Política: Presupuesto 2022 Destitución jueces: Golpe al órgano judicial SALUD: Covid en El Salvador NEGOCIOS: Bitcoin en El Salvador

La vida hace pasar el tiempo y el tiempo hace pasar la vida

Por Carlos Balaguer |

La vida se va en un tren y el tren se pierde en la vida. Viendo hacia el ayer o hacia el mañana lloramos de felicidad y en otras reímos de dolor. Es la felicidad que llora y es el dolor que ríe cuando pasan de largo. Y allá quedamos esperando fantasmas. El pasado y porvenir, el amor, la soledad y lejanía son tan sólo visiones. Mascarones de niebla que ríen o que lloran; que duermen o nos dicen adiós. El dios de la memoria nos olvida. Hace tiempo que nos fuimos. No existe eso de quedar en un solo lugar. Queriendo encontrar un rostro que te espere no eres nadie. Vete entonces a donde puedas existir. La vida hace pasar el tiempo y el tiempo hace pasar la vida. El amor es pasajero de un tren que -entre neblinas- cruza los abismos del tiempo y la memoria. “¿Quién eres?”, pregunta el de la boletería. “Soy la muerte y la vida”, le responden. Vengo de morir la vida y de vivir la muerte. He visto a muchos ganar o caer a mi lado ya sin risa. Heridos por una bala o un adiós”. Esa noche fría y de neblinas, se escuchó a lo largo de las horas, la nostálgica melodía de una despedida. El aire estaba perfumado de pinos y jazmines. Los amantes se abrazaron en la separación. Amaneció la luna y el viajero se fue en el ferrocarril de las seis. Desde entonces, de la antigua casa de la colina, escapa por el aire y los tejados la dulce canción de lo perdido. Es el amor ausente, silbando como un tren que dice adiós allá en las vueltas de un sueño”. (XXII) (“Leyenda del Hombre y la Locomotora” C. Balaguer)

KEYWORDS

Arte Opinión Poesía

Patrocinado por Taboola

Inicio de sesión

Inicia sesión con tus redes sociales o ingresa tu correo electrónico.

Iniciar sesión

Hola,

Bienvenido a elsalvador.com, nos alegra que estés de nuevo vistándonos

Utilizamos cookies para asegurarte la mejor experiencia
Cookies y política de privacidad