Cabeza y corazón

Por Carlos Mayora Re

Ene 11, 2019- 21:09

Ante lo que sucede en nuestro entorno nunca nos quedamos indiferentes, porque no podemos serlo: los seres humanos somos de tal modo que siempre aprendemos de los demás, y por eso ponderamos, alabamos o criticamos las actuaciones de los demás, de los que viven a nuestro alrededor. Somos seres sociales y las costumbres, los valores y las normas de vida, las hacemos propias viéndolas en los demás, comprendiendo sus consecuencias, creyendo en quien nos dice cómo debemos vivir… viendo y pensando, observando y sintiendo, juzgando.

En todo tema moral, principalmente cuando se juzgan actuaciones de terceros, nuestro juicio suele tener varios elementos: la acción que juzgamos (que vamos a llamar el ser), lo que nosotros imaginamos como correcto o adecuado (el deber ser) y las facultades personales que entran en nuestro juicio: la inteligencia, que busca siempre la verdad, y el sentimiento o emotividad, cuyo objetivo es —en general— lo agradable; además de la cultura, la educación, la experiencia, etc.

Entonces, a la hora de juzgar sobre lo correcto o incorrecto, lo conveniente o inconveniente de una acción concreta, se puede tener como eje la verdad: el criterio de quien está bien formado, la verdad que fundamenta una norma moral, la propia experiencia al respecto, o la costumbre cultural demostrada como verdadera (útil o conveniente) a lo largo del tiempo. Pero también nos sirve como criterio de validación moral de una conducta la mera compasión: ponerse en el lugar del otro, tratar de sentirse como él o ella se sintió a la hora de hacer lo que hizo. Una “compasión” que no es neutra ni impersonal, pues suele estar mediada por el afecto, admiración, cercanía emocional o lejanía que el que juzga pueda tener en relación a quien es juzgado.

Para efectos prácticos podríamos reducir los múltiples factores a dos: verdad o compasión, cabeza o corazón. Lo ideal sería que coparticiparan equitativamente en cada juicio, pero lo real es que con mucha frecuencia otorgamos más protagonismo a una por encima del otro, y viceversa.

Hubo tiempos en que la vara de medir lo correcto y lo indebido de una acción era la verdad: se apreciaba lo bueno o lo malo a secas. Sin embargo, tengo para mí que actualmente prima la compasión: a la hora de juzgar parecería tener más protagonismo cómo nos sentimos, por encima de lo que sabemos; y por esto se tiende más a ponerse en los zapatos del otro que a aplicar criterios y normas, o recurrir a la autoridad de terceros, a la hora de ponderar.

Ejemplo de esto podría ser cómo, poco a poco, se ha ido cambiando el prisma principal con que se juzga un aborto provocado: de enfocarse en la verdad moral del hecho (la interrupción voluntaria por parte de un tercero de la vida del no nacido), a hacer descansar el juicio sobre la situación de la madre, las circunstancias y/o presiones, que la llevaron a justificarse a sí misma, al tomar una decisión tan difícil. Cabeza o corazón, en definitiva.

Antes quizá cargábamos las tintas enfocando desde la verdad y menospreciábamos la compasión; ahora prima la compasión y la verdad no aparece como relevante… Incluso se podría decir que antes pensábamos más y compadecíamos menos. Ahora, al contrario.

La sabiduría perenne ha encontrado salida a este dilema: a la hora de juzgar se nos aconseja ser intransigentes con el error (porque lo hacemos desde la verdad como pivote) y al mismo tiempo transigentes, comprensivos, con la persona (no porque nos apoyemos principalmente en la compasión, sino en la caridad, o en la solidaridad).

Como en casi todo, el asunto no tiene una única respuesta, a no ser la de la ponderación y la del equilibrio. Cabeza y corazón actuando conjuntamente, y la experiencia personal —la prudencia— actuando como mediador imparcial.

Ingeniero
@carlosmayorare

Te recomendamos

Noticias Las cinco multas de tránsito más extrañas en El Salvador
Noticias Niña salvadoreña padece una de las siete enfermedades más raras del mundo
Noticias Así será la nueva Plaza Marinera en el Puerto de La Libertad