Adviento 2019, tiempo para buscar a Dios

Celebrar una Navidad sin Dios, deja un vacío en la conciencia. Jesús viene, Él es la respuesta de Dios a todas las angustias, sufrimientos y deseos de la humanidad.

Dic 01, 2019- 05:30

Los calendarios civiles y religiosos señalan cada día las fiestas más importantes. Una de ellas, con sabor universal, es la “Navidad”. La celebran cristianos y no cristianos, creyentes y no creyentes. El comercio y la industria con sus tentadoras ofertas, dejan vacíos los bolsillos de la clientela. No se puede condenar esta propaganda de temporada, se condena el despilfarro desenfrenado. Los regalos, comidas, luces, cánticos y villancicos en tiempo de Navidad, crean un ambiente de sana alegría. Lastimosamente, muchos se dejan absorber por lo material y descuidan lo más importante, el mensaje espiritual. Navidad no es una fiesta pagana, es la conmemoración histórica del Nacimiento de Cristo.

Probablemente muchos no entienden lo que significa el “adviento” y lo pasan inadvertido. Estamos acostumbrados a celebrar las fiestas sin saber cuál es el trasfondo que hay detrás de ellas. Adviento es un tiempo litúrgico lleno de significado espiritual que nos invita a mirar el pasado, el presente y el futuro. El pueblo de Dios caminó por muchos años en medio de las tinieblas anhelando la llegada del Mesías. El adviento nos recuerda el pasado porque Jesús nació hace muchos años; nos recuerda el presente porque actualizamos el Amor de Dios entre nosotros; recordamos el futuro, porque Cristo vendrá al final de los tiempos en la “majestad de Su gloria”.

Grandes personajes, tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento, mantuvieron viva la esperanza del pueblo en la llegada del redentor. Dios había prometido al Patriarca Abraham una descendencia tan numerosa como las estrellas del celo y las arenas del mar. Prometió al Rey David que el Mesías nacería de su familia. Los profetas anunciaron los tiempos nuevos y en la Virgen María culmina la espera del pueblo. María concibe en su seno y dio a luz al Mesías esperado, haciendo posible la primera Navidad.

Adviento es tiempo para saber escuchar a Dios: “Preparad el camino del Señor, allanad sus senderos; elévense los valles, desciendan los montes y colinas; que lo torcido se enderece, lo escabroso se iguale. Y todos verán la salvación de Dios» (Is. 40,3-5). ¿Cómo podemos buscar a Dios sin admitir que lo necesitamos? Dios no está lejos, se encuentra en los pobres, en los desamparados, en los que tienen hambre y sed de justicia y de paz. Este tiempo es como un despertador que nos invita a estar atentos, vigilantes y preparados porque la venida de Dios a nuestras vidas sucede en los momentos más inesperados.

Los que viven al margen del Evangelio, satisfechos de lo material y de sí mismos, no se preocupan por tener una preparación espiritual. Celebrar una Navidad sin Dios, deja un vacío en la conciencia. Jesús viene, Él es la respuesta de Dios a todas las angustias, sufrimientos y deseos de la humanidad. La salvación de Dios no llega en la política individual o partidaria, ni en la economía o tecnología. La salvación nos llegará a través de Jesús que da sentido a la vida de todo ser humano abriéndolo a los valores espirituales que conducen a Dios. Los odios, resentimientos y venganzas son obras de las tinieblas, y como dice San Pablo, “es hora de espabilarse… dejemos las actividades de las tinieblas y armémonos de las armas de la luz”. Una navidad sin Dios será una celebración pagana, sin sentido y sin crecimiento espiritual.

Sacerdote salesiano.

Te recomendamos

Movistar Salen a la luz reveladoras imágenes de la hija de Lucero y Mijares, así se ve a sus 14 años
Movistar ¿Recuerdas a “Lady frijoles”? Tras ser deportada, ahora es presentadora de TV y emprendedora en Honduras
Movistar Fuertes revelaciones: Así es la vida de Melania Trump en la Casa Blanca

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad