Política: Presupuesto 2022 Destitución jueces: Golpe al órgano judicial SALUD: Covid en El Salvador NEGOCIOS: Bitcoin en El Salvador

Alguien pasa la vida esperando en la estación

Por Carlos Balaguer |

Las historias de trenes y tranvías se han borrado en el itinerario y libros de registro de la vieja y deshabitada estación. Igual cartas de amor, talonarios y versos escritos al pasado y devenir de un olvido. Ya no pasan ferrocarriles con viajeros detrás de su destino. El mismo Destino maquinista desapareció de la leyenda. No obstante, se sabe de un ser solitario que se pasa la vida y los días esperando en la estación. No se sabe a qué ni a quién aguarda. Volviendo desde lejos del pueblo y de los años, un anciano poeta pasa por allá y -viendo al extraño ser humano que espera trenes invisibles e impuntuales- le pregunta al de la eterna espera: “¿A quién aguardas?”. Viéndole a los ojos -con una mirada de esperanza y nostalgia- aquél responde: “Están lejos aquellos que amé y perdí, pero aún les busco y espero. Tengo fe que volverán un día”, dice desde la invisible dimensión de la ausencia. Luego agrega: “Muchos dirán que estoy loco, pero pienso verles llegar o irles a buscar. Aunque sólo encuentre sus huellas sobre el polvo y sus voces lejanas. Preguntaré al viento, al silencio, a quienes encuentre a mi paso. Alguien sabrá de ellos. Alguien sabrá su paradero. Porque siempre hay un lugar a dónde ir o desde donde nunca volver”. El poeta viajero siguió de largo. Tiró al aire un papel en blanco. Ya había escuchado el último verso a la vida. (y XXIII) (“Leyenda del Hombre y la Locomotora” C. Balaguer)

KEYWORDS

Arte Opinión Poesía

Patrocinado por Taboola

Inicio de sesión

Inicia sesión con tus redes sociales o ingresa tu correo electrónico.

Iniciar sesión

Hola,

Bienvenido a elsalvador.com, nos alegra que estés de nuevo vistándonos

Utilizamos cookies para asegurarte la mejor experiencia
Cookies y política de privacidad