Felicitaciones inmerecidas

Ene 09, 2019- 19:55

En tiempo de Navidad y comenzando 2019, abundan las felicitaciones, así como por cumpleaños, 25 o 50 años de feliz vida matrimonial o por haber realizado alguna acción de tal importancia que merezca reconocimiento. Pero como los diputados de la Asamblea Legislativa no pueden incluirse en ninguna de las categorías anteriores, resulta totalmente absurdo que los 84 se hayan felicitado calurosamente, en las últimas plenarias del año 2018, por haber logrado elegir a los magistrados de la Sala de lo Constitucional, al Fiscal General y aprobado el presupuesto general de la nación.

Nada extraordinario porque como corresponde al Poder Legislativo la elección de funcionarios de segundo grado, ni siquiera merecen el comentario de la Escritura que dice “Siervos inútiles somos, que solo hemos cumplido con nuestro deber”. Eligieron con retraso de varios meses a los 4 magistrados, proceso poco transparente y con mucho secretismo, y sospecha de componendas partidarias.

La aprobación del presupuesto no puede considerarse un logro, como lo analiza el Lic. Daniel Olmedo en artículo reciente. ¿Cómo es posible que 83 diputados autorizaran $30,860,080, partida secreta de Capres, para que el mandatario la utilice de manera reservada, cuando apenas meses atrás, Saca explicó qué tan fácil es robar de ese tipo de partidas? Se sabe que en diciembre, el Estado debe pagar $800 millones a los tenedores de eurobonos, estando incluido en el presupuesto 2019 este compromiso de pago. Pero como los ingresos previstos para este ejercicio se consideraron insuficientes, la Asamblea autorizó al Ejecutivo endeudarse por $1,297 millones, para financiar el pago de los $800 millones en eurobonos. Queda la duda, porque aunque el Artículo 148 de la Constitución exige “que la autorización para contraer una deuda deberá expresar claramente el fin a que se destinarán los fondos”, el decreto legislativo aprobado únicamente dice: “que los fondos se destinarán para cumplir con el financiamiento complementario para el Presupuesto General del Estado del ejercicio fiscal 2019, cuyo financiamiento no puede ser atendido con los ingresos corrientes ordinarios”. De manera que en lugar de “expresar claramente” las partidas que se financiarán con esa deuda, la Asamblea establece que con esos fondos se financiará el déficit presupuestario. Un cheque en blanco, para poder utilizar esos fondos a su conveniencia y que posiblemente en diciembre de 2019, cuando se deban pagar los $800 millones en eurobonos, los fondos hayan sido destinados a otras partidas.

En plena campaña presidencial se esperaría que los diputados de las diferentes bancadas moderaran sus actuaciones para apoyar la credibilidad de las promesas de sus candidatos. Pero es absurdo que mientras los excelentes candidatos de la Coalición por un País Mejor, Calleja y Lazo, prometan terminar con la partida secreta de Capres, los diputados de los tres partidos parecen no estar de acuerdo con esa medida de transparencia. Los legisladores deben considerar seriamente sus posiciones, cumpliendo con lo que manda la Constitución y no olvidar que en poco tiempo habrá elecciones y que el pueblo les pasará la factura, y dejarán la comodidad de la silla curul y todas las prebendas que ello trae consigo.

Maestra

Te recomendamos

Noticias Mandala Eco Villas, el lugar perfecto para relajarse
Noticias Familia salvadoreña recorre el país en su combi llamada Kike
Noticias Maestro por la mañana y vendedor de dulces por la tarde, así se gana la vida Vicente Vásquez