Atila y el Caballo de Atila…

Por Pedro Roque
Ingeniero

Jun 09, 2019- 04:25

La confederación española de más de 300 grupos ecologistas distribuidos por pueblos y ciudades, que se llama “Ecologistas en Acción”, forma parte del “ecologismo social”, que asume que los problemas medioambientales tienen su origen en un modelo de producción y consumo cada vez más globalizado, del que derivan y derivarán serios problemas sociales en los que hay que trabajar continuamente para evitar una crisis ecológica.

Este año ha otorgados los premios “Atila” – el Rey de los Hunos, que dijo: “Donde pasa mi caballo no vuelve a crecer la hierba”- y “Caballo de Atila”.

De los dos “premios” el primero los han otorgado a una organización que explota el ganado porcino, por una serie de razones relacionadas con la alta contaminación que produce, la forma nefasta en que viven los animales, el uso excesivo de antibióticos en los animales, la emisión de gases y partículas tóxicas y las malas condiciones de respiración para la gente que vive en los entornos donde tienen sus granjas.

El segundo, “Caballo de Atila”, se lo otorgaron a una de las líneas aéreas de bajo costo, también por la alta contaminación que generan, dicen, más grave que la de las centrales nucleares y por otras razones ligadas a las relaciones laborales y el ambiente de trabajo.

Estos son “premios a la inversa”, pues no se premia lo excelente de una organización, sino lo que se pretende es concientizar a la empresa sobre el daños que genera al medio ambiente que es de todos, y que si bien las empresas se benefician de él, son los gobiernos los que hacen programas de regeneración medioambiental, pero con dinero de los impuestos que pagan los ciudadanos… Y los programas de recuperación son mucho más caros que las impuestos que pagan las empresas… Y así, mientas las empresas que contaminan ganan mucho dinero, nos dejan a todos los ciudadanos, además de los riesgos medioambientales, los gastos de recuperación de los desechos y limpieza de las ciudades.

En Europa se empiezan a señalar las empresas que no cierran los procesos, es decir, las que producen, por ejemplo, bolsas de plástico o vasos que utilizan una vez y se tiran. Algunas cadenas de supermercados ya cobran las bolsas de plástico para la gente utilice carritos de mano para su compra….

Pero si aquí existieran estos dos premios a la inversa, el de “Atila” seguramente le correspondería a los empresarios dueños de buses chatarra que cada vez que aceleran contamina el medio ambiente y los pulmones de la gente que está en las paradas, y el premio inverso “Caballo de Atila”, a las autoridades que debieran actuar aplicando las leyes en beneficio de los salvadoreños y permiten que San Salvador se siga contaminando y vayamos por el mismo camino de la ciudad de México.

Todos los que tenemos vehículos particulares también podemos hacer mucho por nuestro medio ambiente, manteniéndolo en buenas condiciones y manejando decentemente.

Con el medio ambiente nos sucederá, si las cosas no cambian, como con las enfermedades, nos preocuparemos por cuidarlo cuando ya sea demasiado tarde…

Otra cosa, estimados señores que ahora nos gobiernan… Por favor que las “medidas amargas” no sean más subidas de impuestos, porque habrá incremento de los precios y más fuga de empresas. Les recomiendo que mejor bajen los impuestos para dinamizar la economía y crear fuentes de empleo. Ya lo hizo Aznar en España y funcionó… Y además enseño que la mejor política social es crear fuentes de empleo…

Hagamos cada uno lo que toca para no deteriorar más el medio ambiente.
Ingeniero pedroroque@metodopr.com

Te recomendamos

Noticias Familia, amigos y exempleados de Nayib Bukele están en el Gobierno
Noticias ¿Sueñas con vivir en otro país? 5 países de inmigración fácil para salvadoreños
Noticias Así será la mega ciudad que construye en El Salvador el líder de la iglesia la Luz del Mundo, detenido en EE.UU. por delitos sexuales