Boris Johnson, ¿del “póker mentiroso” hacia la ruptura?

Conociendo esta realidad, ¿pensará Boris Johnson en una disolución del Parlamento y en una convocatoria para nuevas elecciones que podrían darle esta mayoría que le hace falta por el momento? Seguramente. Y sabe que podría ser un golpe de maestro si lo logra pero también el fin de la aventura si los partidarios del Brexit vencen.

Por Pascal Drouhaud
Politólogo, presidente LATFRAN

Ago 03, 2019- 20:23

Tomando posesión de su cargo de Primer Ministro británico, Boris Johnson ha claramente enmarcado su mandato sobre una salida definitiva del Reino Unido de la Unión Europea, el llamado “hard Brexit”.

Johnson descartó en su discurso ante los diputados una eventual demanda de ampliación de plazo y se comprometió en una salida el 31 de octubre próximo. Esto ha sido percibido como una respuesta clara a la nueva presidenta de la Comisión Europea, Úrsula Von Der Leyen, quien estaba lista para proponer un nuevo plazo.

Boris Johnson anunció que Gran Bretaña no tenía la intención tampoco de proponer un nuevo comisario europeo, ya que la nueva comisión (el Ejecutivo europeo) tomará funciones el 1 de noviembre próximo, fecha en la cual Gran Bretaña habrá salido según el calendario del premier británico.

¿Será Boris Johnson el rompecabeza de la Unión Europea y del Reino Unido ? Sin duda así se perfila de manera acelerada.

Para tener una idea del problema, el tema de Irlanda está muy claro, específicamente la frontera entre Irlanda del Norte (Ulster, bajo dominio británico) y la República de Irlanda, independiente.

El Primer Ministro puso el punto de negociación muy lejos: pedía la abolición del famoso “backstop” aduanero, este mecanismo que garantiza que no habrá una frontera fuerte entre las Irlandas. El “backstop” aparece como una seguridad que había exigido la Unión Europea cuando entró Gran Bretaña.

Funciona en dos tiempos : en un primer paso, después de la salida de la Unión Europea, se abrirá un periodo de transición durante el cual el estatus-quo quedará vigente. Si Londres y Bruselas hacen lo posible para evitar una frontera física, el Reino Unido podrá tener sus derechos aduaneros y propias reglamentaciones. En caso de fracaso sobre el “backstop”, está previsto que Irlanda del Norte o el Reino Unido quede sobre las posiciones de la Unión europea. Esta posición parece inaceptable a Boris Johnson, que recuerda que la cámara de las comunes, el Parlamento, rechazó tres veces esta disposición. Bruselas dio a conocer también su propia posición afirmando que era inaceptable volver sobre dicha disposición.

Para los miembros de la Unión Europea, el tema de la frontera irlandesa es indispensable a la apertura de negociaciones sobre las relaciones futuras. También son la garantía mutua de los derechos de los ciudadanos expatriados tanto como el reglamento financiero en virtud del compromiso del Reino Unido como miembro de la Unión Europea. Lleva sobre una factura de 45 billones de euros.

¿Será un juego de “póker mentiroso” del nuevo Primer Ministro británico, queriendo poner presión sobre Bruselas para que tomen un “no deal” o serán mensajes mandados a un electorado que podría ser convocado de manera anticipada a elecciones?

La salida sin acuerdo tendría consecuencias económicas graves. El propio organismo de previsión económica del gobierno británico alertó sobre las consecuencias de una salida sin un acuerdo que “precipitaría el Reino Unido” en “una recesión”, además de una reducción del PIB de 2%. El sindicado empresarial CPT advirtió que tanto Londres como Bruselas no están hoy en día listos para una salida sin acuerdo.

Por cierto, la baja de la moneda británica, la libra esterlina, a su más bajo nivel frente al euro (1.09 euros por una libra), muestra la inquietud de los inversionistas.

El Primer Ministro iniciará un gira por el país : Escocia votó 62% en favor de quedarse en la Unión Europea. Pide un segundo referendo sobre la independencia, después del de 2014. Irlanda del Norte votó 56% por quedarse también. El país de Gales sostuvo a 52% el Brexit.

Las tensiones con Escocia seguirán y su primera ministra está convencida de que Boris Johnson no busca realmente un acuerdo con Bruselas.

El tema de Irlanda es aún más fuerte : entre 1969 y 1998, el conflicto dejó 3,500 muertos. Los republicanos quieren una reunificación con la República de Irlanda y el acuerdo de 1998 prevé un referendo si una mayoría apareciera en favor de una unificación de la isla. Hasta el Brexit, esta opción era hipotética pero desde que parece factible, el equilibrio entre unionistas (representados por el partido del SinFein) y los republicanos (representados por el DUP) puede ser roto. La situación se volvería explosiva. En este contexto, Boris Johnson sabe que en el Parlamento, su mayoría depende del apoyo de los 10 diputados unionistas del DUP.

Conociendo esta realidad, ¿pensará Boris Johnson en una disolución del Parlamento y en una convocatoria para nuevas elecciones que podrían darle esta mayoría que le hace falta por el momento? Seguramente. Y sabe que podría ser un golpe de maestro si lo logra pero también el fin de la aventura si los partidarios del Brexit vencen.

Ahora bien, el espíritu hoy en día en Londres está claro: no habrá acuerdo de salida, afirmación asumida por la administración de Boris Johnson. Ningún encuentro bilateral con miembros de la Unión Europea y los fundadores, que son Francia y Alemania, está previsto antes de la reunión del G 7 en Francia, del 24 hasta el 26 de agosto próximos. Michael Gove ha sido nombrado ministro encargado de la preparación de una salida sin acuerdo, apoyado por el canciller, Dominic Raab; el ministro del Brexit, Stephen Barclay, el ministro de finanzas, Sajid Javid. Una línea dura que no hace prever una posible renegociación. Muchos europeos esperan desde ahora que este juego de “póker mentiroso” no se vuelva pesadilla y punto de crisis explosiva tanto para el Reino Unido como para la coherencia de la Unión Europea, que sigue siendo el primer mercado en el mundo.

Politólogo, especialista francés en relaciones internacionales, presidente de la Asociación Francia-América Latina (LATFRAN). www.latfran.fr

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad