COVID-19: Francia, a la hora del toque de queda

El Presidente afirmó que el virus seguirá presente hasta el verano (junio-julio-agosto) de 2021. No se puede descartar la idea de un aplazamiento de los elecciones regionales previstas en marzo de 2021

Por Pascal Drouhaud
Politólogo, presidente LATFRAN

Oct 16, 2020- 19:52

Mientras el Presidente francés, Emmanuel Macron , contestaba a las preguntas que los periodistas le hicieron a propósito de la situación frente a la pandemia de COVID-19, Francia oía en tensa expectación. ¿Qué pasará ahora mientras diariamente son 20,000 los casos de COVID-19 detectados? Habrá un nuevo confinamiento? ¿Cómo podrá resistir la economía frente a una segunda ola devastadora en Europa y especialmente en Francia?
Toque de queda entre las 21 horas y las 6 horas de la mañana en varias ciudades dentro de las cuales la región capital, incluyendo París, Lyon, Marsella, Lille, Tolosa, Montpellier y Rouen. Nueve ciudades y polos urbanos, es decir, 20 millones de personas están bajo las nuevas medidas de lucha contra el virus.
El estado de urgencia sanitario está restablecido. No puede haber reuniones o agrupaciones de más de 6 personas.


Estos han sido los principales anuncios del Jefe del Ejecutivo francés, que tenía que retomar control de una situación que volvió a una degradación unos meses después del fin del periodo de confinamiento.
Los franceses empezaron en retomar confianza durante el verano que siguió esta primera fase: en junio, y aún mas, en julio y agosto pasado, la vida a raíz del verano volvía: las terrazas de los cafés estaban llenas, el gobierno favorecía el turismo nacional mientras el transporte aéreo sufría una desaceleración fuerte desde marzo pasado.
Como en todos los sitios, los sectores de la hostelería, restaurantes, de los transportes aéreos, los servicios al turismo, la construcción, sufren de la crisis generada por la situación sanitaria.
Francia estableció, en julio pasado, un plan de reactivación económica : ayuda a la pequeñas y medias empresas, acceso al crédito garantizado por el Estado, apoyo al teletrabajo y al desempleo parcial para aliviar el peso financiero sobre las empresas, tantas medidas que Francia soporto durante meses.
Al nivel político, el Presidente cambio su Jefe de gobierno para que te “reactivación económica”. Edouard Philippe, quien había sido nombrado en 2017 después de las elecciones presidenciales, tuvo que dejar su posición en favor de Jean Castex, cuyos objetivos eran aplicar las medidas en favor de la fase de reactivación, y a 18 meses de la próxima elección presidencial. Pero, desde principios de septiembre, el nivel de contaminación aumentó de nuevo. Francia cuenta más de 779,063 casos (cifras al 15 de octubre 2020), 33,037 muertos, 6,033 nuevas hospitalizaciones en los últimos 7 días, lo cual refuerza la presión sobre los hospitales y servicios de urgencia.
Es decir que las palabras del Presidente Macron eran para que los franceses sepan cuál será su próximo escenario en la crisis sanitaria. El toque de queda parcial, en los centros urbanos más impactados por la segunda ola, ha sido una respuesta inmediata a la gravedad de la situación.
El conjunto de los edificios públicos, sean restaurantes, cinemas, teatros, salas de espectáculos, tendrá que cerrar a partir de las 09:00 p.m. Las poblaciones tendrán que adaptar sus horarios de trabajo para que puedan volver a casa a más tardar a las 09 :00 p.m. Obviamente, las personas que trabajan de noche podrán desplazarse con una constancia del empleador, obligatoria.
Las excepciones, durante este periodo de 4 semanas, que podrán ser prolongadas de 2, se extienden a las personas que tendrán que salir por razones de salud o por el trabajo. Sacar un animal de compañía, volver de una visita a una persona en dependencia, regresar de una viaje que no permitió llegar a tiempo, son parte de los excepciones con justificación.
El objetivo definido por el gobierno está claro: bajar el número de contagios. Se trata de volver a un nivel de 5,000 casos diarios, y a una tasa de 10 hasta 15% de ocupación de camas de urgencia cuando hoy en día es de 32%. Además, si el toque de queda a los horarios actuales no da resultados, el gobierno se reserva la posibilidad de extender las horas. El fin de año parece incierto.
Mientras tanto, la tensión económica y social sigue. El Presidente afirmó que el virus seguirá presente hasta el verano (junio-julio-agosto) de 2021. No se puede descartar la idea de un aplazamiento de los elecciones regionales previstas en marzo de 2021, casi un año antes de las elecciones presidenciales. Así pasó para las elecciones municipales de este año en Francia.
Para todos, la prioridad es contener el virus.

Politólogo francés, presidente de LATFRAN.

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad

Suscríbete a elsalvador.com  

Bienvenido a elsalvador.com Estás por completar la cantidad de artículos gratis semanales. Te quedan 4 notas disponibles.

Al suscribirte obtienes:

  • Acceso ilimitado a ELSALVADOR.COM en web, móvil y app.
  • Contenido exclusivo de Focus Data
  • Acceso a E-paper de El Diario de Hoy.
  • 2 membresías del Club EDH con beneficios y descuentos exclusivos
Suscribirme ahora
Suscríbete a elsalvador.com  

Has llegado al límite de artículos gratis semanales, suscríbete y accede a:

  • Acceso ilimitado a ELSALVADOR.COM en web, móvil y app.
  • Contenido exclusivo de Focus Data
  • Acceso a E-paper de El Diario de Hoy.
  • 2 membresías del Club EDH con beneficios y descuentos exclusivos
Suscribirme ahora
DESDE

$1.99 mensual

Ya eres suscriptor? Ingresa aquí.

Términos y condiciones