Conflicto iraní-saudí y su impacto global

Lo inevitable es que la ola expansiva de estos conflictos nos termine afectando vía incrementos de precios internacionales del crudo. Éstos subieron el lunes de la semana pasada más de 14%, el mayor aumento en años, pero bajaron al día siguiente.

Por Ricardo Esmahan
Exministro de Economía

Sep 24, 2019- 04:40

No es de extrañarse de los acontecimientos recientes en Arabia Saudita, ya que siempre se ha conocido que las disputas en esa región se han enfocado sobre los mercados petroleros, reduciéndose todo a la rivalidad entre Arabia Saudita e Irán, rivalidad que es en esencia regional y que involucra a Yemen, Líbano, Irak, Siria y otros países.

En las primeras horas de este 14 de septiembre, una lluvia de misiles crucero y ataques con drones dañó las instalaciones de procesamiento y estabilización de crudo “Abqaiq” y “Khurais”, pertenecientes a Saudi Arabian Oil Co. (Saudi Aramco). La destrucción resultante de la infraestructura inicialmente redujo a la mitad la producción diaria de petróleo de Arabia Saudita, que representa el 5% del total diario mundial, lo que provocó un pico de alza en los precios internacionales del petróleo.

La planta de estabilización de crudo “Abqaiq” es la más grande del mundo. Procesó la mayor parte del petróleo crudo en tierra de Arabia Saudita antes del ataque. Inmediatamente después se temía que el daño resultante afectara las exportaciones de petróleo del país durante meses; pero al día siguiente, Riad dijo que ya había restaurado el 50% de la producción perdida y que el resto operaría a fines de septiembre.

Pero, aunque esta vez Arabia Saudita parece estar en camino hacia una rápida recuperación, este ataque ha dejado al descubierto la vulnerabilidad del país ante eventuales ataques a su infraestructura energética. Este incidente resulta ser el tercer ataque contra la infraestructura petrolera de Arabia Saudita en los últimos meses, luego de un ataque en mayo realizado con drones en contra de dos estaciones de bombeo de importantes oleoductos y de otro ataque en agosto que provocó un incendio en el complejo de procesamiento del campo petrolero “Shaybah”.

Los rebeldes “hutíes” en Yemen inicialmente se atribuyeron la responsabilidad del último atentado; sin embargo, las autoridades estadounidenses han declarado que creen que el ataque se originó en Irán. Según un informe del 17 de septiembre, Washington ahora está considerando una serie de opciones para tomar represalias contra el presunto ataque iraní. Lo más probable es que la Casa Blanca tenga la prudencia de no provocar un conflicto militar total que involucre a Teherán, antes de las elecciones presidenciales de 2020, en Estados Unidos.

Lo inevitable es que la ola expansiva de estos conflictos nos termine afectando vía incrementos de precios internacionales del crudo. Éstos subieron el lunes de la semana pasada más de 14%, el mayor aumento en años, pero bajaron al día siguiente, un alza que aumenta los precios de gasolinas y diésel. Algunos analistas advierten que el precio podría aumentar entre 15 hasta 25 centavos por galón en las próximas semanas, pero todo depende de qué tan rápido Arabia Saudita regrese a la producción normal.

Ante la recuperación del martes pasado, los economistas restaron importancia a la tesis de que este aumento de precios afectaría la economía internacional. Después de todo, el aumento del lunes sólo igualó los precios de mayo.
La buena noticia es que el precio WTI de la costa del Golfo cayó casi 5.0%, a nivel de US$59.96 por barril; mientras que el Brent, usado como referencia internacional, bajó 5.3%, a nivel de US$65.34.

Con todos estos vaivenes, las fuentes de energías renovables serán eventualmente las que suministrarán la mayor parte de la energía del mundo, no porque los gobiernos las subsidien o las obliguen, sino porque cuestan menos que las energías generadas principalmente a base de petróleo.

Eso no quiere decir que la industria petrolera, del gas natural y del carbón desaparecerán pronto. Sobrevivirán por muchos años. Pero eventualmente se esfumarán.

Exministro de Economía

resmahan@hotmail.com

Te recomendamos
Consulta por teléfono sobre el subsidio de $300 ofrecido por el Gobierno ante emergencia
Marta, la vendedora que no recibió el bono de $300: “Grité por la angustia y decepción de no tener dinero”
Cómo identificar las diferencias entre el coronavirus, la gripe y las alergias
¿Cómo cortarte el cabello durante la cuarentena? Los mejores consejos para lograrlo
VIDEO: Alberto Laresca, el imitador salvadoreño de Selena Quintanilla

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad