hospital Houshanshen en la ciudad de Wuhan, a efecto de contener el brote de coronavirus, en tan solo diez días.

Si damos crédito a la versión oficial, la construcción del hospital inició el 24 de enero y los primeros pacientes fueron recibidos el pasado 3 de febrero. En la obra se emplearon a 7,000 personas entre obreros, profesionales y personal de dirección, dando como resultado un hospital funcional con capacidad para 1,000 camas para pacientes, que incluye 30 unidades de cuidados intensivos y salas de aislamiento, poder atender la necesidad desbordada de servicios médicos generados por el peligroso brote.

Esa hazaña refleja el “Milagro Chino”, que pone en evidencia la infinita diferencia entre la antigua China Comunista y la actual que saborea las mieles del capitalismo. La pregunta es si ese “milagro” se puede reproducir en El Salvador, ¿podríamos construir un hospital en 10 días?

Si lo vemos desde la perspectiva de la empresa privada, no dudo en contestar que sí, contamos con mano de obra más que dispuesta al trabajo y profesionales capacitados para la tarea. El pueblo lo que quiere es trabajo, si no, no existieran esas “caravanas” de ciudadanos desesperados por su falta de empleo. Entonces el problema no estaría ni a nivel de iniciativa empresarial ni de recurso humano, eso de ser “echadores de riata” a los salvadoreños nos sobra. El problema que nos impide reproducir ese “milagro” en El Salvador es otro: la burocracia.

¿Cuánto tiempo creen que un empresario de la construcción se tarda en navegar por el turbulento mar de la tramitología gubernamental para poder obtener los permisos para construir un edificio similar al del hospital chino? Si no lo sabes, acá te lo explico.

El viacrucis empieza en el Ministerio de Medio Ambiente, ahí el interesado invierte no menos de dos años para obtener el permiso y si es una zona protegida, el plazo puede andar entre cuatro y cinco años. A ese ritmo, ya no fuera necesario el hospital, ya que algún laboratorio hace años hubiera encontrado una cura.

Paralelo a lo anterior, el interesado tiene que obtener una factibilidad de ANDA para ver si le pueden servir agua del Lempa con microalgas al hospital. Esa factibilidad puede tardar, de forma optimista, seis meses al menos. Y si quisiéramos construir nuestro mítico hospital en un área fuera de su red de servicio de ANDA, entonces tendríamos que comprometernos a construir un pozo, obligándonos a donárselo posteriormente al ANDA (esa institución no pega patada sin caite). Con esto llevamos ya casi los 6 años. Si el proyecto del hospital fuera un niño, a estas alturas ya se estuviera graduando del kínder.

Una vez que tenemos el permiso de Medio Ambiente y la factibilidad del ANDA, entonces debemos tener la factibilidad del manejo de desechos sólidos por parte de la Alcaldía que tarda al menos un mes (dentro de ese plazo, los chinos ya hubieran construido otros tres hospitales).

Y ya con todos los papeles en la mano, el constructor tiene que andar como ángel del farolito, tocando puertas en los bancos para ver quien cree en él y le presta plata. Para ello tiene que hipotecar hasta el chucho y dar las partidas de nacimiento en original de sus cuatro abuelos, además de haberse portado de forma intachable desde el colegio, por que cualquier medio chambre que empañe levemente su reputación, no lo hace “elegible” por parte del Departamento de Cumplimiento.

Ya con canas y a punto de jubilarse, el constructor puede empezar a construir el hospital. A esas alturas, seguro ya no habría ni emergencia ni enfermos para ser internados. Aquí el milagro no es construir un hospital en 10 días, sino poderlo construir antes de 10 años.

Abogado, master en Leyes.

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad